Presentación KTM 790 Adventure / Adventure R 2019

VIAJERA, AVENTURERA Y EQUILIBRADA

KTM parte del motor de la 790 Duke y lanza una trail viajera de media cilindrada que se desdobla con una versión R para potenciar sus posibilidades fuera del asfalto.

 

Está claro que el segmento de las grandes trail tiene un atractivo especial para el gran público y evidentemente también para las marcas. Son motos ideales para viajar con pasajero y equipaje, ofrecen confort, buena protección, altas prestaciones, son divertidas en carreteras viradas y permiten escaparse ocasionalmente fuera del asfalto. Sin embargo, su “elefantiásico” tamaño resulta para muchos un escoyo difícil de salvar y, si nos movemos por ciudad, resultan demasiado altas, pesadas, grandes e incómodas de maniobrar. Las marcas, conscientes de ello, están lanzando modelos medios más manejables, más fáciles de utilizar y más asequibles para la gran mayoría, al mismo tiempo que no quieren perder ni su estampa, ni sus habilidades viajeras y aventureras.

Las nuevas 790

Las KTM 790 Adventure y Adventure R cuestan 12.399 y 13.299 euros respectivamente y ambas comparten la misma base técnica. El motor es el conocido LC8 que ya monta la 790 Duke de 799 cc, bicilíndrico paralelo, con las bielas desfasadas 75º, convenientemente revisado y adaptado para las nuevas labores que tendrá que afrontar. En esta versión rinde 95 caballos a 8.000 rpm y 88 Nm de par a 6.600 rpm.

KTM 790 Adventure R 2019

¿Por qué los ingenieros de KTM han abandonado su tradicional configuración de motor en V y han apostado por esta configuración twin paralela? Su respuesta ha sido que querían un propulsor lo más compacto, pequeño y ligero posible, con las masas muy centradas para que el resto de la moto continuara en esa línea. Así han logrado un conjunto con una distancia entre ejes de 1.509 milímetros y 189 kilos en seco, con el asiento a una altura bastante contenida, solo 830 milímetros (tiene otra posición que lo puede elevar hasta 850 mm).

Lo más destacable del diseño de la parte ciclo es la calidad de sus componentes. Los frenos y suspensiones son de primer orden, las llantas son de radios: la delantera de 21 pulgadas y la trasera de 18”, lo que denota su talante campero. También es novedosa la ubicación del depósito de combustible de 20 litros; la boca de llenado se encuentra en el lugar habitual pero el volumen principal está en la parte baja de la moto, abrazando al motor a la altura de los cárteres. En teoría representa bastantes ventajas por la ubicación del centro de gravedad y estrecha mucho la moto a nivel del asiento en su unión con el depósito. En ese punto parece casi una moto de enduro, con lo que transmite una enorme sensación de ligereza y manejabilidad, aunque a nivel estético, en mi humilde opinión, es bastante discutible.

La electrónica también se ha cuidado mucho, incorpora la plataforma Bosch inercial que identifica la posición instantánea de la moto y actúa sobre todas las ayudas de conducción, modos de motor, control de tracción y ABS

KTM 790 Adventure 2019

Este último puede actuar en curva, permitiendo al piloto frenar a fondo en plena curva. El sistema ajusta la presión en función del ángulo de inclinación de la motocicleta para conseguir la frenada más eficaz posible. El ABS se puede desconectar o elegir el modo ABS Off-road, que actúa de forma parcial, desconecta la rueda trasera para poder derrapar la moto en tierra, pero deja el ABS delantero de forma menos intrusiva.

Opcionalmente se puede pedir el cambio de marchas con quickshifther (cambio semiautomático, 395 €) -lo que recomiendo absolutamente-, el control de velocidad de crucero (247 €) y el Rally Pack (197 €), que también lo recomiendo para rodar fuera del asfalto. Este incluye 9 niveles de control de tracción que pueden regularse en marcha con un pulsador en la piña izquierda del manillar y diferentes configuraciones de respuesta del mando del acelerador (puede ser más o menos directo). También está disponible el sistema My Ride para vincular la moto a tú teléfono móvil y poder utilizar sus aplicaciones (música, contestador de llamadas, navegador, etc.)

La instrumentación la compone un display TFT con pantalla en color de 5 pulgadas que se maneja también desde un mando multifunción en el manillar. Dispone de toda la información necesaria y permite navegar por diferentes menús para realizar los ajustes de los sistemas de ayuda a la conducción que tenemos disponibles. La pantalla se ve muy bien incluso en días de mucho sol, pero para los usuarios que han pasado la edad de los 50, con tanta información disponible, algunos números resultan un poco pequeños.

KTM 790 Adventure R 2019

La versión Adventure R es prácticamente igual a la normal, salvo las suspensiones y las ruedas que podemos elegir con cubiertas de enduro. En ambos ejes crece el recorrido efectivo de las suspensiones, pasa de 200 milímetros a 240 milímetros. Además, la horquilla delantera en la R es una WP Xplor de 48milímetros de diámetro más robusta y regulable en todos sus parámetros (WP de 43 mm sin regulaciones en la normal). También incorpora el Rally Pack de serie (opcional en la normal) y solo se vende en color blanco/naranja. Al ser más largas las suspensiones la moto crece un poco, es algo más larga entre ejes (1.528 mm). El asiento se encuentra a 880 milímetros del suelo y no se puede regular, pero sí cambiar por otro un poco más bajo.

Un paseo por la Sierra del Garraf

El Parque Natural de la Sierra del Garraf (Barcelona) fue nuestro escenario de acción. Realizamos varios bucles por sus estrechas, reviradas y poco transitadas carreteras con un recorrido bastante amplio por pistas y rutas forestales, donde pudimos evaluar fuera del asfalto las aptitudes camperas de las nuevas Adventure.

Su comportamiento me ha convencido en los dos modelos, con diferentes connotaciones. Como cabe esperar, la R es mucho más campera y está mejor equipada para grandes viajes de aventura; la normal es más bajita, más cómoda, polivalente y manejable, pero tampoco va nada mal fuera del asfalto.

KTM 790 Adventure 2019

A sus mandos casi parecen las 450 de enduro, debido a la estrechez del conjunto asiento/depósito, y en marcha se manejan con la facilidad del pensamiento. El motor es consistente desde medio régimen con una estirada progresiva y constante, no echamos de menos más potencia y está bien asistido por las diferentes ayudas electrónicas a la conducción que hacen su trabajo de maravilla, tanto fuera como dentro del asfalto.

Evidentemente los 150 kilómetros de ruta que realizamos se han quedado cortos, me han sabido a poco, pero me he podido hacer una idea bastante clara de las aptitudes y diferentes personalidades de estas dos aventureras. KTM ha apostado por una moto trail equilibrada, de tamaño contenido, potente pero sin intimidar, con unos avances técnicos que divierten a pilotos experimentados y facilitan la conducción a pilotos noveles. Entre los dos modelos se adaptan a muchas tallas y diferentes tipos de utilizaciones y de pilotos. Creo que KTM con sus 790 Adventure y Adventure R, ha colocado dos flechas en el centro mismo de la diana.

KTM 790 Adventure 2019

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: KTM
Abril 2019

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar