Prueba BMW SERIE 5
Berlina 530d Steptronic 245 CV

EXHIBICIÓN TECNOLÓGICA

Con la próxima renovación del Audi A6 y la del Mercedes Benz Clase E reciente, a BMW no le quedaba más remedio que hacer lo propio con su Serie 5 que lleva en el mercado desde 2003. Para contentar a los más exigentes no duda en ofrecer el mismo despliegue tecnológico que ofrece para el Serie 7.

  

MINI SERIE 7

Cuando apareció el nuevo Serie 5 todo el mundo lo veía como una reproducción en miniatura del Serie 7. En el fondo no les faltaba razón ya que está desarrollado sobre la plataforma de éste. Por aquello de reducir costes, también se sirven de la misma plataforma el próximo Serie 6 y el Serie 5 GT. 

Curiosamente la primera carrocería en comercializarse ha sido la versión Gran Turismo del Serie 5, a medio camino entre un familiar, una berlina, un todoterreno y apurando el concepto hasta un coupé, este modelo ha sido el anticipo antes de la llegada de la berlina convencional y del familiar que llegará después del verano de 2010. Como consecuencia de la utilización masiva de una plataforma, el Serie 5 ha vuelto a crecer de tamaño, más largo que el anterior, aunque no tanto como para llegar a tener la misma distancia entre ejes que un Serie 7.



FUERZA BRUTA CON GUANTE DE SEDA

Hablamos de un seis cilindros en línea de 248 caballos y un par máximo de 540 Nm desde solo 1.750 revoluciones. Esto quiere decir que resulta imposible sacar algún defecto sobre la entrega de potencia, constante y desde pocas vueltas cuesta creer que se trate de una mecánica diésel por la ausencia total de sonido del motor. Lo primero que sorprende en este nuevo Serie 5 es el mimo con el que trata a sus pasajeros. A los pocos metros recorridos la primera sensación es la de que conducimos un coche grande, con la suspensión opcional Adaptative Drive en modo “normal”, nos transporta como sobre una nube y las carreteras rotas o bacheadas se transforman en asfalto ligeramente rugoso. 

Cuando poco a poco vamos tomando conciencia de todos los controles y posibilidades que ofrece, comenzamos a modificar la suspensión pasando por el modo Sport y hasta llegar al Sport Plus. Con este modo activado, el control de estabilidad se desactiva y el Serie 5 se transforma y lo que antes era una berlina burguesa y comodona se convierte en un ágil deportivo que parece menguar de tamaño. La aceleración hace que dudemos de que su peso sea 1.800 kilos, eso pone en la ficha técnica, y nada más apoyar el pie en el acelerador sentimos un empuje “eléctrico” inmediato que no cesa hasta las 4.000 revoluciones. Todo ello sin estridencias sonoras ni maltratar a sus ocupantes que aunque perciben claramente el cambio en la suspensión no llegan a sufrir las inconveniencias del asfalto.



EFICIENCIA EXTREMA

Con la filosofía común a todos los modelos BMW denominada Efficient Dynamics, la marca germana nos “promete” que pone todo su empeño en tratar de reducir consumos y emisiones. Sea una operación de marketing o no, el caso es que este Serie 5 ofrece unos valores muy bajos para tratarse de una berlina de semejante tamaño y cilindrada. Las emisiones de CO2 son de 162 gramos por kilómetro, además de ser inferior a las de todos sus rivales es ligeramente más elevado que un compacto como por ejemplo el Hyundai i30 1.6 CRDi. Con los consumos ocurre otro tanto y rebaja las cifras de sus competidores sin por ello sacrificar sus prestaciones. Una de los trucos empleados para ahorro de recursos es montar a todos los Serie 5 un sistema de regeneración de la energía de frenado o el intento de mantener el peso total contenido. Para ello la carrocería es una mezcla de acero y aluminio, éste último presente en aletas delanteras, capó y puertas. Las posibilidades deportivas y tecnológicas que este Serie 5 nos ofrece dependerán de lo abultado que sea nuestro presupuesto. Si nos ponemos a sumar opciones, podemos llegar a doblar el precio de partida de este modelo, 51.900 euros. 

Como ejemplo, citaremos el cambio de marchas de ocho velocidades automático que monta este Serie 5, opción que cuesta 2.786 euros y fue estrenada con el Serie 7. No es la DKG de doble embrague que utilizan otros BMW, se trata de una de convertidor de par que ha sido desarrollada junto a ZF. Aunque es casi tan rápida al utilizarla en modo secuencial como la de doble embrague, DKG, resulta mucho más suave en su funcionamiento que ésta por lo que es más apropiada para una berlina de corte turístico además de por sus relaciones. Cuando circulamos en autovía en octava velocidad el consumo baja notablemente, de ahí que la media oficial anunciada sea tan reducida, 6,2 litros cada 100 kilómetros. Nuestra unidad de pruebas también equipaba la opción denominada Adaptative Drive por 3.557 euros, con ella cada eje ajusta los amortiguadores de forma independiente para compensar las inercias que se producen en las curvas. En la práctica el coche no se mueve y el balanceo se elimina por completo. Para competir en manejabilidad con rivales que destacan por ello, como Mercedes, ofrece en opción dirección a las cuatro ruedas por 2.075 euros. Además de mejorar el manejo a poca velocidad necesario en un vehículo del tamaño del Serie 5, mejora el control a alta velocidad aunque con tanto despliegue tecnológico cueste apreciar esta sensación.



VIDA A BORDO

Nuestra unidad equipaba el cierre automático de puertas (SCA) opcional por 759 euros. Con este sistema basta acercar las puertas al coche y el sólo se encarga de cerrar sin necesidad de golpear las puertas contra la carrocería. Poco o nada que criticar a un interior que está pensado para satisfacer a todos, por tamaño, y por muy exigentes que seamos. Su diseño, de líneas conservadoras, es muy similar al del Serie 7, de hecho salvo detalles pequeños, cuesta distinguir uno de otro. El Head-up display opcional por 1.648 euros nos informa mediante la proyección en el cristal de la velocidad que llevamos y la que está indicada en las señales de tráfico. Los asientos Comfort recogen el cuerpo perfectamente independientemente de nuestro tamaño ya que podemos ajustar los laterales y la longitud de banqueta eléctricamente por 2.675 euros, también cuentan con ventilación a través del cuero perforado con lo que en verano a altas temperaturas se terminó la sensación de “camisa mojada”. 

Al mirar hacia las plazas traseras parece quedar poco espacio, sin embargo al ocuparlas podemos apreciar que no es así. Aunque admite tres pasajeros en su parte trasera, estos tendrán que llevarse muy bien porque irán pegados unos a otros, ya que la configuración es claramente para cuatro. El espacio para las piernas es razonable aunque no sobra y la altura gracias a las formas estudiadas del techo, no será un problema. En cualquier caso iguala las cotas del modelo anterior. El maletero tiene una capacidad de 520 litros y unas formas peculiares, muy estrecho y profundo. No lleva rueda de repuesto al montar neumáticos antipinchazos que pueden rodar a 80 kilómetros por hora y durante 80 kilómetros en caso de pinchazo. Entre las opciones disponibles más llamativas se encuentra el BMW Night Vision por 2.371 euros, con él podremos visualizar en la oscuridad y por medio de una cámara de infrarrojos a los posibles obstáculos que no llegan a ser iluminados por las luces. Es capaz incluso de reconocer a un peatón y avisarnos de su presencia. Otra de las ventajas que ofrece al conductor consiste en las ayudas al aparcamiento que proporciona el asistente al aparcamiento por 652 euros. Mediante unos sensores colocados en los intermitentes, el coche detecta si nuestro coche cabe en los huecos por los que vamos pasando. Una vez localizado el hueco apropiado, solo tendremos que manejar el selector de marchas, acelerador y freno, el volante es cosa del sistema que nos aparcará en el espacio existente sin tener que preocuparnos de las maniobras. Para controlar lo que ocurre a nuestro alrededor disponemos del Surround View, 830 euros. Varias cámaras que repartidas por el exterior del Serie 5 que proyectan en la pantalla del salpicadero una imagen en tiempo real de la zona que queramos visualizar. Especialmente útiles son las colocadas en los laterales del paragolpes delantero que nos ayudan a incorporarnos al tráfico en calles estrechas en las que ya no será necesario asomar todo el “morro” del coche para ver si viene algún vehículo.

El controvertido cuando apareció iDrive por su complejidad de manejo, ofrece nuevas funciones como la visualización del manual de instrucciones a través de la pantalla.

Es cierto que al principio puede “apabullar” la cantidad de controles y opciones que tenemos a nuestra disposición, pero en la práctica basta con alcanzar la mano sin mirar a donde nuestro instinto nos dice que debe estar la función que buscamos y siempre lo encontramos sin apartar la mirada del frente, todos los controles del Serie 5 son muy intuitivos.



SUS RIVALES

Audi A6 3.0 TDI y Mercedes Clase E 350 CDI son sus rivales alemanes a los que habría que añadir el Jaguar XF 3.0DS. Como hemos comentado anteriormente supera a todos ellos en prestaciones y además consume menos que ninguno. El efectivo cambio automático del Serie 5 y su comportamiento claramente más deportivo hace que destaque sobre todos ellos sin olvidar que también es capaz de ofrecer una comodidad extrema. En cuanto a la capacidad del maletero todos rondan cifras similares, sus rivales cuentan con cifras ligeramente superiores, 540 litros para el Mercedes (Sin rueda de repuesto) y Jaguar, unos pocos litros más ofrece el Audi resulta ser el más capaz con 548 litros. 

Los precios de todos ellos con cambio automático se mueven en cifras parecidas y comienzan con los 52.000 euros a los que ir sumando la interminable lista de opciones disponibles, sobre todo en el caso de Mercedes y BMW. El Mercedes es el más burgués por comportamiento, el cambio de marchas al estilo americano con palanca en el volante es ya toda una declaración de sus intenciones. En medio se sitúan el Audi y el Jaguar, éste último con la ventaja de montar suspensión adaptativa de serie. En el extremo más deportivo se instala en solitario el BMW que al haber llegado el último al mercado hace que ascienda el listón algunas posiciones y quede en primer lugar a la espera de nuevos movimientos de sus rivales. Entre ellos el Audi que espera un nuevo A6 para enero de 2011 del que se rumorea que contará con un motor diésel de 300 caballos y doble turbo.



A favor

- Prestaciones (Las mejores entre toda su competencia)

- Comodidad (Con la suspensión activa podemos llegar a cotas de comodidad muy elevadas)

- Consumos y emisiones (Razonables para un vehículo de sus características)

En contra

- Precio (Muy elevado, sobre todo si comenzamos a sumar opciones)

- Espacio (Correcto para cuatro pero complicado para cinco pasajeros)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Julio 2010

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar