Prueba INDIAN CHIEF CLASSIC

EL GRAN JEFE CABALGA DE NUEVO

En mi humilde opinión hace casi un año asistimos a unos de los hitos motociclistas más importantes de los últimos tiempos, la presentación de la gama de la renacida marca Indian. Esta mítica empresa motociclista americana, comenzó su andadura nada más iniciarse el pasado siglo XX (en 1901) y en 1953 tras duras crisis financieras se vio obligada a cerrar sus puertas. Su nombre ha cambiado de manos varias veces y parece que por fin han encontrado el camino que marca un futuro prometedor de la mano de sus nuevos propietarios Polaris Industries, fabricante especializado en la construcción de vehículos recreacionales y dueños también de Victory Motorcycles

  

¿CÓMO ES LA CHIEF CLASSIC?

Nuestra protagonista de hoy, la Chief Classic sirve como base de la actual gama de motocicletas Indian y rememora a un modelo que marcó una época desde el mismo momento que se puso a la venta en el año 1946. Su silueta armoniosa, sencilla, bajita y alargada, con sus envolventes guardabarros que casi ocultan las dos ruedas han servido de inspiración al modelo actual. De hecho encima de su personalísimo guardabarros delantero lleva, como la deIndian Chief Classic entonces, una pequeña escultura de su emblema, el busto de la cabeza del gran jefe indio con su penacho de plumas, señal de identidad de esta orgullosa marca de profundo y arraigado espíritu americano.

Su ingeniería ha partido totalmente de cero, pero como ellos dicen en su ya famosa frase, han vuelto con una ilusión sin límites para “honrar el pasado y cabalgar hacia el futuro”, ese es el valor que Polaris Industries, quiere imprimir a los nuevos productos Indian. Para conseguirlo no han escatimado recursos técnicos y financieros único camino posible para plantearse un futuro prometedor.

Su línea es impactante y aunque no llevara escrito su nombre en el depósito, reconoceríamos desde lejos que se trata de una Indian. Técnicamente el motor es una joya, han realizado un trabajo sensacional creando un propulsor moderno, pero con la especial filosofía de la marca. En este trabajo no podían fallar, han diseñado un bicilíndrico en V a 49º a imagen y semejanza de sus originales ancestros, con la distribución mandada por varillas y los escapes que salen hacia abajo de las culatas como lo hacían en sus progenitoras. La forma del aleteado de las culatas, dispuestas radialmente y las aletas de refrigeración de los cilindros también recuerdan las de antaño. Pero por dentro es totalmente actual, las culatas son de dos válvulas con balancines y taqués hidráulicos, va refrigerado por aire y aceite e incorpora una sofisticada electrónica para la gestión del motor. Indian Chief ClassicLos hombres de Indian no declaran cifras de potencia máxima, si lo hacen del par motor, 161,6 Nm a 3.000 rpm, pero nosotros lo hemos medido y rinde unos 75 CV.

El cambio es de seis velocidades, con la 6ª muy larga tipo “overdrive” o super-directa, tiene un funcionamiento sorprendente por su precisión y suavidad. Va unido a un embrague de discos múltiples bañado en aceite y la transmisión final es por correa dentada de neopreno reforzada con fibra de carbono que le da una gran suavidad de marcha. En cuanto a sus medidas cubica 111 pulgadas cúbicas (1.811 cc), y lo han hecho a posta para ser un poco más grandes que el motor más grande de su rival más directa la Harley Davidson, que cubica 110 pulgadas (1.794 cc). Es de los que denominamos “de carrera larga” es decir tiene más milímetros de desplazamiento (113 mm) que de diámetro de pistones (101 mm) y estas cotas le van muy bien a este tipo de motos. Son mecánicas con mucho par, buena inercia para funcionar de forma acompasada y suave a bajas revoluciones, no son amigos de regímenes de giro altos y su forma de andar es pausada. Sus mejores valores los encontramos a la hora de arrancar y en sus recuperaciones, que lo hace de forma progresiva pero enérgica, podemos escuchar cada pistonada y casi contar como van aumentando la velocidad de sus explosiones.

La parte ciclista no desentona en absoluto, el chasis lo forma una moderna estructura monocasco de aluminio, que sirve también como caja del filtro del aire (es una técnica que los hombres de Polaris ya emplean en las Victory). De estaIndian Chief Classic estructura, por debajo de la pipa de la dirección, salen dos tubos hacia abajo que sujetan el motor a modo de un tradicional doble cuna.

Frenos y suspensiones son bastante convencionales, pero denotan calidad. La horquilla delantera es telescópica con 119 mm de recorrido y atrás lleva un monoamortiguador de gas al que se puede regular la precarga del muelle, va anclado desde el chasis a un robusto basculante de aluminio.

En cuanto a los frenos como es habitual lleva dos discos en el eje delantero mordidos por pinzas de cuatro pistones y un disco trasero flotante con pinza de doble pistón opuesto. El sistema viene equipado de serie con ABS.

Todo el conjunto ciclista, es decir bastidor frenos y suspensiones, está bien equilibrado, sus reglajes originales son los adecuados para este tipo de motos y realizan sobradamente su trabajo.



A LOMOS DEL JEFE INDIO

La Chief Classic es una moto grande y por supuesto pesada, aunque lleve su chasis construido en aluminio arroja en la báscula la nada despreciable cifra de 370 kg en orden de marcha. Mide dos metros y seiscientos treintaIndian Chief Classic centímetros de la punta del guardabarros delantero a la matricula trasera y tiene una distancia entre ejes de 1.730 mm, como diría un castizo, “es más larga que un día sin pan”.

Para ponerla derecha desde la pata de cabra tienes que estar en buena forma y agarrar con fuerza su ancho manillar y dar un enérgico golpe de riñón. Una vez confortablemente aposentado a sus mandos nos damos cuenta del mimo y el esmero que han derrochado en el diseño y construcción de esta moto. Prácticamente todas sus piezas van firmadas con el anagrama de la marca y saltan a la vista multitud de buenos detalles, se ve que es una moto “que vale pasta”, respira calidad y buen gusto por los cuatro costados. En este aspecto estamos seguro que ningún purista se sentirá decepcionado.

Nos ponemos en marcha, su postura de conducción es cómoda como corresponde a este tipo de motos, con los brazos y piernas estirados pero sin exagerar y los pies descansando en unas generosas plataformas. Ponemos el contacto solo apretando un botón del cuadro de instrumentos que se encuentra en la típica bandeja cromada encima del depósito de combustible de 20,8 litros. Por cierto lleva dos Indian Chief Classictapones cromados sin llave uno a cada lado en la parte superior, pero solo el del lado derecho es operativo, el otro es de adorno. La llave la podemos llevar en el bolsillo, no hay que meterla en ningún lado, solo si queremos bloquear la dirección. En el cuadro también tenemos un indicador del nivel de combustible y la escala del gran velocímetro tiene los números grandes y separados hasta 120, que ocupa casi las tres cuartas partes de la esfera y luego va graduado hasta 200 pero con las cifras mucho más apelotonadas. Podemos elegir que marque en millas o en kilómetros por hora. En la parte inferior de la esfera hay un display que informa siempre de la hora y la marcha engranada y en otra escala podemos seleccionar para que nos dé los parciales, revoluciones del motor, totalizador, consumo, autonomía restante… 

Arrancamos el motor y su funcionamiento me ha parecido excelente, tiene el tacto más japonés de todos los motores americanos bicilíndricos en V que he probado, y creo que he probado todos. Esto es un gran piropo, pues conjuga su propia personalidad con unas Indian Chief Classicpulsaciones que se sienten, pero no molestan nada, con una gran finura de marcha, mientras escuchamos un sonido muy bien conseguido. Arrancamos y el empuje que proporcionan sus 111 pulgadas cúbicas es muy agradable, tiene mucho par, buena aceleración, excelentes recuperaciones y todo funciona con una suavidad perfectamente controlada. Han hecho un trabajo soberbio. Evidentemente los regímenes altos no son lo suyo, pero es que para disfrutar de esta Chief no hacen falta para nada, puedes ir hilando, cambiando marchas a medio régimen (te mueves perfectamente entre 1.500 y 3.500 rpm) con una exquisitez y precisión que te deja pasmado para tratarse de una moto de este tipo. Esperas en cualquier momento escuchar un ¡cataclonck! al reducir o cambiar de marcha y nunca lo hace, hasta me he atrevido a subir marchas sin tocar el embrague y su exquisitez es sorprendente.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA INDIAN CHIEF CLASSIC?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar la Indian Chief Classic, hemos tomado como referencia un hombre de 50 años casado, con 29 de antigüedad de carné, que vive en Ciudad Real, guarda la moto en garaje privado y recorre hasta 6.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliados, es Génesis con un precio de 370 € y con una calidad en la póliza de 7.31.



CONCLUSIONES

Hay que felicitar a Polaris y por supuesto a todo el equipo técnico y humano que han puesto al frente de Indian. Todos son conscientes de la responsabilidad que tienen entreIndian Chief Classic manos y lo que supone para el mundo motociclista regentar una marca como Indian, con su historia, con su leyenda y con su compromiso de diseño y calidad. Creo sinceramente que en esta primera etapa han acertado de lleno. Esta Indian Chief no nos ha decepcionado en absoluto, sino más bien todo lo contrario. Conserva las raíces y filosofía de esta gran marca y no han desatendido ningún detalle. Han creado una moto impresionante, como debe ser una Chief, grande, con mucho acero, mucho cromo y en esta ocasión algo de aluminio. Han conseguido una moto evocadora, intemporal, con el glamour de siempre pero con la tecnología y comportamiento de una moto de ahora. El gran jefe indio vuelve a cabalgar y esperemos que lo haga por mucho tiempo.

Equipamiento Probador:

- Casco: Momo

- Chaqueta: LS2 Vent

- Guantes: BMW Air Flow

- Pantalón: BRP

- Botas: BMW Air flow





A favor

- Es un conjunto magnifico.

En contra

- Cuesta levantarla de la pata de cabra y moverla en parado.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Septiembre 2014

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar