Macbor Johnny Be Good 125 2019

UNA CAFÉ RACER PARA TODOS

Macbor continúa introduciendo miembros en su gama Classic de motos inspiradas en los años 60 y 70 con un nuevo producto, esta vez de estilo deportivo o café racer como dicen los puristas.

 

La nueva Johnny Be Good es una moto sencilla, pero muy bien realizada, cuyo objetivo es satisfacer a los jóvenes motoristas principiantes con alma de carreras y también a los veteranos nostálgicos amantes de las sport clásicas. Luce una presentación impecable, como es norma en la firma española, impregnada de una fuerte personalidad y con muchos y buenos detalles que la diferencian de sus competidoras. 

Aunque su diseño evoca a los años 60, técnicamente lo combina con una mecánica actual y contrastada que ya conocemos, pues la hemos probado en su hermana campera la Eight Mile 125. A modo de recordatorio, su propulsor es un monocilíndrico de cuatro tiempos con unas medidas internas cuadradas (54x54), que cubica 124 cc, está refrigerado por aire, lleva dos válvulas en V y ofrece un rendimiento de 9,5 caballos a 8.000 rpm con una respuesta satisfactoria desde medio régimen. El embrague es multidisco, bañado en aceite y va asociado a un cambio de 5 velocidades.

En cuanto a su parte ciclo no hay grandes novedades; el bastidor es de tubo de acero, el asiento está situado muy bajito, a solo 780 milímetros del suelo, y en orden de marcha pesa 140,5 kilos, una cifra bastante contenida. Viene con caballete central, pata de cabra, frenos de disco en los dos ejes con frenada combinada y toda la iluminación es por led. Una nota a destacar en este modelo es la incorporación en la suspensión delantera de una robusta horquilla invertida de 37 milímetros de diámetro de barras y una pareja de amortiguadores traseros de mucha calidad con depósito de gas separado. Las llantas son de 17 pulgadas en los dos ejes, refrendando su carácter deportivo.

Macbor Johnny Be Good 125 2019

A sus formas y decoración hay que darles un diez. La silueta de la moto es de café racer auténtica, larga y bajita, con el depósito abombado en la parte superior y recto en la inferior, que se une al asiento de plaza y media tapizado en negro con costuras transversales y terminado en forma de colín. El tapón del depósito no va centrado y se encuentra ligeramente desplazado hacia la derecha, lleva la tapa cromada y el cierre de bisagra con bayoneta, al más puro estilo “vintage”. Toda la moto está pintada en color negro brillante con fileteados y serigrafía dorados, lo que recuerda muchísimo a la mítica decoración de los famosos Lotus John Player Special de Formula 1 de los años 80 pilotados por mi ídolo Ayrton Senna. El escape sale por el lado derecho y termina en un silencioso de acero inoxidable con forma de megáfono con contracono. Además, el colector, hasta su unión con el silencioso, viene forrado con tela de amianto ignifuga para mantener la temperatura del escape como en las motos de carreras de antaño.

Un paseo por el parque de Montjuic

El lugar elegido por los hombres de Macbor para nuestra toma de contacto no ha podido ser más acertado: en la Ciudad Condal, en el legendario trazado del Parque de Montjuic donde se celebraron desde 1955 hasta 1986 las famosas 24 Horas. Un servidor tuvo el placer y el honor de participar en la edición de 1983, sin duda la carrera más bonita y peligrosa de mi vida. Al final de las 24 horas terminamos terceros de los españoles y cuartos de la general, después de completar 669 vueltas al circuito y sufrir diferentes problemas técnicos en nuestra Bimota SB3 con preparación Yosimura, típicos de resistencia durante la noche. Todavía guardo los papeles de esa carrera que se celebró un fin de semana del 2 y 3 de Julio, que nunca olvidaré.

Macbor Johnny Be Good 125 2019

Me encantó volver a recordar al manillar de esta Johnny Be Good el trazado del circuito del parque, la recta del estadio en la parte de arriba, la frenada del ángulo de Miramar, luego la bajada hacia el viraje de derechas de la Rosaleda, muy cerrado, después la Font del Gat, Teatro Griego, Vías y la esquina de Guardia Urbana que da acceso a la recta del Palacio. Al final viene la subida con el primer viraje de izquierdas y luego de derechas, Pérgola y contra Pérgola, Pueblo Español, San Jorge, todo esto es una zona bastante rápida de subida que cuando termina vuelves a aparecer en la recta del estadio... ¡Qué tiempos aquellos!

La Johnny Be Good tiene una postura sport pero no es radical, con los semimanillares abiertos y el triángulo formado entre manillar asiento y estriberas no cansa. En cuanto a prestaciones, 9,5 caballos dan para lo que dan, pero sin duda el conjunto es homogéneo y está equilibrado, con un comportamiento más que correcto gracias a sus buenas suspensiones, suave funcionamiento del motor y frenos que responden bien. Es una moto ideal para iniciarse que cumple con creces los objetivos perseguidos: ser una perfecta ciudadana que vale también para hacer excursiones de fin de semana, con una estética sport-retro y una calidad de ejecución muy bien lograda. Y todo a un precio más que razonable, 2.699 euros puesta en la calle.

Macbor Johnny Be Good 125 2019

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Macbor
Julio 2019

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar