Prueba ALFA ROMEO MiTo
1.6 JDTM Distinctive 120 CV

ALFA ROMEO MITO: BOMBÓN ITALIANO

Estamos, sin duda, ante uno de los coches más bellos del momento, un compacto de línea personalísima que ofrece un marcado toque de exclusividad y un plus de deportividad al volante, sin olvidarnos de unos niveles de seguridad y sofisticación tecnológica elevados, propios de coches de mayor tamaño. Pero tantísima distinción, sobre todo estilística, tiene su ‘pero’. El Alfa MiTo cuesta algo más que sus competidores –a partir de unos 15.000 euros– dentro del segmento de los compactos, donde tiene que destacar entre otros modelos de ultima generación como son el Ford Fiesta, Mazda 2, Seat Ibiza o Fiat Grande Punto.

  

HEREDERO DEL 8C COMPETIZIONE

El evocador nombre de MiTo es integrador de dos importantes ciudades ya que proviene de unir la primera sílaba de Milán, la localidad italiana del diseño por excelencia y origen de Alfa Romeo, con Torino –Turín en español–, la responsable de la producción industrial. El MiTo es, además, el primer vehículo Alfa nacido tras la puesta en escena del espectacular 8C Competizione, el actual emblema estilístico y tecnológico de la marca, modelo a seguir del que recoge algunos elementos característicos. Ambos comparten, por ejemplo, las afiladas y pequeñas superficies acristaladas de los laterales, carentes de marcos; el ‘trilóbulo’, compuesto por la inmensa toma de aire frontal engalanada con el emblema de la marca y los ‘bigotes’ o aberturas de los paragolpes; y las características formas de faros y pilotos, que mezclan modernidad y tradición deportiva.

En el diseño de la carrocería de tres puertas, realizado por el argentino Juan Manuel Díaz, del Centro de Estilo Alfa de Arese (Milán), se mezcla la modernidad con la tradición. Se trata de un compacto de 4,06 metros de largo, 1,44 de alto y 1,72 de ancho –medidas similares a las de un Fiat Grande Punto–, que exhibe unas musculosas formas muy marcadas y visibles tanto en unos laterales de cintura alta y forma de flecha como en la aerodinámica parte frontal y en una contundente trasera. Los faros en forma de gota de agua, encastrados en los paragolpes delanteros, y los pilotos redondos posteriores, de aire deportivo y clásico, iluminados con ‘leds’ son también dos importantes señas de identidad.



ACABADO INTERIOR

Dentro también se percibe todo un derroche de estilo donde se combinan los detalles deportivos con elementos de gran modernidad. El puesto de conducción es muy amplio y tiene un impecable aspecto, y está muy bien resuelto para que el conductor se encuentre cómodo en todo momento y con todos los elementos de control siempre a mano. El acceso tanto a las plazas delanteras como a las traseras se hace sin complicaciones, ya que el hueco que deja libre el asiento delantero una vez desplazado hacia delante es bastante amplio. Además, las plazas traseras cuentan con unos asientos muy bien acabados, y hay detalles dignos de mención como por ejemplo dos huecos en el suelo para llevar unas latas de refresco. La altura al techo en esta zona posterior es suficiente para tallas no superiores a 1,75 metros. El espacio a lo ancho, sin embargo, no resulta tan holgado.

Desde el puesto de conducción se dispone de una consola central donde se agrupan los mandos del climatizador, radio, navegador, palanca de cambios y selector del sistema Alfa DNA, mientras que en el cuadro de instrumentos se sitúan las dos esferas analógicas de velocidad y revoluciones del motor, conectadas entre sí mediante una pantalla digital. En esta aparecen informaciones básicas, como por ejemplo los avisadores acústicos de límites de velocidad o los datos de hora y fecha, además de todo lo referente al ordenador de a bordo: autonomía, distancia recorrida, consumo medio e instantáneo, velocidad media y tiempo de viaje o duración del recorrido.

Asientos de calidad

alfa romeo mito Encontrar una óptima postura de conducción es sencillo. El deportivo volante de tres radios se regula en altura y profundidad con una holgura en cada sentido de unos cinco centímetros, y los asientos, con regulación lumbar, son de gran ayuda pues la banqueta del conductor puede moverse de arriba abajo mediante una palanca situada en el lado izquierdo. Por cierto que los asientos sujetan muy bien y los delanteros cuentan con reposacabezas que mitigan el ‘efecto latigazo’ característico en algunos golpes violentos, sobre todo frontales. El tacto del volante es bueno e incita a una conducción decidida, aunque me resulta un poco grande –37 centímetros de diámetro– para un coche de talante deportivo. El volante gira dos vueltas y media entre topes y ofrece un radio de giro entre bordillos de 11,25 metros, suficiente para finalizar maniobras complejas en ciudad.
También me gusta la cantidad de difusores que dispone el sistema de climatización bizona –extra que forma parte de un paquete de opciones denominado Sport–, y todo el aire capaz de dirigir a diferentes zonas deseadas, lo que lo que garantiza un gran confort de marcha cualquiera que sea la climatología. Otro punto a destacar es la calidad de los plásticos que se emplea en el interior, la mayoría de ellos de excelente aspecto y blandos al tacto. El acabado Distinctive de esta versión cuenta con un salpicadero formado por una amplia superficie realizada con un material tipo goma y de diseño cercano a la fibra de carbono. Este agradable material también forma parte del guarnecido de las puertas.

Pequeñas carencias

alfa romeo mito Dentro del habitáculo no se perciben crujidos ni ruidos procedentes de malos ajustes, aunque la tela del techo de la unidad probada no parecía estar bien pegada en algunas zonas, sobre todo delante, a la altura del espejo retrovisor. Echo de menos más iluminación interior, sobre todo en las plazas traseras. En las delanteras hay un plafón con dos sencillos focos en la parte central del techo y una luz en cada uno de los espejos de los parasoles, además de un pequeño punto de luz en el maletero. Por cierto que el maletero cuenta con un hueco profundo y muy aprovechable, casi sin ángulos, con un suelo totalmente plano, pero una boca de acceso algo elevada lo que incomoda la elevación de objetos pesados. Los respaldos de los asientos traseros son de ayuda a la hora de cargar cosas voluminosas pues se abaten completamente en dos partes en proporción 60/40. De vuelta al habitáculo, también compruebo que no existe asidero alguno donde puedan agarrarse los viajeros. Sí hay en cambio unos sencillos ganchitos atrás donde colgar alguna percha para llevar por ejemplo una camisa o una americana, poco más.

La visibilidad una vez al volante es muy buena hacia delante. El amplio cristal parabrisas y los montantes de escasa anchura tienen la culpa. Hacia los lados el conductor también dispone de una amplia visión, algo que no ocurre al mirar por el espejo retrovisor ya que la luneta trasera es muy pequeña. Por si fuera poco los reposacabezas posteriores restan mucho espacio. Tampoco es óptima la visibilidad lateral trasera por el reducido tamaño de los cristales.



CONSUMOS DEL AUTOMÓVIL

La diversión al volante en modo ‘Dynamic’ es tan grande que al pasar al modo normal la conducción se hace más lenta y aburrida. Claro, el motor responde de manera menos directa y la dirección se hace más lenta, y los controles de estabilidad y tracción entran en funcionamiento antes, aunque siempre tarde para dejar un buen margen de acción al conductor. Curiosamente no he notado que los consumos de combustible difieran en uno u otro modo. El máximo conseguido es de unos 11 litros –tanto en ‘Dynamic’ como en ‘Normal’– practicando una conducción muy rápida, mientras que el mínimo lo cifro en unos 5,5 litros en ambos modos, cifras bastante ajustadas para un coche de elevadas prestaciones. 

En cuanto al tercer modo, denominado ‘All weather’, es el que se utiliza sobre superficies deslizantes, por ejemplo ante la presencia de nieve, ya que acentúa el efecto de los controles de estabilidad y tracción y dulcifica la entrega de par motor. En este modo he circulado sobre asfaltos fríos y algo deslizantes y la sensación de seguridad, sin llegar a límites extremos, es elevada.



VARIOS VEHÍCULOS EN UNO

Uno de los ‘gadgets’ más interesantes que cuenta la gama MiTo de serie es el sistema Alfa DNA, un dispositivo electrónico que actúa sobre el motor, los frenos, la dirección, las suspensiones y el cambio, y que permite al conductor modificar electrónicamente el comportamiento del vehículo a su antojo. Por medio de un selector en forma de tecla ubicado a un lado de la palanca de cambios se pueden seleccionar tres modos diferentes: ‘Dynamic’, ‘Normal’ o ‘All Weather’. El primero es el idóneo para practicar una conducción deportiva ya que obliga al motor y a la dirección a actuar de manera muy rápida nada más acariciar el acelerador y tocar el volante. También el turbo entra antes en acción gracias a que se introduce una mayor presión de aire –provoca una especie de efecto ‘overboost’ o sobrepresión–, lo que se traduce en un aumento del par motor y, en definitiva, unas mejores aceleraciones y recuperaciones.

También en este modo, los no desconectables controles de estabilidad VDA y de tracción ASR, de serie en toda la gama, entran en acción más tarde para permitir una conducción menos limitada al conductor. Y los frenos se ven ayudados por la actuación del sistema Electronic Q2, una especie de diferencial autoblocante delantero, que, ante una perdida de tracción, frena la rueda interior y manda par motor a la rueda exterior para conseguir una mayor adherencia. Así, se limita el subviraje o deslizamiento del eje delantero. Precisamente los frenos no son uno de los puntos fuertes del Alfa MiTo, y no porque no hagan bien su trabajo los cuatro discos –autoventilados y 281 milímetros delante, macizos de 251 detrás– si no porque su efectividad se ve limitada tras un gran esfuerzo, por ejemplo al bajar deprisa puertos de montaña de cierto desnivel.



ESTABILIDAD DEL AUTOMÓVIL

Independientemente del modo de conducción seleccionado, el Mito resulta un coche bastante estable en casi cualquier circunstancia, insisto siempre que el asfalto esté en buenas condiciones. El esquema de suspensión es tradicional –columnas McPherson y barra estabilizadora delante y barra de torsión detrás–, además de amortiguadores de doble efecto para reducir los balanceos en curva. El aplomo en giros lentos y rápidos es siempre elevado con un eje trasero que es muy difícil que deslice. Las ruedas en esta versión turbodiésel de 120 caballos son algo más grandes que las de serie, unas excelentes Pirelli Pzero Nero en medida 215/45 que ofrecen una grandísima adherencia. Por cierto que el coche lleva rueda de repuesto de tipo ‘galleta’ ubicada en el fondo del maletero.



CONCLUSIONES

El Alfa MiTo es uno de los coches que más miradas roba a su paso. Su diseño es de lo más impactante del momento y el interior ofrece comodidad, calidad y cierto lujo. Esta versión turbodiésel es una de las más equilibradas de la gama tanto por consumos ajustados como por elevadas prestaciones y sensaciones deportivas al volante. Cierto es que estamos ante un coche de capricho por el que hay que pagar, en esta versión, un mínimo de 18.900 euros, aunque en su descargo hay que decir que cuenta de serie con uno de los equipamientos más completos de su segmento. Los más exigentes, además, pueden encargar un MiTo aún más exclusivo gracias a una lista de opciones muy interesante. La unidad probada contaba, por ejemplo, con una serie de ‘extras’ muy recomendables, disponibles algunos de manera independientes y otros agrupados en paquetes específicos. Entre otros caben destacar sistema de navegación, un excelente equipo de audio Bose equipado con ‘subwoofer’, dispositivo de conexión Bluetooth, puerto de conexión USB, faros bi xenon con lavafaros, sensor de presión de neumáticos o control de crucero, entre otros.



A favor

- Diseño moderno y deportivo

- Interior de gran calidad y diseño

- Equipamiento completo

- Altas prestaciones

- Consumos ajustados

En contra

- Exigente sobre mal asfalto

- Frenos justos en uso muy intensivo.

- Precio algo elevado.

- Palanca de cambios grande.

- Poca visibilidad trasera.

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Arpem.com
Febrero 2009

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar