Presentación Honda CB650R 2019

UN TOQUE DE DIVERSIÓN

El año pasado Honda inició una saga nueva de motos con el trío formado por la CB1000R, la CB300R y la CB125R, que mezclan un diseño inspirado en las “café racer” con las modernas corrientes minimalistas, lo que han denominado “Neo Sport Café”. Esta CB650R es su nuevo miembro.

 

Viene a reemplazar a la CB650F, una moto que presentamos en el 2014 con un estilo más streetfighter. Han partido de su base técnica, pero la han hecho adelgazar 6 kilogramos. Han rediseñado el bastidor, depósito de gasolina, estriberas, instalado una nueva y eficaz horquilla invertida Showa SFF de 41 milímetros, discos flotantes delanteros, pinzas de freno de cuatro pistones con anclaje radial, llantas más ligeras... y lo mejor es que no han mantenido el precio de la anterior CB650F. En España está disponible a un precio de 7990 euros, pero en el momento de su lanzamiento cuenta con una oferta especial que se puede consultar en la Red Oficial de Concesionarios Honda (la anterior CB650F costaba 8199 euros).

Ahora toda la iluminación es con led, incluido el distintivo faro redondo igual que el de la CB1000R y el cuadro de instrumentos, que lo compone una pantalla LCD con toda la información necesaria, incluyendo indicador de marcha engranada y otro de conducción eficiente. La pega es que la pantalla no es muy grande y para los conductores que hemos llegado a una edad y la vista no es como era antes, cuesta trabajo leer algunas cifras.

Honda CB650R 2019

En cuanto al motor, mantiene su configuración y medidas internas, pero han revisado puntos importantes: admisión, escape, distribución y relación de compresión, con lo que han conseguido un incremento de potencia de un 5% y el motor sube hasta 12 000 revoluciones, 1000 rpm extras en comparación con la CB650F. Se trata de un cuatro cilindros en línea DOHC y 649 cc, con una arquitectura compacta, refrigeración líquida, 16 válvulas y alimentación por sistema de inyección. Rinde 94 caballos (90 CV el anterior) y utiliza una moderna tecnología con materiales de baja fricción y tratamientos especiales que reducen la temperatura de funcionamiento, minimizan las pérdidas de potencia por rozamiento y, además, alargan la vida del motor, reducen el consumo y amplían los tiempos entre revisiones.

El chasis es de doble viga, tipo diamante, construido en acero, con basculante de aluminio y el amortiguador los une directamente sin bieletas intermedias que se complementan con la comentada horquilla invertida Showa SFF delantera. Las llantas mantienen las medidas, pero son de nuevo diseño y montan neumáticos Metzeler de 120/70-17 y 180/55-17 delante y atrás respectivamente. El peso total del conjunto en orden de marcha es de 202 kilos. Los colores disponibles son negro, rojo, azul y gris metalizado.

Presentación Honda CB650R 2019

Un paseo por Mojacar

A esta presentación internacional acudieron, como suele ser ya norma, el equipo de ingenieros encargados del desarrollo del producto. Además, a los japoneses les encanta venir a España. El líder del proyecto, el Sr. Noriyoshi Tsutsui, me dijo que con esta moto han querido ofrecer un conjunto atractivo a la vista pero que además proporcione gratificantes sensaciones de conducción, con un comportamiento eficaz y divertido por carreteras viradas, pero sin perder de vista la utilidad en ciudad y su cara amable para utilizarla todos los días. También señaló la sencillez y facilidad con la que se consigue la versión limitada para poderla conducir con el carné A2 y lo económico que supone retirar la limitación cuando el cliente lo solicite.

La posición de conducción me ha parecido acertada, es ligeramente más deportiva que su predecesora. La distancia del asiento al suelo es idéntica (unos razonables 810 mm), con lo que cualquier conductor de talla media llega bien con los dos pies, pero el manillar va ligeramente más adelantado y un poquito más bajo (13 mm y 8 mm respectivamente). Las estriberas están bien posicionadas con una comedida flexión de rodillas, con lo cual a sus mandos rápidamente uno se siente “como en casa”.

Honda CB650R 2019

La primera impresión es que es que se trata de una moto perfectamente equilibrada, con un motor alegre y divertido, acompañado de un conjunto ciclista solvente, con mucha precisión y aplomo en todo tipo de virajes, rápida y noble en los cambios de dirección. Es una moto tremendamente fácil de conducir, neutra y predecible de reacciones. Acelera con presteza, con más energía que su antecesora, y me ha gustado mucho el tacto y comportamiento de su nueva horquilla delantera.

Sentir bien el tren delantero y más concretamente el neumático, me da confianza para tumbar y atacar sin miedo cualquier tipo de viraje, sobre todo los lentos, que suelen ser en los que más inclinas. En las curvas rápidas también me sentí cómodo disfrutando de su conseguido aplomo y tengo que elogiar el comportamiento de los neumáticos Metzeler. 

En cuanto al motor hay una opción que recomiendo sin duda que es el cambio de marchas con “quickshifter, que incorporaba nuestra unidad de pruebas y que permite subir de marcha sin cortar gas ni tocar el embrague.

Como en su antecesora, tal vez lo que menos me ha convencido sea la suspensión trasera, que en líneas generales va bien, pero me resulta un poco seca en zonas bacheadas y mi ya sensible espalda lo deja notar. Esto se lo comenté al ingeniero Tsutsui, así como la posibilidad de que hubieran utilizado su sistema Pro-Link, que lleva bieletas que proporcionan progresividad variable en todo el recorrido de la suspensión. El hombre me escuchó con atención asintiendo con la cabeza y con una amable sonrisa me explicó que el segmento y competencia de esta moto exige ofrecer la mejor relación entre calidad, precio y comportamiento, y que se han decantado por la solución más razonable. Y he de reconocer que, en ese aspecto, realmente tiene toda la razón.

Honda CB650R 2019

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Honda
Enero 2019

Tu seguro en un click

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos