Prueba HYUNDAI i30
1.6 TGDi 186 cv Turbo

DISCRECIÓN Y DIVERSIÓN

Es la versión más potente del i30 pero tiene una caracterización estética tan discreta que solo los ojos más expertos o los apasionados de la deportividad serán capaces de “descubrirlo”. Sin embargo al conducirlo no engaña: tiene modales y temperamento de GTI

  

PERSONALIZACIÓN EXTERIOR

Cuesta diferenciarlo de sus hermanos de gama porque su “maquillaje” es mínimo. Mirando con lupa descubrimos que la parte baja de ambos parachoques es distinta y que además incorporan una sutil línea roja (La sombra del Golf GTI, precursor de este recurso estético, sigue siendo alargada). En el caso del posterior se “insinúa” además que pudiera tener difusor aerodinámico en los bajos. Pero no es así porque se circunscribe exclusivamente a “lo que se ve” y no tiene continuidad por la parte inferior.

Unas suspensiones rebajadas de altura, las llantas específicas de 18 pulgadas y el bajísimo perfil 40 de los neumáticos también le delatan, pero solo a los ojos de los más observadores.

Hyundai i30 Turbo



PERSONALIZACIÓN INTERIOR

En el interior también hay sutiles cambios que aumentan la atmósfera de deportividad. El más significativo son los tapizados y recubrimientos todos negros (techo, marcos de parabrisas y puertas, etc.). Se consigue así un ambiente más deportivo pero a su vez el habitáculo parece más pequeño. También son específicos los asientos delanteros que recogen muy bien el cuerpo en los apoyos, tienen un mullido firme y resultan cómodos.

En contrapartida se echa en falta una instrumentación mas completa para un modelo de estas características (solo incluye lo habitual: velocímetro, cuentarrevoluciones, temperatura de motor y nivel de combustible), o algún detalle suplementario de diseño o decoración que remarcara más su condición.



HABITÁCULO PARA CUATRO Y BIEN TERMINADO

Al margen de todo lo dicho, los acabados son estupendos por la calidad de los ajustes, por los materiales empleados (el salpicadero es de plástico blando) y por el esmero en los detalles. Tampoco se ha descuidado la practicidad y hay huecos amplios para dejar cosas, tanto en la consola central y entre los dos asientos, como en las bolsas de las puertas.

Hyundai i30 Turbo

Y respecto a la habitabilidad y como en todos los i30, cuatro personas viajan muy cómodos con sitio suficiente para las piernas en las plazas posteriores. Un quinto pasajero, si es un adulto, es un problema. Porque el espacio a lo ancho no es suficiente y aunque el túnel central no molesta, la forma del asiento hace esa plaza incómoda, obligando además a los pasajeros laterales a desplazarse hacia las puertas y entonces la cabeza de estos queda demasiado cerca del marco superior de las puertas.

A su vez el puesto de conducción es muy bueno tanto por ergonomía como por el tacto de los mandos. Y en concreto merece alabanzas: la precisión y firmeza de la palanca de cambios, la posibilidad de regular la asistencia de la dirección en tres niveles (comodidad, normal y deporte) o la magnifica disposición de los pedales con un acelerador que además articula por abajo y que permite hacer la maniobra del punta-tacón con mucha naturalidad.



MALETERO NORMAL Y PODRÍA SER GRANDE

El maletero tiene una capacidad de 378 litros, una cifra correcta sin más. Y es una lástima porque podría ser grande con solo retirar el poliespan que hay debajo de la moqueta donde se han habilitado algunos huecos, de limitada utilidad, para dejar pequeñas cosas. No hay rueda de repuesto de verdad, y aunque cabría una de emergencia sin restar capacidad de maletero, se recurre a un kit de reparación de pinchazos menos práctico pero también menos costoso para el fabricante.

Hyundai i30 Turbo

Como es habitual, existe la posibilidad de plegar la banqueta y el respaldo trasero en dos partes asimétricas 60/40, lo que deja un espacio de carga muy utilizable y con el suelo plano.



MOTOR BRILLANTE

El “alma” de este i30 esta debajo del capo delantero. Es un motor de cuatro cilindros, de 1.6 litros y sobrealimentado mediante un turbocompresor. Entrega 186 caballos.

Una mecánica de optimo rendimiento y que en la zona baja de revoluciones parece tener la fuerza de un buen turbodiésel. Porque antes de alcanzar las 2.000 rpm ya se siente empuje y una vez sobrepasadas esas vueltas muestra toda su contundencia y no se detiene hasta llegar a 6.500 rpm, aunque en las ultimas 500 revoluciones parece perder algo de fuerza. Por lo tanto, es un propulsor con un rango de utilización muy amplio, donde además no se percibe el menor tiempo de espera para la entrada en funcionamiento del turbo y con una respuesta al acelerador tan lineal como instantánea. Y es precisamente esta última virtud la que más “engancha” al conductor, que ve como cualquier pequeño movimiento del acelerador es correspondido con una “manada” de caballos.

Hyundai i30 Turbo

Esto, al margen de las consideraciones prestacionales que se derivan, le otorga unas sensaciones de conducción muy deportivas en la mejor tradición de lo que normalmente se espera de los modelos considerados GTI, como es el caso.



BUENAS PRESTACIONES

Con 186 caballos a disposición, lo lógico es que las prestaciones sean buenas. Pero dada la comentada instantaneidad con la que responde al acelerador parecen hasta mejores. Como si en realidad tuviéramos del orden de 200 cv. De hecho, tarda solo 8 segundos en acelerar de 0 a 100 km/h y eso que el peso de 1.367 kg que declara no le ayuda precisamente. También son muy buenas las recuperaciones. Incluso con la sexta marcha insertada y partiendo de la zona baja de revoluciones la respuesta es contundente y progresiva. Por lo tanto los cambios de ritmo son muy ágiles y da igual abordar un adelantamiento que encadenar curvas en una zona de montaña, porque todo lo hace fácil y rápido.



CONSUMOS ALTOS

La cara menos amable de esta mecánica la encontramos en los consumos. Y las cifras de homologación ya nos habían puesto en preaviso: mientras los rivales que citamos en el apartado especifico declaran consumos medios entre los 5,5 litros del Ford Focus y los 6,0 litros del SEAT León, nuestro protagonista “oficializa” 7,3 litros a los 100 Km.

Hyundai i30 Turbo

Como sucede con todos los modelos el consumo real es aun más alto. En nuestro caso, hemos gastado entre 8 y 10 litros en un uso plural con carreteras de varios tipos y en una conducción normal a los ritmos sosegados de circulación que impone la legislación vigente.

En ciudad también se mantiene entre esas dos cifras pero echamos en falta el sistema Stop/Start para atenuar el gasto. Y como sucede con todos los motores turbo de gasolina, en caso de utilización exigente o conducción deportiva, el gasto de combustible se dispara y se aproxima fácilmente a los 20 litros. Como en el depósito solo caben 53 litros la autonomía tampoco es una de sus virtudes.



COMPORTAMIENTO

Las suspensiones del i30 tienen un eje trasero multibrazo más sofisticado que el de la mayoría de rivales. Y esta versión cuenta además con unas regulaciones más firmes y con una menor altura del chasis al suelo que el resto de sus hermanos de gama. En consecuencia estamos ante un coche con una estabilidad muy buena, que mueve muy poco la carrocería en los apoyos aunque estos sean muy fuertes y que aun así mantiene un buen nivel de confort porque en las irregularidades no se percibe “seco”.

Transmite sensación de aplomo en cualquier tipo de carretera, y resulta directo y fácil de conducir, pero primando la seguridad sobre la agilidad. En este sentido los conductores más expertos o de talante más deportivo pueden echar en falta un poco de esta última en zonas de curvas cerradas donde el morro se inscribe bien en la misma pero luego en aceleración tiende a subvirar (irse de morro) si se pisa el gas con decisión. En cualquier caso, los neumáticos de medida 225/40R18 son generosos y aseguran un buen nivel de adherencia y una alta velocidad de paso por las curvas.

Hyundai i30 Turbo

Tanto el control electrónico de tracción como el de estabilidad se pueden desconectar completamente para una utilización en circuitos, pero conectados tampoco resultan muy intrusivos. Y la dirección, como ya hemos indicado, permite seleccionar tres niveles de firmeza, aunque nos ha parecido que las regulaciones están demasiado próximas entre si y ni en “comodidad” resulta muy blanda, ni en “deporte” muy dura.

En el apartado dinámico lo que menos nos ha gustado son los frenos. Porque no tiene la capacidad de deceleración que uno espera en un coche de talante GTI, y lo que es peor: se fatigan con cierta facilidad cuando se les somete a un uso intensivo como cuando se baja un puerto de montaña a buen ritmo.



RIVALES

El segmento de los polivalentes es uno de los más competidos del mercado y por lo tanto este i30 podría tener muchos rivales. Sin embargo, solo tres combinan un motor de gasolina de este rango de potencia con una carrocería de 5 puertas.

El Ford Focus 1.5 Ecoboost de 182 cv tiene un chasis magnifico y cuesta 21.425 €, un precio similar a los 21.509 € del Hyundai. El Nissan Pulsar DIG-T de 190 cv cuesta 24.150 €, es el más amplio de habitáculo y maletero y gasta menos que el i30, pero tiene un planteamiento carente de la menor deportividad y por lo tanto alejado del de nuestro protagonista. Una deportividad que no falta en el SEAT Leon FR con el motor 1.8 TSI de 180 cv. Cuesta 24.190 €.

Hyundai i30 Turbo

Todos tienen motores turbo y el Hyundai es el más sediento, pero también es el que tiene un tacto de conducción más directo y deportivo en la mejor tradición de la escuela GTI.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL HYUNDAI i30 TURBO?

En nuestro comparador de seguros, a la fecha que se ha realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Hyundai i30 1.6 TGDi 186 cv Turbo, tomando como referencia un hombre de 29 años soltero, con 10 de antigüedad de carné, que vive en Mieres (asturias), deja el coche en la calle y recorre hasta 17.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con franquicia de 200€, es Génesis con un precio de 358 € y con una calidad en la póliza de 8.56.



CONCLUSIÓN

Debajo de una apariencia estética donde impera la discreción, se esconde un modelo lleno de carácter. El carácter deportivo que normalmente se asocia con las siglas GTI. Pues bien, aunque los 186 caballos del motor turbo son pocos para luchar en prestaciones puras con competidores que superan los 200 cv y que lógicamente también son mucho más caros, lo cierto es que en sensaciones de conducción tiene poco que envidiarles. Porque la firmeza del chasis, la inmediatez con la que responde al acelerador o el magnífico puesto de conducción, transportan al conductor al mundo del “pilotaje”.

Hyundai i30 Turbo

Estupendamente acabado, muy habitable para cuatro pasajeros y con un maletero correcto, permite una utilización diaria con suficiente confort, tanto por lo que respecta a la absorción de las suspensiones como en lo que hace referencia al nivel de ruidos. Y entre sus cualidades no se debe dejar pasar por alto que cuenta con una garantía de 5 años.

Ciertamente mejoraría con un consumo más bajo, un depósito de combustible más grande y sobre todo con unos frenos más potentes y adaptados a la personalidad deportiva del modelo.



A favor

- Tacto de conducción deportivo (Respuesta inmediata del motor, suspensiones bajas y firmes, tacto de mandos directo… Un placer para los amantes de la conducción).

- Prestaciones (corre mucho y de manera fácil. La respuesta al acelerador es inmediata y parece que tiene más caballos de los declarados).

- Motor y cambio (Consumo al margen, el propulsor tiene un funcionamiento impecable. El manejo del cambio y unos desarrollos bien escogidos complementan la jugada).

- Garantía (5 años. Ninguna otra marca da tanto, con la única excepción de Kia, sus “primos” del mismo Grupo automovilístico coreano, que ofrece 7 años).

En contra

- Consumo (es siempre alto. Bajar de 8 litros es difícil en un uso normal y se dispara en utilización deportiva).

- Autonomía (un deposito de 53 litros resulta escaso para un coche de estas características. Obliga a visitar gasolineras con frecuencia).

- Frenos (un coche de estas características merece unos frenos mas contundentes y sobre todo que resistan mejor una utilización exigente).

- Personalización estética escasa (Muy discreto. Es ideal para quien guste de pasar desapercibido, pero insuficiente para “dejar claro” que es el i30 más prestacional).

Prueba y Redacción: Luís Villamil
Fotos: Alex Blanco
Octubre 2015

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar