Honda X-ADV 2019

VERDADERA MULTIUSOS

Seguro que te llama la atención esa herramienta que llevas en la riñonera con la que puedes arreglar casi todo. Es la sucesora de las famosas navajas suizas, pero más perfeccionada y con más posibilidades. Pues así es la Honda X-ADV.

 

Recuerdo perfectamente su presentación internacional en febrero de 2017 en la isla de Cerdeña. Nos definían a la X-ADV como el primer scooter-moto-off-road-aventura de la historia y, rápidamente, salté diciendo que no era cierto. 

Este concepto lo inventaron el siglo pasado los señores de Piaggio, a principios de la década de los 90 y hay que darles su mérito. Ese honor se lo debe de llevar el emblemático Typhoon en sus versiones de 50 y 125, que cosecharon un éxito espectacular a lo largo de su vida comercial y un servidor estaba muy seguro que este nuevo producto de Honda, inspirado en esa filosofía, también alcanzaría un rotundo éxito. Han pasado 30 meses y así lo ha demostrado.

Honda nos ha citado para que conociéramos más a fondo la X-ADV y organizó una prueba verdaderamente exhaustiva, con una ruta muy completa, para poder explorar las posibilidades de este singular vehículo. 

Salimos el viernes por la mañana del fin de semana del GP de Aragón. El punto de partida fue la propia fábrica de Montesa-Honda, en Santa Perpetua de Moguda (Barcelona). Tomamos dirección Noroeste como si fuéramos a Andorra, luego giramos al Oeste hacia Lérida y Huesca. A continuación, tomamos rumbo Sur, dejamos Zaragoza a nuestra izquierda y seguimos hacia Teruel, para terminar en Alcañiz, más concretamente en la población de Valderrobles. Asistimos al GP de Aragón el fin de semana y el domingo a su término continuamos el viaje hasta Madrid.

Honda X-ADV 2019

La ruta ha sido de lo más variada, predominando lógicamente las carreteras de de segundo y tercer orden, bastante viradas, subiendo y bajando puertos con algunos tramos de enlace por autovía, pero pocos. También estaban programadas un par de buenas secciones de conducción off-road, con bastantes kilómetros de pistas de tierra, en las que hemos podido disfrutar y comprobar las aptitudes de la X-ADV fuera del asfalto.

Evidentemente, sigue siendo ese vehículo utilitario deportivo del que siempre te he hablado. Es el concepto SUV en su mejor esencia, aplicado a una moto/scooter que, además, equipa un buen arsenal de innovaciones electrónicas desarrolladas para mejorar las prestaciones y la seguridad del conductor. Uno de los puntos donde más han trabajado es en la transmisión de doble embrague DCT, muy bien afinada, con las relaciones del cambio pensadas para que tenga una respuesta viva y una buena conexión entre el puño de gas y la rueda trasera. 

El modo S proporciona un carácter deportivo, con tres subniveles (S1, S2 y S3) y todo el conjunto funciona cada vez mejor, con cambios suaves y precisos, que interpreta gracias a un algoritmo que informa a la electrónica si vamos circulando en llano, en subida o bajada, para actuar en consecuencia. 

Además, en esta ocasión he podido probar a fondo el sistema de control de tracción; tiene dos niveles de actuación y, si quiero, lo puedo desconectar. Apagarlo es lo más recomendable si quiero ir rápido en zonas off-road, pero tienes que tener buen tacto con el puño del gas y cierto nivel de conducción para controlar la rueda trasera. También tenemos la tecla “G”, como la que lleva la Africa Twin, que recomiendo pulsarla cuando hagamos una utilización intensiva fuera del asfalto. Limita el deslizamiento del embrague y hace que la transmisión sea más directa. También la he utilizado en trazados muy tortuosos de montaña, con curvas y garrotes cerrados y asfalto en no muy buenas condiciones. Su intervención me ha parecido bastante eficaz.

Honda X-ADV 2019

El tema técnico ya lo hemos tratado en otras ocasiones y no hay variaciones significativas, con lo cual solo quiero recordarte lo más importante. El propulsor es el mismo de la serie NC, bicilíndrico en línea paralelo, refrigerado por agua que cubica 745 cc. Sus medidas internas de diámetro por carrera son de 77 x 80 milímetros, como ves es de carrera larga para favorecer su respuesta desde abajo y medio régimen. Con una potencia de 54,5 caballos que la rinde solo a 6.250 rpm, pero han aumentado el sobrerrégimen 1.000 revoluciones más, hasta 7.500 rpm. También hay que comentar que es un propulsor que busca buena respuesta a la apertura del gas desde pocas revoluciones, una gran eficiencia energética con un consumo reducido para sus prestaciones y bajo nivel de emisiones. Es robusto, fiable y económico de mantener.

El bastidor es de tubo de acero con unas cotas que buscan aplomo y estabilidad en tramos rápidos y bacheados. Es una moto larga (1.590 mm de distancia entre ejes) con el manillar ancho (910 mm) y las suspensiones disponen de un recorrido generoso, 153,5 milímetros en la horquilla delantera y 150 milímetros atrás, con el amortiguador anclado con bieletas para proporcionar progresividad variable (suave al principio y más duro al final). La distancia libre al suelo es de 162 milímetros, contando que lleva un grueso protector de cárter de duraluminio endurecido, caballete central y pata de cabra. El peso en orden de marcha es uno de sus puntos a mejorar pues con los llenos hechos roza los 240 kilos.

Honda X-ADV 2019

En acción

La X-ADV no decepciona como scooter-moto-off-road-aventura, aunque como es lógico cumple mejor en algunos escenarios que en otros. En ciudad, que también he tenido ocasión de utilizarla bastante, te diré que no es el scooter más cómodo y accesible que te puedes comprar para andar entre coches en atascos. La altura de su asiento a 820 milímetros del suelo, sin ser una moto de enduro, sí penaliza a las tallas más pequeñas. Además, el puente central por el que va el chasis y cubre el motor también es alto y no se sube y se baja con tanta facilidad como en un scooter tradicional. Sí es cierto que tiene muy buen radio de giro y, aunque el manillar es ancho, su altura le permite pasar por encima de los espejos retrovisores de la mayoría de los coches. También podemos subir a cualquier acera sin temor a la altura del bordillo, los bajos nunca van a rozar. Tenemos un freno de estacionamiento que se acciona con una palanca independiente en la parte de atrás del escudo cuando la dejamos estacionada en cuesta.

Todo el conjunto es muy estilizado, lo cual transmite una agradable sensación de ligereza que, como te he comentado, no es del todo real, pero que una vez en marcha se notan poco los kilos. La pantalla del parabrisas se puede regular de manera manual en diferentes alturas, aunque hay que hacerlo en parado, lo cual no te voy a negar que es un inconveniente. La postura de conducción resulta cómoda, pero debido a la distancia libre al suelo, las piernas van algo más flexionadas que en un scooter grande convencional. Las plataformas para los pies se encuentran altas y tampoco son demasiado espaciosas, buscando estrechez en el conjunto inferior para protegerlo de posibles golpes cuando circulemos fuera del asfalto.

Honda X-ADV 2019

En carreteras viradas de segundo orden y de montaña, la X-ADV se encuentra en su elemento y se comporta casi una moto trail. Las suspensiones trabajan con eficacia, se comen todo lo que aparece ante su rueda delantera de 17 pulgadas y los frenos con ABS hacen un trabajo excelente.

Para viajar por autopista o autovía su comportamiento es intachable tanto en línea recta como en los virajes más rápidos, siempre aplomado y manteniendo fielmente la trayectoria con un buen confort de marcha, aunque como te he comentado, para viajes largos, me gustaría tener algo más de espacio para reposar los pies y poder cambiar de postura. Afortunadamente, nuestra moto de prueba contaba con un extra que son unas preciosas estriberas de duraluminio abatibles, imprescindibles para rodar en campo, con la parte superior bien dentada para que no se escurran las botas. También las he utilizado por carretera en zonas muy tortuosas, con fuertes frenadas y aceleraciones y te diré que hay que tener cuidado con lo que inclinamos, pues si vamos “a por nota” podemos rozar con ellas en el suelo. La parte positiva es que nos sirven de “avisador” de que estamos llegando al límite.

En cuanto a su capacidad de carga, el hueco bajo el asiento es bastante espacioso, cabe un casco integral y poca cosa más. Echo de menos alguna guantera tras el escudo, aunque sea pequeña, para llevar pequeños objetos a mano (una tarjeta de crédito para peajes, llaves, mando del garaje… etc). Se puede pedir como accesorio un buen juego de maletas, que queda bien integrado, y un espacioso baúl trasero.

Honda X-ADV 2019

En los tramos off-road la X-ADV se defendió bien, teniendo en cuenta que transitamos por caminos bien marcados y pistas por la zona de los Monegros. Las suspensiones trabajan con eficacia y las ayudas electrónicas facilitan la conducción a los más novatos y protegen su integridad física. Nuestras ansias “endureras” las limitan su peso elevado y los neumáticos, de dibujo profundo, pero no de tacos, que en tierra tienen un agarre bastante precario. No obstante, las aptitudes de la X-ADV permiten hacer bonitas travesías y excursiones camperas tan largas como queramos. Eso sí, a un ritmo tranquilo y gracias a sus ayudas a la conducción, con seguridad.

Para terminar, solo reafirmarme en que la X-ADV es un vehículo diferente, atractivo, bien resuelto y divertido, que ha calado hondo entre los aficionados porque además tiene una gran polivalencia de uso, buenas prestaciones para viajar, gasta poco (4,7 l/100 km de media en este viaje), es robusta y fiable. Honda ha dado en el clavo.

Honda X-ADV 2019

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Honda
Octubre 2019

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos