comparador seguros coche

Reclama tu indemnización por latigazo cervical tras un accidente de tráfico

Última actualización: 11/07/2019

Reclama tu indemnización por latigazo cervical tras un accidente de tráfico

Ilustración: Víctor López

El latigazo cervical es una lesión que se produce por una repentina flexión y extensión brusca del cuello, ocasionada frecuentemente por accidentes de tráfico con alcance trasero y cuya dolencia puede aparecer de inmediato o a las pocas horas en la cabeza y en la zona del cuello e, incluso, extenderse a hombros y brazos o provocar mareos.

Las compañías de seguros suelen poner muchos impedimentos a la hora de ofrecer una indemnización por un latigazo cervical, ya que, debido a la dificultad que tiene tanto el diagnóstico como la evaluación del alcance de la lesión, ha sido utilizado en muchas ocasiones como engaño para tratar de sacar provecho y reclamar más dinero a la aseguradora.

Quién es el responsable

En el caso de que seas tú el responsable del accidente, no tienes derecho a percibir ninguna indemnización, salvo que te quede alguna incapacidad permanente, pero sí que puedes solicitar que te presten asistencia sanitaria para llevar a cabo la rehabilitación de la lesión, aunque para todo ello tu póliza debe incluir la cobertura voluntaria de seguro del conductor.

Si por el contrario el responsable del accidente ha sido el conductor de otro vehículo, deberás reclamar a la aseguradora contraria, además de la asistencia médica, una indemnización por el menoscabo físico que supone una lesión de estas características. Sin embargo, desde que se aprobara el Baremo de autos en el año 2016, conseguir una compensación económica por esta lesión se ha convertido en un asunto complicado, ya que en la actualidad se establecen nuevas pautas para su determinación.

Criterios necesarios para solicitar una indemnización

El artículo 135 del Baremo de automóviles, que aparece bajo el título “Indemnización por traumatismos menores de la columna vertebral”, establece cuatro criterios de causalidad que regulan las situaciones en la que se produce un conflicto de intereses entre el perjudicado y la compañía de seguros de la parte contraria.

Para que puedas probar la relación de causalidad entre el siniestro y la cervicalgia, la compañía de seguros te exigirá un parte médico antes de las 72 horas posteriores al accidente (criterio cronológico), que el choque sea de una magnitud suficiente como para que pueda provocar lesiones (criterio de intensidad), que exista relación entre la zona donde el vehículo recibe el impacto y la lesión sufrida (criterio topográfico) y, por último, que no existan patologías previas que justifiquen un esguince cervical (criterio de exclusión).

Indemnización por latigazo cervical leve

Cuando el diagnóstico del latigazo cervical es de grado 1 (el menos grave) lo más probable es que tras un tratamiento de rehabilitación no queden secuelas, por lo que la indemnización consiste en una cantidad diaria que se computa hasta el alta médica y la cual varía en función de tu capacidad para realizar tus labores diarias.

En el caso de que puedas realizar tu actividad laboral sin inconvenientes se considera como perjuicio personal básico y se indemniza a razón de 30 €/día, pero cuando la lesión te incapacita para ejercer tu actividad con normalidad, se considera perjuicio personal moderado y la indemnización asciende a 52 €/día.

Indemnización por latigazo cervical con secuelas

Cuando finaliza el periodo de curación pueden quedarte secuelas cuyas consecuencias permanecen de forma indefinida, por lo que deberás reclamar una indemnización adicional en función de la puntuación que otorga el Baremo a cada secuela y de si es necesaria una intervención quirúrgica para tu recuperación.

Cuando el médico especialista en valoración de daños diagnostique tu lesión y determine el número de puntos para cada secuela, deberás acudir a las tablas del baremo, donde aparecerá la cantidad que puedes reclamar teniendo en cuenta tu edad y la gravedad de las lesiones.

Así, por ejemplo, si tienes 38 años y te diagnostican artrosis postraumática sin antecedentes previos, la puntuación que establece el Baremo oscila entre 2 y 8 puntos, por lo que la indemnización que podrías reclamar sería de entre 2509,16 € y 7337,67 €, respectivamente.

Reclamación de daños

Las dificultades que plantea el Baremo y las excusas que pueden emplear las aseguradoras para negarse a indemnizarte por un latigazo cervical aconsejan la contratación de un abogado.

Si tienes contratado un seguro con cobertura de reclamación de daños, recuerda que tu aseguradora puede prestarte sus servicios sin ninguna limitación, pero si prefieres que un abogado de confianza te lleve todos los trámites, tu compañía te ofrece hasta una cantidad limitada, que oscila entre los 600 € y los 3.000 €, según cuál sea la aseguradora, para que puedas pagar sus emolumentos o, al menos, parte de ellos.

Más información de seguros aquí

11 de Julio de 2019
Daniel Bañares