comparador seguros coche

Cómo responde tu seguro si atropellas a un perro

Última actualización: 12/12/2019

Cómo responde tu seguro si atropellas a un perro

Ilustración: Víctor López

Encontrarte con un perro en la carretera es una situación muy peligrosa cuando estás al volante. Estos animales domésticos pueden cruzarse de manera impredecible y ocasionar un accidente de tráfico con daños graves para los implicados.

Tras un siniestro de esta índole puedes tener ciertas dudas sobre si estás cubierto o no por tu seguro, además de preguntarte a quién tienes que reclamar por los daños sufridos. Para responder a estas cuestiones, lo primero es conocer de quién es la responsabilidad del siniestro. Esto puede variar en función de si el perro iba suelto y deambulando por la vía o si, por el contrario, iba atado junto a su dueño por una zona adecuada.

Atropello de un perro suelto en la vía

Si atropellas a un perro que va suelto por la vía debes detener tu vehículo y avisar a la Policía o Guardia Civil para que se personen en el lugar del siniestro, realicen el atestado y traten de identificar al propietario del animal.

En el caso de que el perro llevara chip y este permita la localización a sus dueños, podrás reclamarles todos los daños ocasionados en el atropello. Según el artículo 1905 del Código Civil, el propietario del animal es el responsable de los daños que este provoque.

Para presentar una reclamación será de gran ayuda que en tu póliza tengas incluida la cobertura voluntaria de defensa y reclamación de daños, que puedes contratar con cualquier modalidad de seguro, desde un tercero básico hasta una póliza a todo riesgo.

Si por el contrario la identificación del perro no fuera posible, la única forma que tienes de que te paguen la reparación de los daños del coche es que tener contratado un seguro a todo riesgo con cobertura de daños propios o una póliza a terceros con cobertura de daños por colisión con animales domésticos.

Atropello de un perro atado y junto a su dueño

Cuando el perro atropellado va en compañía de su dueño, correctamente atado y circulando por una zona habilitada para el tránsito de peatones, como puede ser un paso de cebra, las consecuencias son muy diferentes a las de la situación anterior.

En este caso eres el culpable del atropello y tendrás que indemnizar al propietario por los daños que hayas podido causar al animal y asumir la factura del veterinario, así como pagar una indemnización si fallece a causa del siniestro. De todo ello se encargará tu compañía de seguros gracias a la cobertura obligatoria de responsabilidad civil.

Además, en el supuesto de que tu vehículo sufra daños, no podrás reclamar la reparación al propietario del animal, sino que estarás asegurado solo en caso de que tengas incluida la cobertura de daños propios o la de colisión con animales domésticos. De lo contrario, deberás pagarte de tu bolsillo los desperfectos, de la misma manera que si hubieras atropellado al dueño.

Más información de seguros aquí

12 de Diciembre de 2019
Daniel Bañares