comparador seguros coche

¿Te cubre el seguro los daños personales tras un frenazo brusco sin colisión?

Última actualización: 28/11/2019

¿Te cubre el seguro los daños personales tras un frenazo brusco sin colisión?

Ilustración: Víctor López

Uno de los principales cometidos de las compañías de seguros es indemnizar a las víctimas o perjudicados de accidentes de circulación, tales como una colisión entre dos vehículos, una salida de vía, un golpe por alcance, un atropello, etc. Situaciones en las que un acontecimiento demostrable provoca daños materiales y/o físicos a quienes viajan en el vehículo asegurado.

Sin embargo, hay veces en las que no es necesario que se desencadene una colisión, vuelque el vehículo o reviente una rueda para que alguno de los ocupantes pueda resultar dañado. Es lo que sucede en el caso de los frenazos repentinos y bruscos, capaces de provocar lesiones cervicales o contusiones menores que, además, pueden agravarse de no llevar puesto el cinturón de seguridad o circular a gran velocidad.

Demostrar el nexo causal

En este tipo de situaciones sin impactos, sin terceros implicados o sin testigos de la escena, las compañías de seguros plantean muchas objeciones antes de conceder una indemnización o de cubrir la asistencia sanitaria. La dificultad radica en probar la relación entre el daño o lesión del ocupante y un hecho acontecido durante la circulación del vehículo asegurado.

No obstante, existe jurisprudencia que reconoce la posibilidad de sufrir lesiones tras un frenazo brusco, tal y como aparece en la Sentencia Penal Nº 343/2010 de la Audiencia Provincial de Pontevedra, Sección 5, Rec 316/2010 de 25 de Noviembre de 2010. La defensa aportó los informes del seguimiento facultativo realizado por una médica forense para reclamar la indemnización por lesiones cervicales, lo cual fue estimado por el juez instructor.

En este caso, el conductor estará asegurado conforme a lo que se establezca en su póliza, y el resto de pasajeros podrán reclamar los daños según lo dispuesto en la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor.

Agravantes del daño

En algunos casos el componente que desencadena el daño físico suele estar relacionado con la falta de uso del cinturón de seguridad, lo que puede ocasionar que el cuerpo sufra un fuerte impacto contra el salpicadero o la luna delantera tras un frenazo brusco. En otros, las lesiones se producen mientras el vehículo circulaba a alta velocidad en el momento previo a producirse el frenazo. Por último, están aquellos casos en los que confluyen ambas circunstancias. Son lo que se consideran agravantes del daño.

Cuando por alguno de estos supuestos se producen daños físicos, la aseguradora podrá alegar que el perjudicado está contribuyendo de alguna forma a la agravación del daño, lo que podría reducir las indemnizaciones correspondientes hasta en un 75% del importe total.

Más información de seguros aquí

28 de Noviembre de 2019
Daniel Bañares