Presentación Honda Forza 125 2018

OTRO PELDAÑO MÁS

El modelo Forza dentro de la gama Honda siempre ha sido sinónimo de calidad y distinción, sea del tamaño que sea y cilindrada que tenga. Hoy le toca a la pequeña de la saga que en este 2018 ha experimentado su primera evolución desde su lanzamiento en el 2015.

 

Creo que no hace falta recordar las excelentes críticas que ha tenido desde su lanzamiento y la buena acogida en el mercado, a pesar de un precio que no es precisamente asequible. Afortunadamente el modelo nuevo prácticamente mantiene el precio, pues solo ha subido 50 euros con respecto a su predecesor, situándose en 5050 euros puesto en la calle.

En mi modesta opinión, lo he dicho, escrito y filmado (en la vídeoprueba de los dos mejores scooters premium de 125 del mercado que realizamos en mayo del 2016) que el Honda Forza 125 era el mejor scooter de su segmento.

Evidentemente este nuevo Forza 2018 mantiene intacta su filosofía como 125 GT lujoso, cuidado en todos sus detalles, espacioso, con una gran capacidad de carga y apto para conducirlo con el carné de coche. Pero al mismo tiempo aporta una gran calidad de construcción y unas cualidades funcionales al más alto nivel, economía de uso, bajo mantenimiento y una autonomía capaz de recorrer 500 kilómetros sin repostar.

Honda Forza 125

Por legislación, este tipo de vehículos no puede sobrepasar los 15 caballos de potencia para poder conducirlo con el carné B, por lo que el motor apenas ha cambiado. Sigue siendo su afamado eSP monocilíndrico con un único árbol de levas en culata y cuatro válvulas. Su rendimiento se encuentra en el límite de lo permitido, 15 caballos a 8750 rpm con un par máximo de 12,5 Nm a 8250 rpm. Para conseguirlo utiliza una tecnología muy moderna: tratamientos internos en los componentes termodinámicos para reducir al máximo las perdidas por fricción, incorpora una camisa de fundición de hierro “rugosa” –con finas protuberancias– que mantiene controlada cualquier distorsión en las paredes interiores y reduce la tensión en los aros del pistón, disminuyendo la fricción. El cilindro va ligeramente desplazado (offset) con respecto a la línea de carrera de la biela para que se desplace el pistón con menor esfuerzo. Todo esto garantiza un rendimiento eficiente, menores fricciones y por tanto menor desgastes y mayor longevidad.

El radiador del agua de refrigeración sigue situado en el lateral derecho del cárter con un ventilador muy pequeño y ligero que favorece el coeficiente de resistencia aerodinámica. Todo el conjunto lleva muy poca agua en circulación, lo que beneficia tanto al peso como a la fuerza que "roba" la bomba de agua al mover menos cantidad de líquido.

Honda Forza 125

La suavidad de rodadura también se ha optimizado dentro de la transmisión utilizando tres cojinetes principales de baja fricción. La polea de transmisión incorpora un diseño con aletas que reduce la resistencia del aire y la presión sobre la correa, minimizando también las pérdidas de la transmisión.

En cuanto a su parte ciclista, el bastidor es el mismo de tubo de acero reforzado que comparte con su hermano mayor de 300 cc. En las suspensiones lleva una horquilla telescópica delantera con barras de 33 milímetros de diámetro y basculante de aluminio con dos amortiguadores traseros en los que se puede ajustar la precarga del muelle en 5 posiciones. Las llantas son de 15 pulgadas la delantera y 14 detrás y los frenos de disco con ABS de serie, de 256 y 240 milímetros de diámetro, respectivamente. Todas las luces son de ledes más visibles y seguras.

El peso total del conjunto ha subido 3 kilogramos, situándose ahora en 162 kilogramos y la razón debemos buscarla en su equipación, uno de sus puntos fuertes que ahora ha mejorado todavía más. Ha crecido un poco su enorme capacidad de carga con hueco para dos cascos integrales debajo del asiento (53 litros) y cabe alguna cosa más, hay una profunda guantera (entra una botella de agua) en el lado izquierdo del contraescudo, con toma de corriente de 12V. Y la gran novedad es su pantalla regulable eléctricamente de ajuste continuo, con un mando situado en la piña izquierda del manillar. También es nuevo el baúl trasero opcional de 45 litros (caben otros dos cascos integrales), que va pintado en el mismo color de la carrocería, se abre y se puede quitar de la moto con la misma llave de proximidad del contacto, sin sacarla del bolsillo.

Honda Forza 125

Por Niza y sus alrededores

Completé una ruta de unos 90 kilómetros por las tortuosas carreteras de la Costa Azul francesa, incluido un tramo urbano por el centro de Niza y algunos kilómetros de autopista para comprobar sus prestaciones máximas, aplomo y protección de la nueva pantalla eléctrica.

De nuevo tengo que destacar el gran confort de marcha que proporciona la exquisita suavidad del motor y la facilidad con la que sube de vueltas. En ciudad es un scooter compacto, ágil con un peso contenido para su tamaño y equipación con uno de los mejores motores de la categoría. Así es fácil salir de los semáforos tan rápido como quieras, incluso aunque el sistema de ahorro de combustible “Idle Stop” haya parado el motor, solo tocas el gas y está en marcha en un instante. Apenas notas diferencia en aceleraciones entre llevar el sistema conectado o desconectado, que se puede hacer desde un botón en el lado derecho del manillar.

Honda Forza 125

Frena muy bien y todos los mandos tienen buen tacto. El ABS trabaja solo cuando lo necesitas, no es nada intrusivo y las suspensiones tienen un tarado bien conseguido. No son duras ni blandas, pero son firmes y cómodas, lo que necesito para sentirme seguro y tener buenas sensaciones de conducción sobre cualquier terreno. En carretera es divertido, sigue corriendo mucho para tratarse de un scooter de 125 que cumple rigurosamente la Euro 4. En algunos tramos llanos en ligera bajada, podía ver la aguja en el marcador pasar de 130 km/h antes de llegar al corte de encendido, incluso a tope de vueltas el motor sigue girando redondo, sin ruidos ni vibraciones.

Con todos estos buenos mimbres está claro que el cesto tiene que ser bueno. Corre bien, acelera bien, frena bien y tiene un bastidor y parte ciclo que también utiliza su hermano mayor que casi le dobla en potencia. En curvas resulta divertido, se comporta con nobleza, es preciso en las trayectorias y se agradece el buen trabajo que hacen sus neumáticos Michelin que permiten una conducción deportiva al mejor nivel.

Como conclusión he de señalar que no solo lo digo yo, lo dice toda Europa; con más de 30 000 unidades vendidas lo han convertido en todo un referente entre los scooters de su clase. Con ello han demostrado que hay un buen sector de clientes que están dispuestos a pagar un precio más elevado por un vehículo que, aunque sea ciudadano, es un producto superior. Y este nuevo Forza 125 del 2018 viene mejor equipado, es más “premium” y en consecuencia es todavía mejor que el anterior.

Honda Forza 125

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Honda
Agosto 2018

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar