Prueba NISSAN QASHQAI
dCI 130 cv All Mode 4x4-i Tekna

RENOVANDO UN ÉXITO

La segunda generación del Qashqai llega repleta de nuevos contenidos tecnológicos, está mejor acabada, ofrece mayor calidad de conducción y dinámicamente con el motor diesel de 130 caballos corre bastante y gasta poco. Además lo probamos con la transmisión a las cuatro ruedas

  

UN RELEVO COMPROMETIDO

No creo que ni en los mejores sueños de los dirigentes de Nissan se “visualizara” el enorme éxito que el Nissan Qashqai ha cosechado. Ha sido, es aun, un auténtico superventas. Su estética a medio camino entre un todocaminos “amable” y un  vehículo compacto (tipo VW Golf, para entendernos) Nissan Qashqaipero alto, ha calado muy hondo en los gustos de los compradores; aunque en su lanzamiento Nissan aseguraba que su objetivo era encuadrarlo en esta última categoría. Sea como fuere, el caso es que como todocaminos casi dobla en ventas a sus perseguidores y como compacto se ha estado colocando en el podium de los más vendidos con mucha frecuencia.

Ahora llega la segunda generación, y lo hace con una estética más decantada hacia los todocaminos (pese a ser más bajo que su antecesor), un segmento que ha crecido enormemente  los últimos años y donde tiene que enfrentarse a muchos y buenos competidores. Un relevo, por lo tanto, comprometido en el que Nissan ha puesto toda la carne en el asador para poder seguir manteniendo el modelo en el cénit de la categoría.



MÁS CALIDAD

Si la estética exterior le hace parecer “más coche” cuando entramos en el habitáculo sucede lo mismo. Parece que hemos subido un escalón de categoría, tanto por el diseño como por la percepción visual y los tactos de los acabados. La versiónNissan Qashqai que probamos tenía la terminación Tekna, la más equipada, y disponía de asientos de cuero y llantas de 19 pulgadas (hay Tekna con llantas de 17 pulgadas y sin cuero) reforzando aun más esta sensación.

Ahondando en la materia destacar que el salpicadero es de plástico blando y también otros recubrimientos como la parte alta de los paneles de las puertas. Si a esto le añadimos las tapicerías de cuero, los buenos ajustes entre las piezas, el tacto firme y refinado de los mandos y un diseño agradable, moderno y funcional (hay muchos sitios para dejar cosas) podríamos llegar a pensar que estamos en un coche de la categoría Premium. Y una vez en marcha, el filtrado de las suspensiones y la buena insonorización del habitáculo también nos corroboran esta sensación de calidad y robustez.



HABITÁCULO, MEJOR A LO LARGO QUE A LO ANCHO

Al margen de las sensaciones, en el habitáculo nos encontramos con espacio suficiente para acomodar a 5 pasajeros si los tres de atrás no son muy corpulentos; aunque destaca más el espacio para las piernas, bastante generoso, que el disponible para los hombros en las plazas posteriores.Nissan Qashqai No obstante, la plaza central no resulta cómoda al ser más alta y tener un respaldo duro por efecto del descansabrazos plegable.

Delante el asiento del acompañante no tiene regulación de altura y está posicionado demasiado alto, lo que sumado a la tapicería de cuero que siempre “desliza” más que una convencional, hace que en zonas de curvas tengamos que agarrarnos para soportar los bamboleos.

Por el contrario el asiento del conductor va posicionado más bajo y con la banqueta más inclinada además de disponer, con este acabado, de regulaciones eléctricas. En consecuencia se viaja con mucho confort y es fácil adecuar la postura de conducción aunque el volante tiene poca regulación de profundidad.



COSAS MEJORABLES

A su vez la instrumentación contiene lo necesario y además hay una pantalla táctil en el centro del salpicadero con muchas funciones a manejar con menús, en general, fáciles. Solo los mandos posicionados a la izquierda del volante Nissan Qashqaien la parte baja del salpicadero (gestión de la tracción 4x4, desconexión del ESP, o desactivación de los sensores de parking) resultan incómodos de accionar porque están ocultos de la vista. Y en este asunto de la visibilidad también hay que comentar que el marco del parabrisas es bastante voluminoso y molesta en los giros hacia la izquierda.

También nos ha resultado molesto el fuerte “chorro” de aire que sale de los aireadores, cuando sería mejor que difuminara más el aire. Y en otro orden de cosas nos hemos quedado a oscuras en alguna ocasión por la noche al ir a cambiar de luces cortas a largas o viceversa al accionar sin querer el “blando” interruptor rotatorio que las conecta (situado en el extremo de la palanca del cambio de luces/intermitentes).



MALETERO CON ALTURAS Y COMBINACIONES

El maletero tiene 439 litros de capacidad y es ligeramente mejor que el de su antecesor. Un tamaño que lo coloca en la zona media de su categoría. Tiene como singularidad un suelo formado por dos piezas que pueden colocarseNissan Qashqai en diferentes posiciones y que dan lugar a un doble fondo o a varias combinaciones (colocando una en vertical se pueden poner las bolsas de la compra sin que se “desparrame” el contenido) que aumentan la practicidad. En la posición alta se consigue además que al plegar los respaldos posteriores en las dos partes asimétricas previstas, 60/40, quede una superficie completamente plana.

La bandeja cubreequipajes rígida se puede colocar en el suelo del maletero, lo que puede ser muy útil cuando queremos quitarla para cargar “hasta el techo” y no sabemos qué hacer con ella. Y bajo el suelo de carga aparece el poco práctico kit de reparación de pinchazos cuando cabría al menos una rueda de emergencia. También cabría una rueda normal pero eso implicaría perder bastante capacidad de maletero.



UN BUEN MOTOR

El turbodiesel de 1.6 litros de origen Renault, rinde 130 caballos y es la motorización más potente del Qashqai. Una mecánica óptima en cuanto a su rendimiento global porque empuja con mucha fuerza y homogeneidad en todo el arco de revoluciones. Tanto, que apenas se percibe la presencia del turbocompresor y ademásNissan Qashqai estira hasta las 4.500 vueltas sin perder empuje. La zona roja del cuentarrevoluciones está marcada en 5.000 rpm y se puede llegar hasta allí con cierta facilidad, pero es más interesante cambiar antes en términos de prestaciones puras.

En la zona baja también funciona muy bien y puede girar por debajo de 2.000 rpm con un empuje digno. No obstante, en estas circunstancias, el indicador que “aconseja” la marcha que debemos engranar, enseguida se enciende para advertirnos que sería mejor reducir una relación en cuanto hacemos un poco de presión suplementaria sobre el acelerador. Un cambio de marchas que secunda bien al motor con unos desarrollos adecuados y una palanca precisa y agradable de manejar.



PRESTACIONES HOLGADAS

El empuje del motor y los adecuados desarrollos de las marchas tienen una influencia decisiva y positiva en las prestaciones. De hecho se siente como un coche ágil, tanto en las aceleraciones como en las recuperaciones y la carga o el perfil de la carretera cuando se empina parecen afectarle menos que a muchos rivales. En consecuencia tiene un andar fácil y los cambios de ritmo (adelantamientos, etc.) los solventa con autoridad y sin tener que “masacrar” el acelerador. Un mérito para un coche que con el conductor a bordo supera los 1.600 kg de peso (esta versión 4x4 pesa 95 kg más que la de tracción delantera). Y en este sentido también resaltamos lo bien que mantiene la velocidad subiendo los puertos, o la buena cifra de aceleración que consigue para alcanzar los 100 km/h desde parado: solo 10,5 segundos.



CONSUMOS CONTENIDOS

Nos ha sorprendido este Qashqai por lo comedido de sus consumos. Y particularmente si consideramos su nivel de prestaciones. Viajando por carreteras fáciles y a ritmos tranquilos se conforma con 6 litros. Y en un uso más plural, bien porque aumentamos la agilidad de marcha, porque la orografía de la carretera se complica o porque circulamos mucho por ciudad, se puede llegar a ver los 7 o los 8 litros en el ordenador de a bordo. En cualquier caso, en las ciudades más congestionadas el sistema Stop/Start, de buen funcionamiento, le ayuda a mantenerse siempre dentro de este límite.



COMPORTAMIENTO FÁCIL Y SEGURO

La versión con tracción integral del Qashqai, tiene una suspensión trasera multibrazo mucho más sofisticada  que el sencillo eje semirrigido torsional de las versiones con tracción delantera. Y nuestra unidad disponía ademas de la monta de llantas y neumáticos más generosas de la gama: 19 pulgadas calzadas con neumáticos 225/45R19.

AmbosNissan Qashqai factores juegan a favor de un agarre superior en un coche que ya es bueno de por sí. No tiene un tacto de tipo deportivo, ni resulta particularmente ágil en zonas de curvas, pero da mucha confianza al conductor porque las reacciones son todas previsibles y guardan una proporción muy directa con las órdenes que recibe. De hecho la carrocería se mueve poco en los apoyos y no pierde la trayectoria cuando en plena curva aparece una irregularidad. Por lo tanto, se conduce con mucha facilidad y transmite una calidad de conducción superior a la de sus rivales más directos. Y en esto hay que incluir el confort de marcha por lo bien que filtran las suspensiones las irregularidades del asfalto.

Además, la dirección de buen tacto y precisión es un buen aliado y cuenta con dos niveles de firmeza (Sport y Normal) que pueden seleccionarse a voluntad, el sistema de tracción a las cuatro ruedas también nos ayuda en el caso de carreteras resbaladizas o condiciones meteorológicas adversas y los frenos cumplen con holgura.



CONTROLES ELECTRÓNICOS POCO CONVINCENTES

Menos entusiasmo sentimos por el funcionamiento de los sistemas electrónicos de ayuda a la conducción que Nissan denomina “Control activo de la calzada” (“lee” baches u ondulaciones de la carretera y ajusta el par motor o hace actuar los frenos) y “Control de trazada activo” (hace actuar los frenos de manera selectiva sobre Nissan Qashqailas ruedas para simular un diferencial autoblocante y disminuir el subviraje).

Supuestamente ambos intervienen de un modo sutil pero en zonas de curvas se percibe que “actúan cosas”, en general los frenos, cuando no hay la menor necesidad o aun estábamos lejísimos del límite de adherencia, o de una situación que pudiera suponer el menor peligro. Esto genera un cierto desconcierto y hasta incomodidad, por lo que en varias ocasiones hemos terminado por desconectarlos.

Globalmente no nos parecen una gran aportación, al menos en el estado de puesta a punto actual. Hay en el mercado muchos modelos con controles electrónicos de tracción y de estabilidad (ESP) que engloban algunas de estas funciones y que actúan de manera imperceptible o al menos cuando la situación de verdad lo requiere.



TODOCAMINOS PERO NO PARA EL CAMPO

Estar encuadrado en la categoría de todocaminos no implica que el Qashqai sea adecuado para andar por el campo. Y menos nuestra unidad con neumáticos de perfil bajísimo (solo 45) muy fáciles de pinchar en cuanto aparece una piedra en una pista de tierra. Tampoco hay una altura libre al suelo generosa, ni los bajos están protegidos. Como hemos comentado en otras ocasiones: el campo es para los todoterreno.Nissan Qashqai

El sistema 4x4 que Nissan denomina All Mode 4x4-i, funciona siempre en tracción delantera hasta que ese eje pierde motricidad y entonces conecta automáticamente el posterior con un reparto variable del par que puede llegar hasta el 50% a cada eje. El conductor puede elegir mediante un interruptor: llevar conectada solo la tracción delantera, que el sistema en modo automático decida cuándo y cuánta potencia pasa al eje posterior, o bloquear el sistema 4x4 con un reparto fijo de par al 50% entre los dos ejes siempre que se circule por debajo de 50 km/h. En el “menú” de la instrumentación hay una pantalla específica que permite ver cuánta potencia está pasando a cada eje o cuándo empieza a actuar el posterior.

Todo esto resulta muy útil en caso de carreteras de poca adherencia o cuando llueve. Y sobre todo, si se frecuentan zonas nevadas.



RIVALES

El Qashqai lucha contra muchos competidores. Incluso en la configuración de tracción integral donde la cantidad de rivales decrece, hay un buen número de ellos.

Partiendo de los precios básicos y sin tener en cuenta las versiones con acabados más ricos como es el caso de nuestro protagonista, el rival más económico es el Ssangyong Korando D 2.0T. Cuesta 21.700 € y tiene 149 cv, buenas cualidades dinámicas y amplitud de habitáculo y maletero. Ciertamente gasta másNissan Qashqai y es una marca poco difundida en España, pero el precio es de saldo.

El Suzuki S-Cross 1.6 DDiS acaba de llegar a nuestro mercado, tiene un buen precio, 23.595 €, 120 caballos y un gran dinamismo tanto de chasis como de prestaciones ayudado por una ligereza superior a la de sus rivales. Sin embargo no tiene ni la calidad de rodadura ni el confort del Nissan

Otro Suzuki, el Grand Vitara 1.9 DDiS de 129 cv vendría a continuación pero tiene una configuración mucho más inclinada al todo terreno puro y en consecuencia es más torpe en el asfalto y tampoco alcanza el grado de refinamiento y confort del Qashqai.

El Subaru XV 2.0 TD de 147 cv y el Renault Koleos dCi de 150 cv son también algo más baratos que el Nissan; gozando el primero de un buen dinamismo pero un maletero menos capaz y el segundo resulta menos ágil pese a las bondades de su motor.

Nissan Qashqai

Con precios equivalentes al de un Qashqai con el acabado Visia el menos equipado (26.650 €), encontramos a los rivales naturales del Nissan: Kia Sportage y Hyundai ix35 ambos con el mismo motor 2.0 CRDI de 136 cv y el Ford Kuga 2.0 TDCi de 140 cv. Muy completos los tres, con ventaja dinámica para el Ford, pero batidos por el Nissan en calidad de conducción/confort.

El Qashqai con acabado Tekna cuesta 31.950 € (32.450 € la versión que probamos con asientos de cuero y llantas de 19 pulgadas). Un precio similar al de un Land Rover Freelander TD4 2.2, un Peugeot 4008 1.8 HDI, o un Citroën C4 Aircross HDI todos con 150 cv.

Por encima se colocarían las versiones menos equipadas de un Audi Q3 2.0 TDI de 140 cv o el BMW X1 1.8d de 143 cv. Más equipado y también más caro, el Volkswagen Tiguan 2.0 TDI de 140 cv cerraría la lista con sus 35.060 €.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL NISSAN QASHQAI?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Nissan Qashqai dCI 130 cv All Mode 4x4-i Tekna, hemos tomado como referencia una mujer de 32 años casada, con 10 de antigüedad de carné, que vive en Haro (La Rioja), deja el coche en la calle y recorre hasta 14.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con franquicia de 250 €, es Verti con un precio de 267 € y con una calidad en la póliza de 7.88.



CONCLUSIÓN

Ha dado un gran paso adelante. Ahora se percibe como un coche de superior categoría a la que transmitía su antecesor. Incluso respecto a sus rivales destaca por una calidad de conducción y de rodadura, un confort y unos acabados mejores que los de casi todos ellos. Dinámicamente esta versión es rápida y consume poco gracias al óptimo turbodiesel 1.6 dCi de 130 cv. Además tiene una buena estabilidad, se conduce con facilidad y la tracción integral es muy eficaz.

El precio no es particularmente ajustado y menos esta versión con acabado Tekna que tiene una dotación de serie completísima tanto en elementos de confort como de sistemas de seguridad.



A favor

- Calidad percibida (Los acabados, el confort de marcha y la calidad de conducción nos sitúan ante un coche, casi de la categoría Premiun)

- Consumos contenidos (Muy meritorios para un coche que pesa más de tonelada y media, cuenta con tracción integral y tiene una carrocería alta y por lo tanto menos aerodinámica).

- Buenas prestaciones (Muy ágil, se coloca en buena posición respecto a sus rivales. Además “corre” de manera fácil y sin tener que exprimir la mecánica)

- Funcionamiento de la tracción 4x4 (Sin ser muy sofisticada resulta más completa que la de la mayoría de rivales).

En contra

- Solo kit de reparación de pinchazos (Cabe al menos una rueda de emergencia y debería llevarla)

- Funcionamiento de algunos controles electrónicos (No nos ha parecido que aporten nada novedoso y en ocasiones actúan a destiempo confundiendo al conductor)

- Detalles sueltos (La difusión del aire en el habitáculo, el “suave” mando de encendido de luces o la invisibilidad de algunos interruptores genera incomodidad)

Prueba y Redacción: Luis Villamil
Fotos: Alex Blanco
Mayo 2014

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar