Prueba JEEP CHEROKEE
2.0 Diesel 4x2 Limited

EUROPEIZADO

El nuevo Cherokee es más europeo que nunca. Su dinamismo, comportamiento y calidad global le permiten competir con renovados argumentos en el exigente mercado del viejo continente. Esta versión de tracción delantera y 140 cv es la de acceso a la gama y se posiciona en el segmento de los todocaminos básicos sin las menores pretensiones campestres

  

LO EXTRAVAGANTE Y LO CONVENCIONAL

Muchas son las ocasiones en las que se comenta la difícil adaptación de los coches de ascendencia americana al mercado europeo. Sin embargo Jeep, ahora en manos del Grupo Fiat, nos sorprende con un nuevo Cherokee Jeep Cherokeecon muchas cualidades de las que gustan a los conductores europeos.

Entre ellas, quizás, no esté la arriesgada estética de su frontal, que el propio consejero delegado de la marca a nivel mundial, Michael Manley, reconoce que no gusta al 40% de los posibles compradores. Es la consecuencia, entre otras cosas, de la extravagancia de ubicar las luces principales “disimuladas” y posicionadas entre una franja superior donde se alojan intermitentes y luces de posición, y los antinieblas de la zona inferior. 

También las llantas cromadas de la unidad probada responden a un gusto muy americano, pero el resto de soluciones estéticas de la carrocería resultan convencionales y no genera debates. Es más, tiene muchos trazos que transmiten la robustez que siempre se le atribuye a un auténtico todoterreno pero combinados con la elegancia y refinamiento que se le exige a un todocamino de este nivel.



ACABADOS Y DISEÑO DE BUEN NIVEL

El habitáculo nos ha sorprendido muy favorablemente. Tanto en acabados como en diseño se ha dado un gran salto Jeep Cherokeeadelante respecto a las generaciones precedentes del modelo y ahora son parangonables a las de los rivales más cualificados al respecto. El salpicadero de plástico blando, los ajustes entre piezas, el tacto de mandos y recubrimientos y un diseño elaborado que no compromete la practicidad refuerzan esta apreciación.

Hay tres tomas de corriente de 12 voltios (una de ellas en el maletero) y una de 230 voltios en las plazas posteriores. Y también huecos variados para dejar cosas, aunque los cuatro de las puertas privilegian en exceso la colocacion de botellas. En cambio falta la bolsa posterior en el asiento del acompañante que sí la tiene la del conductor.



ESTUPENDA HABITABILIDAD

Una cualidad destacadísima del habitáculo es la generosa habitabilidad. En particular a lo largo, donde hay muchísimo espacio para las piernas. Hasta el punto de ser capaz de alojar a dos personas altas (una delante y otra detrás) sinJeep Cherokee apreturas. A lo ancho el espacio también es generoso pero el diseño del asiento trasero prioriza la comodidad de las dos posiciones laterales y no facilita el alojamiento confortable de un 5º pasajero. Este asiento trasero está sobreelevado con respecto a los delanteros, lo que aumenta la visibilidad y la sensación de amplitud de los ocupantes de esas plazas; y se puede regular en cuatro posiciones la inclinación de los respaldos, divididos como la banqueta, en dos partes asimétricas 60/40. También cuenta con descansabrazos central y se puede desplazar longitudinalmente. En el caso de hacer uso de esta función la plaza central vuelve a ser la gran perjudicada puesto que la consola central se prolonga mucho hacia atrás y llega a tocar con el asiento cuando este está en la posición más adelantada, lo que imposibilita su utilización.



PLAZAS DELANTERAS

Las dos plazas delanteras también se benefician de las generosas medidas del habitáculo. Cuentan con dos asientos amplios pero en los que echamos de menos una mayor sujeción lateral. Una carencia que se agrava cuando la tapicería, como es el caso, es de cuero.

Por su parte el puesto de conducciónJeep Cherokee tiene un volante con poca regulación de altura (no baja lo suficiente) y no se puede colocar todo lo vertical que nos gustaría. Y el descansabrazos central integrado en la consola molesta al cambiar de marcha, en particular si utilizamos la posición más baja del asiento. Se arregla llevándolo levantado pero merecía una solución menos “artificial”.

De la instrumentación destacaríamos la gran cantidad de informaciones a las que se puede acceder a través de menús manejables desde los interruptores del volante (voltímetro, temperatura de aceite, etc.). Y también la precisión de un velocímetro prácticamente exacto (rara avis) que como el cuentarrevoluciones es analógico. Por el contrario el nivel de combustible y la temperatura del motor tienen formato digital y resultan un poco menos claros. También es práctica y fácil de manejar la gran pantalla táctil de la consola central pese a la gran cantidad de funciones que engloba.



MALETERO DE PEQUEÑO A GRANDE

La capacidad mínima del maletero, 412 litros, es pobre para el tamaño del coche (el de un Volkswagen Tiguan, que es 20 cm más pequeño de largo, tiene 470 litros). Sin embargo la posibilidad de desplazar el asiento posterior hacia delante, que ya hemos comentado, irá haciéndolo más grande hasta unos Jeep Cherokeehonestos y más razonables 500 litros.

Unos litros que pueden crecer de forma significativa si utilizamos el enorme hueco destinado a la rueda de repuesto y en donde lamentablemente solo encontraremos un pequeño kit de reparación de pinchazos.

Donde no se gana tanto espacio como suele ser habitual en este tipo de carrocerías, es quitando la cortinilla cubrequipajes y cargando hasta el techo. Al menos en la posición más retrasada del asiento, porque la inclinación de la luneta posterior y los voluminosos marcos interiores del portón trasero “roban” mucho espacio. 

Por último, la ya muy extendida posibilidad de plegar el asiento en dos partes asimétricas 60/40 le aporta el toque de modularidad correspondiente.



MOTOR Y PRESTACIONES LUCHAN CON EL PESO

Mecánicamente esta versión de acceso a la gama monta un turbodiesel de 2.0 litros de origen Fiat que entrega 140 caballos. Un motor de buen funcionamiento que ya antes de las 2.000 revoluciones da muestras de poderíoJeep Cherokee y que no cesa en el empuje hasta casi las 4.500 vueltas donde la gráfica del tacómetro comienza a indicar la zona roja.

Estos caballos deberían ser suficientes para conseguir unas prestaciones ágiles, pero el Cherokee no es un vehículo ligero, pesa casi 1.900 kg en condiciones de marcha, y eso entraña cambios de ritmo más pausados. Aun así consigue una movilidad honesta y la aceleración desde parado a 100 km/h en 10,9 segundos es un buen logro. Las recuperaciones también están en esa línea de corrección pero no de vivacidad. En consecuencia se desenvuelve mejor por trazados algo despejados a velocidades más sostenidas que en carreteras de montaña donde las aceleraciones y las retenciones se suceden con frecuencia.



CONSUMOS MUY CONTENIDOS

Una gran sorpresa nos hemos llevado con los consumos. Porque nos ha gastado mucho menos combustible de lo que era lógico esperarse de un coche con semejante envergadura, peso y aerodinámica. En uso reposado y por carreterasJeep Cherokee despejadas el ordenador de a bordo muestra unos 6 litros realmente sorprendentes. Pero sorprende más aun que a ritmos vivos y por zonas complicadas el mismo ordenador solo indique 8 litros. En el transcurso de la prueba completa donde se suman todos los tipos de utilización, ciudad incluida, se ha conformado con 7 litros, un dato magnífico.

Mencionar que tiene sistema Stop/Start lo que siempre ayuda a rebajar los consumos en ciudad. Pero lo hemos encontrado lento en la re-arrancada puesto que no inicia el proceso hasta instantes después de haber accionado el pedal del embrague a fondo; y también le falta algo de refinamiento al transmitir vibraciones al habitáculo superiores a las de muchos competidores.



COMPORTAMIENTO, TACTOS Y CONFORT

El peso es siempre un hándicap para el comportamiento. Sin embargo las suspensiones de este Jeep consiguen obrar milagros. Son  firmes y las traseras, independientes, recurren a una sofisticada estructura multibrazo. El resultado es una estabilidad muy sana, con movimientos contenidos de la carrocería y donde solo cuando se exagera el ritmo a la entrada de las curvas aparece una marcada tendencia subviradora (irse de morro). Esto le hace muy previsible y fácil de conducir aunque suponga perder algo de agilidad en las Jeep Cherokeecurvas más retorcidas.

En conjunto, tiene un buen agarre y transmite tanto aplomo como seguridad, ayudado por una dirección con asistencia eléctrica, de buen tacto y suficiente precisión. También la frenada goza de buen tacto de pedal y una adecuada resistencia a la fatiga en el caso de una utilización exigente (bajadas de puertos de montaña). Pero “retener” un peso tan poco contenido es un inconveniente y las distancias de parada se alargan más que en algunos rivales en el caso de las frenadas de emergencia.

Y ya que hablamos de tacto, el de la palanca de cambios nos ha parecido algo duro y obliga a insertar la marcha con una cierta “decisión”.

El Cherokee es un coche confortable. Sobre todo por la amplitud de su habitáculo y por las bondades de los asientos. Sin embargo el ruido del motor al arrancar o a baja velocidad es algo “industrial” y debería haberse filtrado más. Y las suspensiones, que nos han gustado, pueden llegar a resultar demasiado firmes para los más sibaritas en estos temas. Sobre todo si circulan por carreteras de asfaltos deteriorados.



RIVALES

No es el Jeep Cherokee un coche barato. Con el acabado Limited que probamos cuesta 41.650 € y con el menos equipado Longitude 36.250 €. Aplicando los sustanciosos descuentos vigentes en el momento de la prueba los precios se quedan en 38.734 € y 33.712 € respectivamente, que tampoco son una gJeep Cherokeeanga.

En consecuencia se coloca en la parte alta de la clasificación donde encuentra rivales de la magnitud del Volvo XC60 D3 y el Audi Q5 2.0 TDI. Ambos más refinados pero menos habitables y con potencias de 136 y 150 cv respectivamente.

Ligeramente más baratos encontramos a tres rivales que, con el mismo tamaño, pueden llegar a tener 7 plazas (también tienen versiones de 5). Son el Hyundai Santa Fe y el Kia Sorento, ambos con motor el mismo motor 2.0 CRDI de 150 cv, y el Nissan X-Trail dCi de 130 cv.

Podríamos cerrar la lista con el Chevrolet Captiva 2.2 VCDI de 163 cv. Tiene un precio rompedor de 27.942 €, pero lamentablemente la anunciada desaparición de la marca del mercado europeo coloca a sus modelos en una situación de “liquidación de existencias” que no les favorece.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL JEEP CHEROKEE?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Jeep Cherokee 2.0 CRD 140 Cv Limited 4x2s, hemos tomado como referencia un hombre de 48 años casado, con 25 de antigüedad de carné, que vive en Calatayud, deja el coche en la calle y recorre hasta 17.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Nuez con un precio de 387 € y con una calidad en la póliza de 5.46.



CONCLUSIÓN

Respecto a sus antecesores el nuevo Cherokee da un salto notable en calidad de realización. El diseño interior, los acabados, el agrado de uso o la calidad de conducción han subido muchos puntos. Y dejando a un lado la estética de su frontal, el resto es lo suficientemente convencional y atractivo como para agradar a Jeep Cherokeelos compradores europeos.

Un habitáculo muy amplio y con asiento trasero regulable longitudinalmente le permiten  una buena modularidad y gestionar el espacio para tener un maletero que puede ir de pequeño a grande en lo que se tarda en cambiar la posición del mismo.

Dinámicamente esta versión es la menos potente, pero cuenta con un buen motor que gasta poquísimo y las prestaciones, aunque condicionadas por el hándicap de un peso poco contenido, son suficientes para las exigencias de la mayoría de conductores. El comportamiento también lo colocaríamos en el lado positivo, con unas suspensiones firmes que otorgan agarre, seguridad y buen tacto de conducción aunque puedan penalizar algo el confort de marcha en asfaltos deteriorados.



A favor

- Acabados y calidad percibida (sobre todo por contraste con sus antecesores pero ahora se puede codear con la competencia y el diseño interior también responde a los gustos de los clientes europeos)

- Habitabilidad (el habitáculo es enorme y el espacio para las piernas abundantísimo)

- Consumos contenidos (para el tipo de coche que es, gastar entre 7 y 8 litros en un uso plural ágil es un gran logro)

- Asiento trasero regulable (solución conocida pero siempre práctica. Permite modular el espacio a conveniencia. Un acierto)

- Suspensiones (el sistema multibrazo del eje posterior “suelda” las ruedas al asfalto. Y la firmeza le da aplomo y facilidad de conducción aunque pueda resultar algo incómodo en asfaltos irregulares)

En contra

- Peso elevado (casi 1.900 kilos es una cifra muy respetable. Condicionan prestaciones, comportamiento y consumos aunque estos últimos sean muy buenos)

- Estética frontal (si no agrada al 40% de posibles compradores ¿no sería mejor haber optado por otra solución menos “exótica”?)

- Sin rueda de repuesto (no nos gustan los kit antipinchazos y menos para este tipo de coches. Hay sitio para una rueda de verdad o al menos para una de emergencia y tampoco la lleva)

- Sistema Stop/Start (es lento. Arranca solo después de haber accionado a fondo el pedal del embrague y en el proceso transmite excesivas vibraciones al habitáculo)

- Precio (con ofertas o sin ellas ocupa la parte alta de la lista de los más caros. Un inconveniente)

Prueba y Redacción: Luis Villamil
Fotos: Álex Blanco
Junio 2014

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche