comparador seguros coche

¿Qué pasa si conduces con un brazo escayolado?

Última actualización: 28/03/2019

¿Qué pasa si conduces con un brazo escayolado?

Ilustración: Víctor López

En los últimos años han sido muy sonados los casos de futbolistas famosos conduciendo sus vehículos con un brazo escayolado, como el guardameta Iker Casillas en 2013 o más recientemente el delantero francés Karim Benzema. Una práctica que en su día levantó críticas sobre el la conveniencia y el riesgo de circular en estas condiciones.

El Reglamento General de Circulación no prohíbe de forma expresa la conducción con un brazo escayolado, pero sí que existen apartados donde encuadrar esta falta de responsabilidad que analizamos a continuación y que nos llevan a preguntarnos si podría implicar algún tipo de problema relacionado con el seguro en caso de accidente.

Sanciones administrativas

Resulta obvio que conducir con un brazo escayolado o con alguna de tus articulaciones inmovilizada limita considerablemente tus capacidades anatómicas, restando movilidad y dificultando la capacidad de control que requiere la conducción de un vehículo.

Esta pérdida de control y de movilidad choca de lleno con los artículos 17 y 18 del citado reglamento, en los que se especifica que ”los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos” y están obligados a "mantener su propia libertad de movimientos” para garantizar “su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía".

Por otra parte, entre los criterios de aptitud necesarios para la conducción de un vehículo que figuran en el Anexo IV del Reglamento General de Conductores, se especifica que "no debe existir ninguna alteración que impida la posición sedente normal o un manejo eficaz de los mandos y dispositivos del vehículo, o que requiera para ello de posiciones atípicas o fatigosas".

Queda claro, por lo tanto, que conducir con un brazo escayolado está prohibido y debes saber que las autoridades pueden sancionarte con multas de 150 a 300 euros y con la retirada de entre tres y seis puntos del carné de conducir.

¿Quién paga los daños?

Esta práctica irresponsable aumenta el riesgo de sufrir un accidente debido a la evidente pérdida de capacidades que supone. En este aspecto, cabe plantearse si las aseguradoras lo pueden esgrimir como argumento para rechazar el siniestro y evitar el pago de indemnizaciones en caso de accidente.

Para dar respuesta a esto, bastaría con revisar nuestro contrato del seguro y comprobar si existe algún apartado que excluya la cobertura por conducir con escayola u otros elementos que impidan o limiten la movilidad, pero te adelantamos que actualmente no hay ninguna aseguradora que mencione de forma expresa esta actuación en las exclusiones generales de la póliza.

Por lo tanto, la compañía no podrá negarse a pagarte los desperfectos de tu vehículo si están asegurados con la cobertura de daños propios y, de la misma manera, no podrá reclamarte el gasto en el que incurra por indemnizar a los terceros que se vean involucrados en el accidente.

Más información de seguros aquí

28 de Marzo de 2019
Daniel Bañares