Prueba AUDI A3
1.6 TDIe 105 CV Attraction

VEHÍCULO ECOLÓGICO Y DEPORTIVO

El 1.6 TDI es el motor de acceso a la gama diesel del compacto de Audi. Sus cifras de consumos son excelentes en la versión normal y mejoran aun más en el modelo TDIe que hemos elegido para esta prueba. Además las prestaciones de este pequeño motor resultarán más que suficientes para la inmensa mayoría de usuarios.

  

DISEÑO DE ÉXITO

El A3 es uno de los modelos del mercado que menos cambios ha sufrido en su imagen desde su lanzamiento en el año 1996. En todos estos años solo ha tenido un cambio profundo de modelo con la fase 2 en 2003. El resto de cambios de imagen se reduce a una serie de restylings estéticos ligeros (uno más importante en 2008) que han servido para ir actualizando levemente un diseño que en ambas fases ha soportado muy bien el paso del tiempo. Este hecho resulta vital para los compradores de este modelo que ven con placer como su Audi A3 comprado en 2003 está todavía plenamente vigente ocho años después. Lo que si ha cambiado inevitablemente con el paso de los años es la introducción de nuevas mecánicas más eficientes que van mejorando a las anteriores por prestaciones o reducción de consumos. La unidad de nuestra prueba es un motor de 1,6 litros que sustituyó al anterior 1.9 TDI en 2009. El veterano y fiable sistema de bomba-inyector fue sustituido por la inyección de alta presión del Common rail con el añadido de los sistemas de start/stop que rebajaron las emisiones hasta los 109 gr/km de CO2 (99gr/km en el caso del 1.6 TDIe) y el consumo en un 8%.



LA GAMA ACTUAL DEL A3

En la actualidad se comercializa con tres carrocerías: tres y cinco puertas denominado Sportback más una variante cabrio. Las motorizaciones son ocho: cinco de gasolina y tres diésel.

En gasolina tenemos la exitosa saga de motores TFSI con cilindradas de 1.2, 1.4, 1.8 y dos litros con potencias de 105, 125, 160, 200 y 265 caballos respectivamente. Todos ellos con la opción de cambio de velocidades manual o automático y en las versiones más potentes (1.8 y dos litros) la opción de contar con tracción Quattro.

La combinación de la caja de cambios automática y la tracción integral al mismo tiempo solo está disponible en el caso de elegir los dos motores más potentes de 200 y 265 caballos éste último correspondiente al Audi S3.

Las versiones diésel cuentan con la nueva saga de motores common rail en cilindradas 1.6 y dos litros con potencias de 105, 140 y 170 caballos. Al igual que ocurre con las de gasolina todos ellos pueden estar disponibles con la caja de cambios automática y en el caso de los dos más potentes incluso con tracción Quattro, aunque nunca simultáneamente con cambio automático y tracción integral. Las cajas de cambios automáticas son de siete velocidades en las mecánicas menos potentes: 1.2 TFSI, 1.4 TFSI, 1.8 TFSI y 1.6 TDI y de seis velocidades en las demás: 2.0 TFSI y 2.0 TDI. Las motorizaciones con caja de cambios de siete velocidades están orientadas claramente a rebajar el consumo de combustible ya que reducen la velocidad de giro del motor con sus desarrollos más largos. Los acabados se denominan Attraction, Ambiente y Ambition. El modelo de nuestra prueba solo se comercializa con el básico Attraction que incluye ocho airbags, ABS, ESP, ASR, asistente de frenada, climatizador, Start/stop y volante y pomo del cambio en cuero entre otros muchos. A pesar de venir muy equipado ya desde este acabado básico cuenta con una lista de opciones realmente muy extensa. Navegador (desde 1.205 euros), ayuda al aparcamiento (800 euros) o volante con funciones (235 euros) son algunas de ellas. Por su filosofía ecológica este modelo no puede llevar el paquete deportivo S Line, las llantas que vienen de serie son de aleación con neumáticos en medida 195/65 R15.



EL INTERIOR

Como es habitual en esta marca los ajustes son muy buenos y los materiales de alta calidad. Los asientos de las plazas delanteras son amplios y cómodos, regulables en altura junto con el volante por lo que cualquier talla de conductor encuentra su posición ideal. No son demasiado envolventes ni deportivos y la sujeción lateral es más bien escasa pero para no tratarse de un deportivo la sujeción es correcta. El A3 creció 2,5 centímetros en longitud y las plazas traseras cuentan con bastante espacio para las piernas. Los más altos encontrarán un buen acomodo, tanto en altura como en la parte lateral del techo. El pasajero central, como casi siempre, lo tiene peor, el túnel central y la mayor altura de la banqueta en esa zona, hace que sea bastante incómodo viajar en esa plaza por anchura y altura. El acceso a las plazas traseras no es cómodo, los asientos delanteros se quedan parados en la parte más avanzada posible para facilitar la entrada pero aun así el espacio que queda para acceder no es de los mejores. Al volver el asiento delantero a su posición no memoriza donde estaba posicionado por lo que es necesario volver a regularlo. El maletero cuenta con 350 litros de capacidad, un volumen aceptable y que le sitúa en la zona media de su segmento.



AL VOLANTE

La conducción en una ciudad atascada por el tráfico viene marcada por el uso frecuente de la detención del motor. Esto sucede en cuanto la palanca del cambio se encuentra en el punto muerto. El sistema Start/stop hace que los consumos en atasco permanente desciendan, luego, basta con pisar el embrague y en dos décimas de segundo el motor vuelve a ponerse en marcha. Yo no pagaría más por tener este sistema pero como viene de serie, perfecto. El start/stop se puede desactivar con un botón pero por defecto siempre estará encendido. No ocurre lo mismo con el sistema de recuperación de energía que estará siempre activado para aprovechar la energía de frenado en recargar la batería. A grandes rasgos este motor tiene un comportamiento excelente, a partir de 1.200 revoluciones comienza un empuje que no cesa y que parece ser mayor de lo que su potencia anuncia. Con estas prestaciones la gran mayoría de usuarios tendrá suficiente potencia y solo los que busquen prestaciones puras deberán pensar en otros motores más potentes. El confort de marcha es de los mejores de su segmento, la suspensión filtra de maravilla los baches sin transmitirlos a los pasajeros y en conducción deportiva tiene un comportamiento intachable. No tiene opción de suspensión deportiva pero en mi opinión la de serie va perfecta y difícilmente se puede mejorar.

La reducción de emisiones logra una rebaja adicional en el precio final del modelo al librarse del impuesto de matriculación que pagan los más contaminantes, además su consumo medio de 4,1 litros cada 100 kilómetros es una cifra muy favorable para tratarse de un compacto de clase Premium.

El objetivo principal de la nueva mecánica de 1.6 litros TDI es mantener o si es posible, mejorar, las prestaciones de la anterior generación de motores con la premisa indiscutible de reducir emisiones y consumos, es decir ser más eficiente.

La potencia se ha mantenido, 105 caballos, la sonoridad y finura ha mejorado y los consumos y emisiones han sufrido una rebaja, sin embargo aunque la mejora general está clara, existe un pequeño matiz que hay que señalar. Algo que nunca sucedió con los anteriores 1.9 TDI de 105 caballos y que está directamente relacionado con la respuesta a pocas vueltas. La entrega de potencia por debajo de las 1.000 revoluciones siempre es escasa en la mayoría de motores, en unos no es relevante porque no altera el manejo habitual del vehículo pero en otros llega a tener cierta influencia en la conducción. La escasa entrega de potencia a pocas vueltas hace que en algunas pendientes pronunciadas y mientras accionamos el embrague de la forma habitual el vehículo se nos “cale”. Si queremos que esto no nos pase deberemos forzar algo más el embrague ya que estos motores ofrecen la mayor parte de su potencia a mayor número de revoluciones. No es en absoluto preocupante ya que durante los casi 1.000 kilómetros de prueba solo sucedió en dos ocasiones, pero lo cierto es que con el antiguo 1.9 TDI esto no sucedía.



RIVALES Y CONCLUSIONES

Dentro del segmento C donde milita el A3 hay un buen número de contrincantes aunque solo tres cuentan con carrocería de tres puertas. El BMW Serie 1 Coupé con el modelo 116d, éste es algo más potente pero menos capaz, tanto por espacio en las plazas traseras como por maletero el Audi queda por delante. Su primo cercano el Volkswagen Golf comparte la misma mecánica, prestaciones y consumos pero al igual que el BMW es menos capaz para los pasajeros traseros, ya que el maletero cuenta con la misma capacidad. Por último el Renault Mégane Coupé con un look más agresivo y mayor maletero tiene unas prestaciones y consumos similares con un precio considerablemente inferior. Existen otros modelos comparables pero solo cuentan con versiones de cinco puertas, aunque estén camuflados como coupés. Estos son el Alfa Giulietta y el Citroën DS4, cuentan con espacio similar, la ventaja de la comodidad que aportan las cinco puertas y maleteros similares manteniendo una estética “falsa” de coupés. También al ser compactos podríamos incluir Ford Focus o hasta un Lexus CT 200h, vehículos que por prestaciones y espacio bien podrían ser considerados entre sus rivales aunque por el momento carecen de versiones de tres puertas. El Lexus cuenta con una mecánica hibrida que iguala el escaso consumo del Audi pero cuenta con un maletero menor a pesar de su mayor tamaño. Por precio Lexus, BMW y Audi se desmarcan del resto en bastantes miles de euros lo que marca las diferencias entre los Premium y los demás. La ventaja del diseño casi perenne del Audi A3 hace posible que su depreciación sea de las más bajas del mercado. El enorme agrado de conducción, su calidad y sus exiguos consumos son motivos suficientes para decidirnos por él, el mayor precio con respecto a algunos de sus rivales tampoco es exagerado (a excepción del Mégane) y este punto a buen seguro no supondrá un problema para los compradores de Audi que valoran más la marca o la calidad que el precio final.



A favor

- Diseño (A pesar de ser muy similar al modelo lanzado en 2003, sigue manteniendo un poderoso atractivo).

- Acabados (Buenos ajustes y materiales que aseguran un envejecimiento bueno).

- Prestaciones y consumos (Sorprende la alegría del motor en medios y bajos, los consumos son realmente reducidos en cualquier circunstancia).

- Habitabilidad (Muy buena para cuatro por espacio para las piernas y altura al techo).

- Suspensión (Tiene un excelente equilibrio entre comodidad y deportividad).

En contra

- Accesibilidad (Complicada para las plazas traseras, queda poco espacio entre el marco y el asiento abatido).

- Precio (Es más elevado que sus rivales pero similar al de los competidores directos, la marca y la mayor calidad interior hay que pagarla).

- Habitabilidad (Lo que es bueno para cuatro es malo para cinco, la quinta plaza vale solo para desplazamientos cortos).

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Septiembre 2011

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar