comparador seguros coche

Cuando una moto adelanta entre vehículos, ¿de quién es la culpa en caso de accidente?

Última actualización: 24/01/2020

Cuando una moto adelanta entre vehículos, ¿de quién es la culpa en caso de accidente?

Ilustración: Víctor López

Las motos y ciclomotores son vehículos que tienen algunas ventajas con respecto a los coches: son más económicas, consumen menos gasolina, son más fáciles de aparcar y, al ser más ágiles y ligeras, son ideales para circular por la ciudad y llegar antes a tu destino.

No es raro ver a motoristas serpentear y adelantar entre vehículos tanto por la izquierda como por la derecha. No obstante, el hecho de circular entre vehículos no siempre está permitido y puede suponer un riesgo para la circulación. Los conductores de coches, por su parte, muchas veces no tienen en cuenta a las motos y actúan de forma imprudente al no esperar ser rebasados por un lugar donde, en teoría, no cabe otro vehículo. 

Este tipo de situaciones dan lugar a siniestros que generan mucha controversia sobre quién tiene la culpa. Los implicados suelen señalarse los unos a los otros, pero ¿cómo saber quién debe asumir la responsabilidad? Lo primero es atender al tipo de vía en la que tiene lugar el accidente:

Adelantamientos en vías interurbanas o en autovías

El Reglamento General de Circulación establece que cualquier vehículo que circule fuera de poblado solo puede adelantar a otro por la izquierda y dejando una separación lateral mínima entre ambos de 1,5 metros. Esto deja claro que las motos no tienen permitido adelantar entre dos coches en carreteras de más de un carril. Esta acción está considerada como infracción grave con multa de 200 euros y lleva aparejada la pérdida de 4 puntos del carné de conducir.

Así, en el caso de que adelantes con la moto entre dos coches que van en paralelo fuera de poblado y tengas un accidente porque uno de los vehículos se desplaza levemente hacia un lado, la responsabilidad será tuya por no guardar la distancia mínima de seguridad. En esta situación deberás hacerte cargo de los daños a terceros a través del seguro de responsabilidad civil y de los tuyos, siempre que no tengas contratadas las coberturas voluntarias de daños propios y/o seguro de conductor.

Cuando la densidad del tráfico en una vía es alta, el hecho de que en el carril derecho se circule más rápido no está considerado adelantamiento.  Es en estos casos cuando algunos motoristas aprovechan para zigzaguear y adelantar dejando la distancia de seguridad necesaria. Sin embargo, esta es una actuación que tampoco está permitida salvo que cambien de carril para prepararse a girar a la derecha o a la izquierda, salir de la calzada o tomar una determinada dirección.

En caso de duda a la hora de determinar la responsabilidad, es muy importante la versión de los testigos y la actuación de las autoridades. El motorista puede alegar que se encontraba con antelación en el carril contiguo y que fue el conductor del coche quien realizó la maniobra sin cerciorarse que ya estaba ocupado. El conductor, por su parte, puede decir en su defensa que él había iniciado la maniobra de cambio de carril para abandonar la vía antes que la iniciara el motorista y que este trataba de adelantarle en una situación que no está permitida.

En este tipo de accidentes las compañías de seguros tratarán de alcanzar un acuerdo teniendo en cuenta lo que dicte el atestado, la verificación ocular de los daños, la versión de los testigos y, en última instancia, los criterios de responsabilidad de los convenios de indemnización directa CIDE/ASCIDE, que en situaciones de adelantamientos, como norma general, suele considerar culpable al vehículo que gira, salvo que el adelantamiento sea antirreglamentario.

Adelantamientos dentro de ciudades

Excepcionalmente, cuando circules con la moto en vías urbanas con al menos dos carriles para el mismo sentido, está permitido adelantar por la derecha siempre que te cerciores de que puedes hacerlo sin peligro para los demás usuarios de la vía.

Dentro de poblado la distancia mínima que debes guardar con respecto a los demás vehículos no es de 1,5 metros, sino que será proporcional a la velocidad, a la anchura y a las características de la calzada, lo que te permite adelantar entre vehículos que estén parados y ponerte delante, por ejemplo, en los semáforos. Eso sí, una vez que se reinicie la marcha, debes regresar al centro del carril para evitar cualquier tipo de responsabilidad ante un siniestro.

En caso de que no estés de acuerdo con la resolución de una situación de conflicto de este tipo puedes realizar una reclamación judicial, para lo que necesitas de la ayuda de un abogado que tu compañía puede facilitarte si tienes contratada la cobertura de defensa jurídica y reclamación de daños.

Más información de seguros aquí

24 de Enero de 2020
Daniel Bañares