comparador seguros coche

¿Estás asegurado cuando viajas en transporte público?

Última actualización: 14/12/2018

¿Estás asegurado cuando viajas en transporte público?

Ilustración: Víctor López

Los desplazamientos que realizas con tu vehículo privado están asegurados con tu póliza de automóviles. En función de las coberturas que tengas contratadas te cubre los daños del propio coche, las lesiones del conductor y, de manera general, los que causes a terceros al circular con tu vehículo.

El uso de transporte público elimina la responsabilidad de causar un accidente, pero no de que puedas sufrir daños personales como pasajero. En este caso, ¿quién es el encargado de pagarte la asistencia sanitaria o de indemnizarte por lesiones o fallecimiento?

Accidentes cuya responsabilidad es del conductor o propietario

Todos los vehículos a motor, incluidos los trenes y autobuses, están obligados a disponer de un seguro obligatorio de responsabilidad civil (SOA) para cubrir los daños causados a terceros con motivo de la circulación y cuya responsabilidad recaiga sobre el conductor asegurado o el propietario del vehículo.

Este seguro te paga los gastos de asistencia sanitaria que necesites y te indemniza por tus lesiones o por el fallecimiento, además de pagarte una cantidad diaria por el tiempo que estés de baja en tu trabajo. Las indemnizaciones están establecidas en el baremo de autos y varían en función de tu edad, de la gravedad de las lesiones, de tu situación laboral o de las personas que tengas a tu cargo.

Un seguro de accidentes complementario

Cuando adquieres un billete de autobús tren o metro, indirectamente te suscribes a un seguro de viajeros (SOV) que es obligatorio para los vehículos de nueve o más plazas y cuya finalidad es protegerte de las lesiones que sufras por un choque, vuelco, alcance, salida de vía o calzada, rotura, explosión, incendio, reacción, golpe exterior o cualquier otra avería o anormalidad que afecte o proceda del vehículo.

A diferencia del SOA, el riesgo que cubre este seguro no tiene en cuenta la culpa del conductor o del propietario si no que estarás protegido ante cualquier tipo de accidente, ya sea durante el trayecto, al acceder o salir del vehículo, durante la entrega y recogida del equipaje, etc. Esto incluye, por ejemplo, las caídas en las escaleras del metro o autobús, en los pasillos del tren o tras el cierre de puertas al abandonar el vehículo. Están excluidos únicamente los actos dolosos o los provocados cuando estés bajo la influencia de bebidas alcohólicas o drogas.

El SOV alcanza a todos pasajeros en los viajes que tengan origen en el territorio español, aunque el destino sea otro país y es complementario con el SOA, es decir, en un accidente cuya culpa es del conductor tienes derecho a la indemnización por responsabilidad civil más la que te corresponda por el seguro de viajeros.

Indemnizaciones del SOV

Todos los asegurados por el SOV tienen derecho a la prestación de servicios de asistencia sanitaria y a una indemnización pecuniaria cuando se produzca el fallecimiento o la incapacidad (permanente o temporal) del asegurado.

A diferencia del SOA, el seguro de viajeros no tiene en cuenta la edad del perjudicado, su situación laboral, ni el número personas que tenga a su cargo, sino que establece una indemnización fija por fallecimiento de 36 060,73 € para cada pasajero. Para la invalidez permanente o temporal se tendrá en cuenta la categoría de la lesión, según lo establecido en el baremo de indemnizaciones del SOV, donde las lesiones más leves se indemnizan con 1202,02 € y las más graves con 42 070,85 €.

Para reclamar los daños debes comunicárselo al conductor del medio de transporte para que tramite el correspondiente parte de accidente. En caso de ser un accidente de tráfico y haya lesiones personales las autoridades realizarán un atestado policial y deberás reclamar los daños a la aseguradora del vehículo. Guarda siempre tu billete de transporte para que puedas acreditar tu condición de viajero.

Más información de seguros aquí

14 de Diciembre de 2018
Daniel Bañares