Presentación MAZDA MX-5 2015

OBJETIVO CONSEGUIDO

La cuarta generación del Mazda MX-5 es uno de los coches más esperados de este año. Un éxito sin precedentes en los últimos 25 años ha elevado al pequeño Roadster de Mazda al carácter de coche icono y lo ha elevado a éxito de ventas entre los coches deportivos de dos plazas de todo el mundo. Todas las generaciones han destacado por transmitir muchas sensaciones a su conductor y sobre todo por no tener un precio desmesurado, veamos si esta generación continúa con esa tradición

 

Más pequeño y ligero (100 kilos) además de más eficiente que su predecesor, el nuevo MX-5 ha vuelto a sus raíces en un intento por ofrecer verdaderas emociones de coche ligero y deportivo para compradores cuyos bolsillos no sean lo suficientemente grandes para comprarse un Porsche Boxster.

El nuevo diseño es una interpretación más del lenguaje de diseño Kodo. Nada que ver estéticamente con anteriores interpretaciones del MX-5, los diseñadores de Mazda han trabajado duro para hacer el coche 10 mm más bajo, lo que redunda en su imagen más musculosa y “aplastada”. Los faros led afilados y la parrilla delantera tan abierta  le da un carácter más agresivo y serio que en las versiones anteriores. En la parte trasera, los pilotos traseros redondos le dan un toque muy diferente y llamativo cuando se ve desde atrás en la noche. Ya sea con el techo desplegado o escondido, la silueta destaca por su clásico y alargado “morro” y la visión desde atrás de las dos cabezas de sus pasajeros. Sentados en el interior se puede ver la parte superior de las puertas del mismo color que la carrocería exterior y para el mercado español todas las unidades independientemente de su acabado, van equipadas con lo último y más moderno en lo que a sistemas de información y entretenimiento (MZD Connect)  ha desarrollado Mazda. Toda la información se centraliza en su pantalla de estilo iPad de siete pulgadas controlada por un mando giratorio HMI en la consola central. El navegador es opcional en el acabado básico y de serie en el superior. El cuadro de mandos es sumamente atractivo y fácil de leer. Está dominado por un gran cuentavueltas central que está flanqueado por el velocímetro (derecha) y por los indicadores de combustible y temperatura del agua (izquierda). El maletero no es un apartado que tenga especial importancia en un vehículo de este tipo, pero para los que tengan interés en ello se ha ganado en anchura y profundidad con respecto al modelo saliente  y ahora cubica 130 litros, aunque es más pequeño de capacidad ya que anteriormente llegaba a los 150 litros. Hay dos tipos de asientos, los de serie y unos firmados por Recaro mucho más deportivos y atractivos que pueden llevar altavoces en los reposacabezas. Los ajustes son buenos en general y conviven acabados en piel con plásticos de mayor o menor calidad en función de su posición en el interior del coche.

Mazda MX-5

El techo es un pedazo de tela que se esconde manualmente detrás de conductor y pasajero. Se puede efectuar esta tarea en marcha, dependiendo de la habilidad y la fuerza de quién lo realice. Está disponible con mecánicas de gasolina de 1.5 y 2.0 litros conectadas a una caja de cambios de seis relaciones que envían la fuerza a las ruedas traseras. La versión más potente de dos litros va dotada de amortiguadores más firmes Bilstein y un diferencial de deslizamiento limitado. Con un peso que ronda la tonelada dependiendo de las especificaciones, es solo 50 kilos más pesado que el primero de la saga, el primer MX-5 de hace 25 años. El peso ajustado implica que el rendimiento es siempre bueno independientemente del motor que se elija y en la práctica sí es. Se ha rediseñado el motor 1.5 para que sea más dulce de funcionamiento y para que ascienda con alegría hasta las 7.500 rpm. En cualquier caso para extraer todo su potencial y diversión, hay que jugar a menudo con las seis velocidades y tratar de mantener el motor en su punto óptimo de funcionamiento, lo que no resulta difícil y si muy divertido.

La suspensión es más burguesa de lo esperado lo que aumenta la inclinación en las curvas pero mejora el confort cuando se toman las cosas con calma, en general tiene un comportamiento excelente y un chasis muy bien afinado y convincente. La dirección es directa y precisa y la rechoncha palanca de cambios es muy agradable de manejar. Se ofrece con dos motorizaciones atmosféricas 1.5i Skyactiv y 2.0 Skyactiv-G. Con la mecánica de 1.5 litros y 131 caballos es más dócil y apta para todos los públicos mientras el dos litros de 160 caballos resulta un poco más exigente. No necesita ir tan revolucionado como el 1.5 y es un poco más pesado (25 kilos) en el frontal, además añade un diferencial de deslizamiento limitado que ayuda a mejorar la tracción a la hora de afrontar curvas en conducción deportiva. El 2.0 cuenta también con frenos más grandes y los citados amortiguadores Bilstein que reducen el balanceo. Con todo ello el MX-5 2.0 recuerda vagamente lo que sería un pequeño Porsche Boxter, pero solo vagamente. Es un poco más caro que el modelo pequeño pero ambas versiones aportan su estilo de conducción a su manera y resultan igualmente divertidos de conducir. El motor 1.5 va calzado con neumáticos de 16 pulgadas (195/60/16) mientras que el 2.0 utiliza llantas de 17 (205/45/17).

Mazda MX-5

Si estás esperando a que lancen una versión más potente con turbo o una versión diesel más eficiente los ingenieros de Mazda no tienen previsto nada parecido, al menos en un futuro cercano.

Se suministra con dos acabados, Style y Luxury. Ya desde la versión más básica incluye las luces led delanteras, llantas de aleación, aire acondicionado, MZD Connect y botón de arranque. Disponible en siete colores de carrocería: Soul Red metallic, Ceramic Metallic, Artic White, Crystal White Pearl, Blue Reflex, Meteor Grey y Jet Black.

Ya a la venta desde 25.000 euros, tiene una campaña de lanzamiento que descuenta 2.000 euros. Mazda tiene pensado vender en España 250 unidades por año y la previsión es que se venderán más unidades del motor 1.5 (60%) que el más grande de 2.0 (40%). El MX-5 nunca fue un error en ninguna de sus versiones anteriores desde su lanzamiento en 1989. Siempre unido a la fórmula probada de techo retráctil, precio asequible y gastos de funcionamiento razonables (robustez mecánica) unidos a un peso ligero, propulsión trasera y diversión al volante, le hace tener pocos rivales directos. Lo más parecido en sensaciones similares, Lotus Elise, es mucho más caro de comprar mientras que los descapotables tradicionales no son tan divertidos de conducir. El precio parecido del Toyota GT86 también promete diversión pero no está disponible como descapotable. En su cuarta generación, el MX-5 no muestra signos de perder la magia que le ha ayudado a vender cerca de un millón de unidades en toda su historia comercial por lo que, una vez más, lo han vuelto a conseguir.

Mazda MX-5

Prueba y Redacción: Miguel A. Corcuera
Fotos: Mazda
Septiembre 2015

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar