comparador seguros coche

Qué coberturas necesita un coche que apenas usas

Última actualización: 08/03/2019

Qué coberturas necesita un coche que apenas usas

Ilustración: Víctor López

Existen conductores con experiencia que apenas usan su vehículo o que lo hacen únicamente para realizar desplazamientos muy cortos dentro de un término municipal pequeño. Aunque nadie está libre de sufrir un accidente, estas personas tienen una probabilidad de riesgo menor y pueden plantearse no contratar un seguro con tantas coberturas como las que necesita el de alguien que hace a diario un uso intensivo del coche. 

Para quienes estén en esta situación y busquen un seguro lo más barato posible (siempre que estén dispuestos a asumir casi cualquier percance que ocurra) vamos a ver qué coberturas son más prescindibles que otras.

Coberturas prescindibles

Lo cierto es que cuando no sacas el vehículo ni siquiera de tu localidad, una de las coberturas que más prescindible se hace es la de asistencia en viaje. De poco sirve que la contrates si tras un percance tienes tu casa o el taller a la vuelta de la esquina, pero si finalmente incluyes esta cobertura, asegúrate de que no esté excluida la asistencia en un radio de 15 o 25 kilómetros desde tu vivienda, puesto que algunas aseguradoras lo tienen así establecido.

En el caso de que el vehículo tenga cierta antigüedad su valor se reduce drásticamente, por lo que disponer de un seguro a todo riesgo o un terceros con coberturas opcionales como el robo o el incendio tampoco tiene mucho sentido. Aquí también debes valorar el lugar de aparcamiento, puesto que si lo aparcas en la calle las posibilidades de que te lo roben aumentan.

Otras coberturas opcionales que puedes quitar de tu seguro son el vehículo de sustitución, la defensa en multas o la retirada de carné de conducir, que son coberturas pensadas más bien para situaciones límite y conductores que hacen un uso diario del coche.

Coberturas voluntarias

Prescindir de las anteriores coberturas puede suponer un gran ahorro en la póliza, pero si no te parece suficiente, aún puedes seguir quitando coberturas, aunque en este caso la decisión es más personal y depende de la aversión al riesgo de cada uno, es decir, del riesgo que estás dispuesto a asumir.

Valora bien si quieres incluir la cobertura de lunas, ya que si usas tu vehículo para circular por caminos o vías mal asfaltadas las lunas sufren más y pueden producirse roturas. Aquí puedes ver cuánto cuesta contratar un seguro con cobertura de lunas en cada aseguradora, para que valores si te compensa o no.

Por otra parte, nos encontramos con la cobertura de seguro de conductor. Puedes pensar que cuando circulas por calles rurales y a baja velocidad los accidentes no son de tanta envergadura como para que te produzcas daños personales de gravedad. Es cierto que hay situaciones que no puedes controlar, como la intervención de un tercero, pero en este caso si la culpa es suya podrás reclamar a su seguro los daños, tanto materiales como personales, que te haya ocasionado.

Aquí es donde entra en juego la última cobertura de la que puedes prescindir en tu seguro de coche. Se trata de la defensa jurídica y reclamación de daños, pero ten en cuenta que si tienes un accidente, ya sea por tu culpa o por la de un contrario, y necesitas de la ayuda de un abogado, tendrías que pagarte los gastos que ello supone junto con las costas judiciales.

Seguro obligatorio

La única garantía de la que no puedes prescindir bajo ningún concepto es la de responsabilidad civil, que cubre los daños que causes a terceros con motivo de la circulación. Esta cobertura es la mínima obligatoria que debes contratar para tu vehículo, ya que de lo contrario puede suponerte una sanción administrativa de entre 601 € y 3005 € y lo peor de todo es que, ante un siniestro, deberás pagar la totalidad de los daños.

Vehículos con pocos años o nuevos

Para los coches con pocos años de antigüedad que utilizas para realizar desplazamientos cortos, lo lógico es que quieras tener coberturas que garanticen los daños del vehículo.

En este caso la mejor opción para ahorrar dinero en la contratación es que elijas un seguro de pago por uso, con el que puedes ajustar tu prima según los kilómetros que haces o las vías que por las que circulas.

Más información de seguros aquí

08 de Marzo de 2019
Daniel Bañares

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar