Prueba JEEP RENEGADE
2.0 Multijet 140 cv 4x4 Limited

EXPLORANDO NUEVOS TERRITORIOS

Nuevo en la materia. Jeep comercializa por primera vez un todocaminos pequeño y adaptado a los gustos de los conductores europeos. Y lo hace sin perder identidad de marca. Porque tanto la estética como el sistema de transmisión 4x4 “incitan” a posicionarlo como vehículo de campo. Sin embargo en ciudad y en carretera también cumple con buena nota

  

MADE IN ITALY

De la mano ahora de Fiat, la marca Jeep parece tomar nuevo impulso en el mercado europeo. Un buen ejemplo es este Renegade, un todocaminos pequeño realizado compartiendo elementos con el Fiat 500L y fabricado en Italia. Nunca antes la marca americana había tenido en su catálogo un modelo de estas características, pero han conseguido preservar el espíritu Jeep tanto en el apartado estético como en unas aptitudes para andar por el campo superiores a las de la mayoría de todocaminos del segmento pequeño al que pertenece.

Respecto a la estética, su silueta es extremadamente cuadrada y tiene un frontal muy vertical donde la parrilla con barras horizontales típica de la marca le aporta una identidad inconfundible. Podrá gustar más o menos, pero tiene personalidad y ese punto de rudeza que tanto gusta a los que amantes de este tipo de automóviles.



HABITÁCULO CON PERSONALIDAD Y CONTRASTES

Nos ha sorprendido el habitáculo del Renegade. Porque combina un diseño agradable, con unos acabados bien resueltos que transmiten sensación de solidez. Respecto a los materiales de los recubrimientos, el salpicadero es de plástico blando y todos los demás son duros y de aspecto más pobre pero bien ajustados y fijados.

Algunos detalles nos han gustado mucho porque enlazan con la tradición de la marca y con un cierto toque de buen gusto. Por ejemplo: el agarramanos del salpicadero delante de la plaza del copiloto, el dibujo de un todoterreno camuflado en el marco del parabrisas delantero, la zona roja del cuentarrevoluciones (marrón para la ocasión) simulando una marcha de barro, o el práctico enchufe de 230 voltios (incluida en el Pack opcional Function de 456 €).

Jeep Renegade

Otros despiertan menos entusiasmo. Como los parasoles que en su posición lateral quedan muy avanzados y no tienen posibilidades de extensión como en otros modelos, las palancas situadas detrás del volante (luces/intermitentes y limpiaparabrisas) aprovechadas de otros modelos del grupo Fiat y que quedan muy alejadas del mismo, unos huecos para dejar cosas en las puertas muy pequeños,  y los gruesos, adelantados y verticales marcos del parabrisas delantero que restan visibilidad.

En contrapartida nos ha sorprendido muy favorablemente la buena insonorización del habitáculo. Tanto que viajando, el motor pasa desapercibido y el ruido de la rodadura también. En estas circunstancias solo la aerodinámica genera alguna sonoridad derivada de las formas de la carrocería poco favorables a este apartado.



HABITABILIDAD BUENA PARA SU TAMAÑO

Respecto a la habitabilidad, en el Renegade viajan cómodos sólo cuatro adultos porque en un coche de este tamaño no es posible esperar mucho espacio a lo ancho. Sin embargo el sitio para las piernas en las plazas traseras es correcto y la verticalidad de las ventanillas laterales mejora la sensación subjetiva de espacio. En cualquier caso, tres atrás se pueden alojar sí no son muy corpulentos y además ayuda una plaza central muy utilizable porque el túnel de transmisión es muy bajo y el mullido de la misma sólo es un poco más firme que el de las dos laterales. En cualquier caso, lo menos cómodo es la banqueta por su posición demasiado horizontal, lo que la hace parecer aún más corta de lo que es.

Jeep Renegade

En las plazas delanteras también lo peor es la banqueta y en este caso porque apenas recoge el cuerpo en las curvas. El respaldo es mejor y eso que nuestro unidad montaba la tapicería de cuero (opción de 1.037 €) que siempre resbala más que una convencional de tela. De todos modos la postura de conducción, algo erguida, se consigue con facilidad y el conductor podrá disfrutar de una instrumentación completísima. En primera visión tiene lo habitual (velocímetro, cuentarrevoluciones, temperatura de motor y nivel de combustible) pero entrando en los menús del ordenador se puede acceder a la temperatura de aceite, al voltímetro, a la presión de las ruedas, etc.



MALETERO BIEN RESUELTO

El maletero, de 351 litros de capacidad, es correcto sin más, pero parece más grande por las formas muy cuadradas y aprovechables que tiene. En el suelo hay una bandeja que se puede colocar a dos alturas. Y en la posición superior deja un suelo completamente plano en el caso de que decidamos plegar los respaldos del asiento posterior en la habitual proporción 60/40.

Debajo de la bandeja, y aunque hay sitio, no encontramos rueda de repuesto, sustituida por un kit de reparación de pinchazos mucho menos practico pero más económico (para el fabricante).



MOTOR PODEROSO. Y EL CAMBIO LE SECUNDA.

El motor turbodiésel de 2.0 litros y 140 cv que probamos se sitúa en el ecuador de la gama Renegade entre la mecánicas alimentadas por ese tipo de combustible. Por encima hay una versión de este mismo propulsor con 170 cv y por debajo un 1.6 litros de 120 cv disponible exclusivamente con tracción delantera.

Jeep Renegade

Una mecánica de muy buen rendimiento y que se adapta a la perfección a las características de un coche de este tipo. Y lo decimos porque a unas sorprendentes 1.200 revoluciones ya empieza a empujar y con contundencia. Además la respuesta al acelerador es siempre inmediata independientemente del régimen de giro al que esté funcionando el motor. A partir de 3.500 revoluciones el rendimiento decae algo, sin embargo, es posible estirarlo hasta 4.500 en caso de apuro, aunque en términos de prestaciones será más interesante cambiar antes para aprovechar el mucho par disponible en la zona baja de revoluciones.

A su vez, el cambio de seis marchas le secunda a la perfección, porque tiene una sexta marcha bien ajustada para viajar con desahogo por terrenos despejados, y unas primeras relaciones cortas que le aportan la respuesta necesaria en los trazados de montaña o a la hora de abandonar el asfalto y adentrarnos en el campo. La palanca con un pomo redondo y grande, tiene un manejo algo duro pero con recorridos cortos y precisos.



PRESTACIONES Y CONSUMOS

La brillantez de la mecánica, tanto del motor como del cambio, proporciona unas buenas prestaciones. De hecho, se siente como un coche ágil tanto acelerando como recuperando. En el primer caso los 9,5 segundos que tarda en alcanzar los 100 km/h desde parado son una buena cifra para un coche que supera los 1.500 kg. Y recuperando muestra tanta contundencia que en la práctica nos llevara a tener que usar muy poco el cambio de marchas.

En el apartado del consumo no es posible esperar grandes alardes en un coche de este peso y con esta aerodinámica. De ahí que bajar de los 7 litros sea una tarea casi imposible. Lo normal viajando por zonas despejadas será mantenerse entre esa cifra y los 8 litros. Pero es sensible al tipo de uso y se irá acercando a los 10 litros a medida que le impongamos un ritmo más alto tanto en autopista como en carreteras de montaña.

Jeep Renegade

En ciudad es posible quedarse en los 8 litros o incluso bajarlos con la ayuda del sistema Stop/Start. Un sistema que nos ha parecido algo lento en la re-arrancada porque obliga a accionar el pedal del embarque hasta el fondo para que inicie el proceso. Además corta la corriente en los “enchufes” (de 12 y 230 voltios) cada vez que necesita arrancar, lo que no es ni cómodo ni bueno para muchos dispositivos. No obstante hay un interruptor que permite desconectarlo.



COMPORTAMIENTO FIRME Y SANO

Las suspensiones de este Jeep son firmes sin llegar a resultar incómodas. Una firmeza que le garantiza un buen comportamiento en cualquier tipo de carretera y que transmite al conductor mucha confianza. La dirección, a pesar de tener asistencia eléctrica, también pone su grano de arena en este apartado porque tiene una buena precisión y se maneja con agrado. Ciertamente en las zonas de curvas y en los cambios bruscos de dirección se deja sentir la inercia de una carrocería más alta respecto a un coche convencional. Pero se controla con facilidad porque los balanceos de la carrocería son mínimos y solo en el caso de exagerar será el eje delantero el encargado de perder adherencia de una manera muy progresiva. En estas circunstancias, hemos encontrado que el control electrónico de tracción actúa algo pronto, y que desconectándolo, el comportamiento del Renegade en asfalto con buena adherencia, sigue siendo muy sano. Merito de la eficaz transmisión 4x4 que monta.

Por su parte el sistema de frenos es correcto en lo que respecta a las deceleraciones y a la resistencia al uso intensivo, con un pedal de tacto muy inmediato y firme, al que hay que habituarse. No obstante en las frenadas muy fuertes (tipo de emergencia) el eje trasero se eleva en exceso y el coche tiende a “serpentear”. Una particularidad que el ABS se encarga de controlar pero que le resta eficacia.



TODOCAMINOS DE VERDAD

En contra de la tendencia del mercado y en consecuencia de la mayoría de rivales, este Renegade permite abandonar el asfalto y adentrarse en el campo con unas ciertas posibilidades de éxito.

El mayor hándicap que tiene a la hora de circular por el campo son los neumáticos 215/60R17 con “dibujo” exclusivamente de asfalto. Pero la altura al suelo (20 cm, tres más que los correspondientes a la versión de tracción delantera), el poderío de la mecánica a bajas revoluciones, el sistema de tracción 4x4 con posibilidad de bloqueo de par al 50% entre los dos ejes y los programas electrónicos seleccionables (Select Terrain), le aportan un plus respecto a casi todos los rivales y lo entronca con lo que uno espera de un Jeep.

Jeep Renegade

Respecto a los programas electrónicos del sistema “Select Terrain” se pueden seleccionar las siguientes funciones: Auto, Snow, Sand y Mund. Corresponden a: automático, nieve, arena, y barro. Regula la respuesta del motor al acelerador (más o menos activa), la gestión del sistema 4x4 y el nivel de intervención del control electrónico de tracción. En contraste sorprende la ausencia de un control de descenso de pendientes, elemento más fácil de encontrar en algunos rivales.

En resumen, un conjunto de cosas que le sitúan un peldaño por encima de los rivales y que permiten que el calificativo de todocamino no sea solo para encuadrarlo en esa categoría si no que es realmente una de las cualidades del modelo.



RIVALES

Sí nos conformamos con menos caballos pero manteniendo siempre la transmisión a las cuatro ruedas, al Renegade le salen unos cuantos rivales de precio algo más económico.

Es el caso de: Dacia Duster de 110 cv, Mitsubishi ASX de 116 cv, Skoda Yeti de 110 cv y Suzuki S-Cross de 120 cv.

El Opel Mokka tiene 136 cv y también es algo más económico aunque menos campero. Lo contrario que el Suzuki Grand Vitara de 129 cv, un todoterreno en toda regla (tiene reductora), imbatible en el campo, pero mucho menos refinado a la hora de circular sobre asfalto.

Jeep Renegade

Un refinamiento del que si pueden presumir el Citroën C4 Aircross de solo 114 cv y el Peugeot 4008 Crossway que se va a los 150 cv. Ambos superan los 26.970 € que cuesta el Renegade con el acabado Limited que probamos (25.435 € con el acabado más económico Longitude).



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL JEEP RENEGADE?

En nuestro comparador de seguros, a la fecha que se ha realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Jeep Renegade 2.0 Multijet 140 cv 4x4 Limited, tomando como referencia un hombre de 38 años casado, con 16 de antigüedad de carné, que vive en Plasencia, deja el coche en la calle y recorre hasta 17.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Génesis con un precio de 509 € y con una calidad en la póliza de 8.77.



CONCLUSIÓN

Han dado en la diana. El Renegade es un buen todocaminos de los de verdad, de los que permiten aventurarse en el campo con un mínimo de garantías. Y además, sea en ciudad o en carretera se desenvuelve con tanta agilidad como agrado de uso, fruto de una buena mecánica a la que es muy fácil sacar partido por la inmediatez con la que responde al acelerador. Y la estética gustara más o menos pero es inequívocamente un Jeep. Lo mismo que algunos detalles del habitáculo. En el “debe” habría que poner el consumo. Al menos cuando influye la aerodinámica que es en carretera.

Jeep Renegade



A favor

- Es un Jeep (Fiel a su ADN en estética, detalles del habitáculo y uso fuera del asfalto para ser un todocaminos pequeño).

- Transmisión 4x4 (Eficaz dentro de una cierta sencillez. Y con programas electrónicos de ayuda seleccionables para circular por el campo).

- Prestaciones (el motor es potente e inmediato en la respuesta al acelerador. Como el cambio está bien ajustado, el conjunto resulta muy agradable y la agilidad de marcha es notable).

En contra

- Consumo en carretera (la aerodinámica es un hándicap y viajando se nota. Difícil bajar de los 8 litros).

- Sistema Stop/Start lento (No re-arrancar hasta que el pedal del embrague se ha accionado a fondo y en consecuencia resulta lento).

- Detalles poco “funcionales” (los parasoles no protegen de la entrada del sol por el lateral. Y las palancas detrás del volante quedan muy alejadas del mismo).

Prueba y Redacción: Luís Villamil
Fotos: Alex Blanco
Febrero 2015

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar