comparador seguros coche

Cuándo cambiar tu seguro a todo riesgo por una póliza a terceros

Última actualización: 12/12/2018

Cuándo cambiar tu seguro a todo riesgo por una póliza a terceros

Ilustración: Víctor López

Los coches y las motos son un producto que se deprecia ya desde su salida del concesionario y que sigue haciéndolo con el paso de los años. El valor del vehículo durante sus primeros años de vida es alto y hace indispensable contratar un seguro a todo riesgo con coberturas que cubran el total de los daños. ¿Cómo saber cuándo ha llegado el momento de cambiar tu póliza a terceros?, ¿de prescindir de la cobertura de daños propios y asumir así cualquier daño que ocasiones a tu vehículo?

Claves para la toma de decisión

Cada persona tiene una aversión al riesgo diferente, es decir, hay quien está dispuesto a asumir más riesgos, pero los factores que deben decantar la decisión final tienen más que ver con tu edad, tu vehículo, el uso que haces de él y tu historial de siniestralidad.

La combinación de estos aspectos es clave para determinar la póliza que necesitas contratar. Así, un conductor joven que aparca su vehículo nuevo en la calle y que suele dar partes con culpa cada año, necesita contratar un seguro a todo riesgo si no quiere tener que hacer frente a los costes de continuas reparaciones. Sin embargo, esta persona tiene todas las papeletas para que las compañías le pongan un precio muy elevado, por lo que sería interesante mirar una póliza con franquicia que redujese la prima.

Por su parte, una conductora de mediana edad, con varios años de experiencia al volante, sin partes con culpa, que conduce un coche de gama media con ocho años de antigüedad y lo aparca en su garaje particular, podrá cambiar su seguro a terceros prácticamente sin temor a equivocarse.

Cuando la elección no es tan evidente

Estos ejemplos tratan circunstancias donde se pone de manifiesto la elección por una modalidad u otra, pero a veces unos aspectos te llevan a la contratación de un todo riesgo y otros, sin embargo, te invitan a valorar la posibilidad del seguro a terceros.

El dato más relevante es la antigüedad del vehículo. Con el paso de los años este pierde valor y la mayoría de las aseguradoras te indemnizan con el valor venal desde el tercer año de antigüedad desde su matriculación. Un vehículo de más de doce años podría tener un valor del 10% de su valor de compra, según las tablas oficiales publicadas en el BOE.

Cuando tengas serias dudas sobre si cambiar de modalidad es una buena elección o no, revisa AQUÍ cuál es el valor actual del vehículo y piensa si estás dispuesto a asumir el riesgo de que un siniestro total te deje sin coche y sin la indemnización.

El resto de aspectos que influyen en el riesgo son: el lugar de aparcamiento, si aparcas el coche en la calle, estará más expuesto a daños o a un robo que si lo aparcas en el garaje; si utilizas el coche cada día tendrás más posibilidades de sufrir un accidente que si lo usas solo el fin de semana; si das varios partes al año, asegúrate de que tu compañía pague las reparaciones con un todo riesgo. Aquí debes determinar a qué apartado das más importancia según tu situación personal y el riesgo que estás dispuesto a asumir.

Escríbemos en nuestra sección “Consulta al experto” y te ayudaremos a elegir tu póliza ideal.

Terceros con coberturas adicionales

El cambio a una póliza a terceros puede generar incertidumbre por el hecho de que un robo o un incendio te dejaría sin tu vehículo y sin indemnización, pero para que el cambio no sea tan brusco puedes elegir pólizas con coberturas que amparen el robo del vehículo o un posible incendio, lo que comúnmente se conoce como pólizas a terceros ampliados, las cuales son más económicas que los seguros a todo riesgo.

Si tu temor radica en los accidentes que sean de tu responsabilidad y puedan ocasionar la pérdida irreparable del vehículo, puedes contratar pólizas a terceros ampliados con cobertura de pérdida total, por las que la compañía te indemniza cuando el vehículo sea declarado siniestro total, pero no para daños parciales, como pequeños roces o golpes de menor calibre.

Más información de seguros aquí

12 de Diciembre de 2018
Daniel Bañares

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar