comparador seguros coche

Lo que debes saber si tienes un vehículo con reserva de dominio

Última actualización: 11/10/2019

Lo que debes saber si tienes un vehículo con reserva de dominio

Ilustración: Víctor López

No todo el mundo puede permitirse el lujo de pagar un coche o una moto solo con sus ahorros. A veces no queda más remedio que recurrir a la contratación de un préstamo a plazos, ya sea con una entidad bancaria o con el propio concesionario que te vende el vehículo.

En el contrato de financiación del vehículo suele aparecer una cláusula denominada reserva de dominio, en la que se especifica que la entidad bancaria es la propietaria del bien hasta que abones todas las cuotas, aunque serás tú quien lo utilice en el día a día. Pero ¿cómo asegurar un coche con reserva de dominio?, ¿qué ocurre si te roban el coche o tienes un siniestro grave antes de pagar toda la deuda?

Asegurar coche con reserva de dominio

Cuando aseguras un coche o una moto la compañía no tiene en cuenta si tiene o no reserva de dominio y, por lo tanto, no figura ninguna cláusula que así lo refleje en el contrato, pero cuando es el propio concesionario quien te financia el vehículo y te “regala” el seguro, sí que pueden incluir dicha cláusula.

Pero independientemente de su inclusión en el contrato, en las condiciones particulares del seguro debe figurar como propietaria la financiera, lo cual podrá verificar la aseguradora con el permiso de circulación y, como asegurado, el conductor o conductores que vayan a hacer uso del vehículo. Recuerda que no hay ningún problema en que el tomador, el propietario y el asegurado sean personas distintas.

Pérdida total del vehículo financiado

En el caso de que te roben el vehículo o tengas un accidente grave en el que sea declarado siniestro total, la indemnización por los daños materiales será para el beneficiario del seguro, que suele ser el propietario del bien. Pero ¿qué ocurre cuando el vehículo tiene una reserva de dominio?

Uno de los principios básicos en todo contrato de seguro de daños es que no puede ser objeto de enriquecimiento injusto para nadie, es decir, que ni la financiera ni tú podéis recibir más cantidad que el valor del interés asegurado, por lo que la financiera, como propietaria, recibirá el importe y se quedará con la parte que se le adeude hasta la fecha del siniestro. El resto, si lo hubiera, se transfiere del banco al comprador del vehículo.

Ten en cuenta que, si eres el culpable del siniestro y tienes un seguro a terceros, deberás abonar de tu bolsillo el importe que te quede por pagar al banco, aunque ya no utilices el vehículo. En este sentido, si tienes un coche o una moto financiados, lo recomendable es que contrates un seguro a todo riesgo que cubra los daños propios en siniestros en los que resultes responsable.

Cancelación de la reserva de dominio

Una vez que hayas pagado la totalidad de las cuotas a la entidad bancaria, deberás cambiar la titularidad del propietario. Para ello, es necesario que canceles la reserva de dominio, que es una carga que tiene el vehículo y que aparece en el Registro de Bienes Muebles, la cual deberás quitar antes de venderlo, de darlo de baja o de recibir la indemnización íntegra de la aseguradora.

En ocasiones es la propia financiera quien tramita la cancelación de la reserva una vez que está pagada toda la deuda, pero otras veces deberás hacerlo a través de una gestoría, previo pago de una cantidad, o bien por tu cuenta, si quieres ahorrarte ese dinero.

Para hacerlo por tu cuenta, en primer lugar, debes solicitar una nota simple en el Registro de Bienes Muebles de la provincia donde se matriculó el vehículo y acudir con ella a la financiera para que te den un documento acreditativo de la eliminación de la deuda. Con esta carta deberás regresar al Registro para solicitar el levantamiento de la reserva y la retirada de todas las cargas del vehículo, aunque este trámite puede demorarse varios días hasta que aparezcas en Tráfico como propietario.

Más información de seguros aquí

11 de Octubre de 2019
Daniel Bañares