Prueba ABARTH GRANDE PUNTO
1.4 155 CV

UN ABARTH CON UN PUNTO VENENOSO

Olvídate de comprar un Fiat Grande Punto para prepararlo a tu gusto. Vete al grano y hazte con un Abarth, la firma del escorpión revivida recientemente por el Grupo Fiat para ofrecer, sobre la base de modelos Fiat, un plus de estética y comportamiento deportivos. El Grande Punto de Abarth guarda el agresivo veneno de un escorpión: un motor turbo de gasolina de nada menos que 155 caballos de potencia. ¿Serás capaz de domarlo?

  

DISEÑO DEPORTIVO

En el Grande Punto el apartado estético está muy bien conseguido, gracias a pequeñas pero efectivas intervenciones en la carrocería –rebajada diez milímetros– y el interior, estos idénticos en tamaño que los de su hermano Fiat. El carácter deportivo de este Abarth Grande Punto queda patente a primera vista al apreciar que las vías han ensanchado seis milímetros y que las atrevidas llantas de aleación son de 17 pulgadas con neumáticos en medidas 215/45. Estas esconden unas pinzas de freno Brembo de doble pistón pintadas en rojo que muerden unos inmensos discos ventilados –305 milímetros delante, 264 detrás–, cuyo funcionamiento es perfecto en conducción deportiva aunque algo bruscos en ciudad por su excesivo mordiente. El parachoques delantero es más agresivo que el del Fiat, monta tomas de aire para mejorar la refrigeración de la mecánica y la parrilla es de tipo nido de abeja. El fondo de los faros va decorado en color negro. Detrás luce una salida de escape doble, un difusor bajo el parachoques, y un portón totalmente alisado y coronado con un pequeño alerón. La parte baja de la carrocería está parcialmente carenada con plástico de color negro. Del mismo material y tonalidad cromática es la línea que recorre los pasos de rueda y los faldones laterales.

Un atractivo panorama, nada estridente pero sugestivo, que se prolonga de puertas a dentro, donde lo que más llama la atención es que parte del salpicadero está acabado en el mismo color de la carrocería –en este caso en blanco–, detalle verdaderamente original y muy deportivo, lo mismo que la terminación en símil fibra de carbono de algunas partes que conforman la consola central. La instrumentación es idéntica a la del Fiat Grande Punto, aunque cambia algo su decoración ya que la grafía de los relojes es blanca. Volante, pomo del cambio y palanca del freno de mano van revestidos en cuero con costuras en hilo rojo, detalles racing muy bien conjugados con los asientos, tipo bacquet, equipados con apoyacabezas integrados, soporte lumbar y dos pétalos laterales sobredimensionados para un perfecto ajuste del cuerpo. Sólo el del conductor cuenta con reglaje en altura, pero todos van revestidos en una especie de terciopelo negro de muy agradable tacto y dureza correcta. Por el tamaño justo del coche, sorprende el buen espacio interior disponible tanto delante como detrás, tanto en altura como a lo ancho. Los 275 litros de maletero están dentro de lo previsible.



INTERIOR PERSONALIZADO

El resto de los materiales utilizados en el interior no muestra novedades destacables. Los plásticos son duros pero van muy bien ajustados y ofrecen un aspecto agradable, aunque los de la zonas bajas son un punto peores. No obstante no se escuchan ni crujidos ni vibraciones por mucho que circulemos ligeros por asfaltos rotos. El aislamiento acústico está lo suficientemente conseguido como para escuchar sólo la mecánica cuando esta trabaja en regímenes elevados, momento en el que los oídos aprecian una conseguida melodía deportiva. Al igual que en el Fiat Grande Punto, se echa de menos más huecos para llevar objetos. Los que hay son pocos, algo pequeños y carecen de algún tipo de guarnecido. La guantera, además de disponer de poca capacidad, no cuenta con luz aunque sí dispone de un conector USB. No obstante se pueden llevar algunas cosas en las puertas, a la altura de la rodilla izquierda del conductor, en el túnel central y detrás.

Prueba Abarth Grande PuntoLa postura de conducción es muy cómoda, gracias a la excelente combinación de ajustes entre asiento y un volante de muy buen tacto y que cuenta con varias teclas para controlar el audio, el teléfono y algunos ajustes vía voz. Los pedales son deportivos en estética de aluminio. La visibilidad no es muy buena ya que todos los pilares son algo anchos; no obstante resulta óptima la vista hacia delante y hacia los lados. La luneta trasera es muy pequeña, por lo que se obtiene poca información desde el sencillo y obsoleto espejo retrovisor carente de sensor antideslumbramiento. Sí se agradece que todo se encuentre muy a mano y que desde la pantalla multifunción, ubicada en el centro del cuadro de instrumentos, se acceda a numerosos y útiles parámetros mediante un botón ubicado en la punta de la palanca del limpiaparabrisas. Entre la información disponible –autonomía, distancia recorrida, consumos medio e instantáneo, velocidad media y tiempo de viaje, entre otros– llama la atención el indicador de la presión de trabajo del turbo, a mi entender algo muy importante en una mecánica de este tipo para evitar forzar el motor de manera innecesaria.



MECÁNICA PEQUEÑA PERO POTENTE

De hecho hacía mucho que no veía un coche con una información de este tipo, quizá desde los tiempos de los Fiat Uno Turbo. Un detalle muy a la italiana y que pone de manifiesto la singularidad de la mecánica de este Abarth. Se trata de un tetracilíndrico –derivado de un bloque similar que montan los Fiat Grande Punto y Alfa Romeo MiTo–, con 1,4 litros de capacidad, alimentado con gasolina y potenciado hasta los 155 caballos por medio de un turbocompresor de geometría fija. Aunque el par motor es de 206 Nm a 5.000 vueltas, al accionar el interruptor ‘sport boost’ colocado en la consola central este aumenta hasta 230 Nm a un régimen de 3.000 revoluciones en vez de a 5.000. Un interesante incremento de la fuerza motriz, muy eficaz por ejemplo para hacer adelantamientos rápidos o practicar una conducción deportiva, y que lleva emparejado una mayor dureza de la dirección. La asistencia a las ruedas directrices es muy buena para moverse sin problemas por ciudad, mientras que en carretera se cuenta con la suficiente dureza al volante como para ir deprisa y seguro en curva. Con este motor y una transmisión manual de seis velocidades, ágil y precisa, y de desarrollos cortos, las prestaciones llegan a ser brillantes, ya que alcanza los 100 kilómetros/hora desde parado en tan sólo 8,2 segundos y la velocidad máxima se sitúa en los 208 kilómetros/hora. Lo mejor es la facilidad que muestra el propulsor para alcanzar regímenes que pueden llegar a ser elevados y su amplio margen de utilización. En cuanto a los consumos, las cifras contrastadas se mueven entre los ocho y los 11 litros cada 100 kilómetros, gasto algo elevado aunque normal en un coche de prestaciones brillantes.

Prueba Abarth Grande PuntoCon semejante poderío mecánico, el bastidor del Fiat Grande Punto ha tenido que reforzarse convenientemente para neutralizar el veneno del escorpión. Así, la barra estabilizadora se ha hecho más ancha, los muelles delanteros ofrecen una rigidez un 20 por ciento mayor y las suspensiones se han rebajado diez milímetros. Con estos cambios la estabilidad del conjunto mejora notablemente pero sin que se resienta la comodidad en marcha. La dirección, siempre ágil, directa y rápida, permite encontrar la trayectoria más eficaz ayudada por el vivo pero controlable eje trasero, que colabora a la hora de redondear los giros más cerrados. También se agradece el equipo de frenos Brembo con discos sobredimensionados, potentes y dosificables en todo momento. El comportamiento vivo y eficaz del conjunto motor y bastidor tiene un buen aliado en el control de estabilidad, que permite practicar una conducción límite sin molestas interferencias. Aunque es una lástima que el ESP no pueda ser desconectado, los ingenieros italianos han sido prudentes en este sentido teniendo en cuenta el público joven e inexperto al que va dirigido este Abarth.



PREPARACIONES ESPECIALES

Claro que para los más quemados, Abarth retoma la tradición de antaño para ofrecer un poco más de empuje en forma de kit de potenciación. El denominado ‘esseesse’ permite aumentar en 25 caballos la potencia del coche, por medio de la sustitución del turbocompresor, el conjunto de embrague, los inyectores, el filtro y la salida de escape. Este aumento de caballos viene acompañado de unas mejores cifras de velocidad máxima –215 kilómetros/hora– y aceleración de 0 a 100 kilómetros/hora, que se sitúa en 7,5 segundos. Como es lógico, el par motor también se incrementa hasta los 270 Nm. El kit ‘esseesse’ viene acompañado de unas llantas de aleación de 18 pulgadas pintadas en color negro o titanio, que van montadas en unos magníficos neumáticos Pirelli P Zero en medidas 215/40. Los frenos de disco disponen de unas pastillas de alto rendimiento. Y la suspensión cuenta con muelles más rígidos y recortados para bajar la carrocería 20 milímetros. La preparación ‘esseesse’ cuesta 4.500 euros y se puede montar en un concesionario oficial hasta un año después de la compra del vehículo o 20.000 kilómetros. Más barato es el kit ‘assetto’, 2.500 euros en total, cantidad inferior pues este carece de la preparación mecánica.

abarth grande puntoPor si fuera poco, en algunos mercados, excepto de momento en España, está disponible el Abarth Grande Punto Super Sport, una preciosa y exclusiva versión, disponible con todos los elementos del kit ‘esseesse’ y mayor equipamiento, además de una carrocería pintada en gris con varias zonas decoradas en rojo. El interior dispone de unos asientos deportivos fabricados por Sabelt y navegador Blue&Me equipado con un sistema de telemetría desarrollado junto con Magneti Marelli.

En cuanto al equipamiento, este Abarth Grande Puntoofrece, de estricta serie, seis airbags, controles de estabilidad y de tracción, dirección asistida eléctrica,faros antiniebla, asistente al conductor en pendiente, ordenador de a bordo, pinzas de freno delanteras Brembo, aire acondicionado, conexiones Bluetooth y USB, volante con mandos, radio CD compatible con MP3, kit reparapinchazos y llantas de aleación. Entre los extras disponibles se venden, entre otros, los controles de presión de neumáticos y de velocidad, climatizador, sensor de lluvia, techo abatible, kit estético –adhesivos laterales y retrovisores rojos– y tapizado en piel. Echo de menos que no puedan montarse los airbags laterales traseros, faros de xenón, espejos exteriores plegables eléctricamente, luces automáticas y alarma antirrobo.



CONCLUSIÓN

Tras conducirlo unos días en todo tipo de terrenos y condiciones he de afirmar que este Abarth Grande Punto puede ser idóneo para quien busque un coche de aspecto impactante, muy válido para moverse en ciudad y que muestra un deportivo y eficaz comportamiento en carretera. Su chasis bien afinado, el perfecto funcionamiento de la dirección y el motor turbo de 155 caballos de potencia hacen de él un coche muy apetecible aunque el consumo de combustible puede llegar a ser elevado. Comparado con sus rivales, es una opción a tener en cuenta por su buena relación entre precio –18.203 euros– y prestaciones. Relación a tener en cuenta dada la categoría de sus más directos competidores: Alfa Romeo MiTo 1.4 TB 155 CV –19.500 euros–, Mitsubishi Colt Ralliart 1.5 MIVEC Turbo 150 CV –18.900 euros–, Opel Corsa 1.6 Turbo GSI 150 CV –17.350 euros–, Peugeot 207 1.6 THP GT 150 CV –19.200 euros– y Seat Ibiza SC 1.4 TSi FR DSG 150 CV –19.165 euros–.



A favor

- Comportamiento deportivo.

- Prestaciones brillantes.

- Diseño racing.

- Rendimiento mecánico.

- Frenos excelentes.

- Relación calidad/prestaciones/precio.

En contra

- Calidad de algunos elementos del interior.

- Consumos algo elevados.

- Algunos equipamientos no disponibles.

- Visibilidad trasera.

- Espejo retrovisor.

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Enero 2010

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar