Prueba FORD FOCUS
1.6 EcoBoost 180 Cv Sport 5 puertas

MÁS MADURO

El Focus de tercera generación es el primer intento genuino de Ford por fabricar un coche global. Cerca del 80% de los Focus serán similares en todo el mundo pero, ¿será capaz de contentar tanto al exigente público europeo como tener un precio competitivo en el gigantesco mercado americano? Ford no se ha andado por las ramas y ha gastado en su desarrollo una cantidad ingente de dinero, la saga de motores Ecoboost son, según comprobamos con el Focus Ecoboost 1.0 testado en ARPEM, toda una joya en prestaciones y consumos

  

LOS COMIENZOS

Debutó hace más de una década, el primer Focus impresionó por su rendimiento, comportamiento y versatilidad, y se convirtió en la mejor opción dentro de su categoría. Pero a medida que pasaron los años llegaron al mercado modelos más refinados y nuevos. Ford decidió entonces, mediados de 2011, renovar su Focus por completo mejorando el interior, la economía de combustible e introduciendo las últimas tecnologías. La nueva estrategia de Ford consiste en mantener el 80% de sus componentes en todos los mercados en los que esté disponible. Es decir, las unidades que se vendan en Europa no serán muy diferentes de las que se comercialicen en America del norte, Asia o Australia. Para ello esta tercera generación del Focus se fabricará en Alemania, Estados Unidos y China.

Ford se ha construido una magnífica reputación con los modelos anteriores de Focus gracias a la buena dinámica y calidad, por lo que es, junto con el Volkswagen Golf, uno de los preferidos por los compradores europeos de compactos. Las nuevas generaciones de motores Ecoboost con el humilde pero magnífico 1.0 de tres cilindros como escalón de acceso, no ha hecho si no mejorar más aún las buenas impresiones que transmite al público este modelo. Para esta versión, situada justo por debajo del más potente de la gama, se han incorporado paragolpes especiales, difusor trasero y faldones laterales buscando una línea de diseño común con el más deportivo y potente ST.



MODELOS Y VERSIONES

El Focus está disponible con tres carrocerías: berlina, sedán y familiar (Sportbreak), en esta ocasión no se fabricará una versión de tres puertas ni cabrio. Los motores de gasolina son 1.6 atmosférico, 1.6 y 1.0 Ecoboost (con turbo). El 1.6 tiene 125 caballos, los mismos que el 1.0 Ecoboost que viene con potencias de 100, 125, 150 y 182 caballos respectivamente. La versión más deportiva es el 2.0 Ecoboost de 250 caballos que se fabrica en dos versiones de carrocería, berlina y Sportbreak (familiar). Todos son cuatro cilindros a excepción del 1.0 Ecoboost que solo dispone de tres cilindros.

En diesel tenemos el 1.6 TDCi con potencias de 95 y 114 caballos, el más potente es un 2.0 TDCi de 163 caballos. Todas las mecánicas de los nuevos Focus vienen equipadas con start/stop de serie. El 1.6 Ti-VCT de 125 caballos y el 2.0 TDCi de 163 caballos son las únicas versiones que pueden llevar de forma opcional una caja de cambios automática de doble embrague, Powershift. Existe una variante más de Focus, un modelo completamente eléctrico al estilo del Nissan Leaf. Está impulsado por un motor eléctrico de 107 kilovatios y se puede recargar en unas cuatro horas.

El modelo que probamos en este test corresponde al acabado Titanium Sport, 23.700 euros (18.150 euros incluyendo campaña promocional).

Esta unidad añade además los siguientes opcionales: navegador Sony con pantalla de 5 pulgadas+9 altavoces+SYNC+USB (1.150 euros), control de crucero+limitador de velocidad (300 euros), protector de puertas (150 euros). El precio final es de 23.700 euros. Aplicando el descuento promocional en el momento (Plan PIVE, financiación especial y descuento promocional) de escribir estas líneas el precio final es de 19.750 euros. Existe un Ford Focus desde 15.350 euros, promociones vigentes incluidas.



INTERIORES

El nuevo interior es más impresionante que en el modelo anterior. Tiene algún detalle mejorable como la guantera que hace de apoyabrazos, esta queda a la misma altura que la palanca de cambios. De esta forma a la hora de engranar la segunda velocidad, nuestro codo termina tocando con esta guantera. El otro pequeño detalle a mejorar es la posición de la palanca de cambios, queda algo fuera de la posición natural de la mano, por lo que lleva un tiempo acostumbrarse a su manejo. El resto del interior está por encima de la media del segmento. Los asientos delanteros son muy deportivos, cómodos y tienen una buena sujeción lateral. La tapicería y los acabados son de buena calidad y diseño acertado. El nuevo Focus está plagado de tecnología, se pueden evitar los atascos de tráfico, controlar nuestros puntos ciegos, se detiene solo antes de colisionar con el vehículo precedente y se mantiene dentro de las líneas de la carretera. Incorpora las últimas tecnologías de asistencia al conductor como opciones que se pagan aparte.

El resto de los periféricos y el propio puesto de conducción es ideal, los pedales están situados exactamente donde se espera. El tablero de mandos está plagado de botones y ha sido necesario unos pocos días de uso para tener todos ellos perfectamente ubicados, pero al final ha resultado ser bastante intuitivo. El maletero no es demasiado grande y solo tiene 363 litros, los últimos rivales que han llegado al mercado ya le superan en cerca de 20 litros (Volkswagen Golf 380 litros), pero lo cierto es que en el uso cotidiano y de fin de semana con cuatro pasajeros y equipaje nunca ha sido necesario más espacio. 

Las plazas traseras no han ganado espacio con la versión anterior y en anchura queda por detrás de sus rivales, cuatro pasajeros viajan muy cómodos pero cinco van apretados.



EN CARRETERA

El nuevo Focus se ha vuelto más refinado que antes. Ahora su conducción por autopista o por carreteras llenas de baches ha mejorado y no solo filtra mejor las irregularidades si no que se ha vuelto más estable. El nuevo sistema de dirección asistida eléctrica, antes hidráulica, es precisa en el manejo pero se siente un poco desconectada de la carretera.

La suspensión es deportiva y tiene un buen equilibrio entre estabilidad y confort. En autovía se muestra bastante estable y en apoyos fuertes se mantiene bastante plano a la vez que resulta muy manejable e intuitivo.

En cuanto a la mecánica Ecoboost de 180 caballos sobre el papel es impresionante, tiene una respuesta muy progresiva y lineal, tal vez demasiado para mi gusto personal.

El empuje es siempre constante y sin altibajos, lo que es una buena noticia para la gran mayoría. Los más entusiastas que busquen vértigo y sensaciones fuertes tendrán que dar el salto a la mecánica del ST y 250 caballos.

Cuando alguien se decide por una mecánica de semejante potencia suele ser por tener cierto apetito de sensaciones fuertes o deportivas de las que, en mi opinión, carece este motor. A cambio se obtiene una mecánica enormemente flexible, construcción sólida, interior espacioso y unos acabados al más alto nivel que en general superan las expectativas en todos los ámbitos. Además de la potencia el Focus tiene unas cifras de par excelentes, 240 Nm que le permite tener tirón desde pocas vueltas y una aceleración de 7,9 segundos de 0 a 100 kilómetros/hora. Para encontrar su lado alegre hay que subir mucho el motor de vueltas, y una vez hecho esto, se sigue manteniendo suave y agradable sin tirones bruscos. La diferencia de peso con respecto al motor diesel, 128 kilos, se percibe perfectamente a la hora de trazar curvas cerradas. La dirección es más directa y el morro tiende menos a escaparse hacia el exterior de la curva.



CONSUMOS REALES

Los motores con turbo son especialmente sensibles al modo de conducción. El Focus ofrece unos valores eminentemente reducidos para las prestaciones que ofrece, en autovía a velocidades legales y practicando una conducción conservadora, el consumo más habitual ha sido de 5,5 litros/100 kilómetros. Circulando de forma despreocupada por autovía, la cifra más habitual lograda ha sido 6 litros/100 kilómetros. En conducción deportiva cuesta superar los 10 litros/100 kilómetros.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL FORD FOCUS?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Ford Focus 1.6 EcoBoost 180 Cv Sport 5 puertas, hemos tomado como referencia un hombre de 30 años soltero, con 12 de antigüedad de carné, que vive en Valencia, guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 12.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con franquicia de 190 €, es Qualitas Auto con un precio de 335.43 € y con una calidad en la póliza de 6.11.



RIVALES Y CONCLUSIONES

Su competencia más dura proviene del Volkswagen Golf, especialmente en términos de calidad. Pero el Focus se defiende muy bien por manejo y confort además de por unos precios bastante más favorables.

El Focus ha evolucionado y se ha hecho más adulto. Es bastante bien parecido, se maneja bien, el motor es muy progresivo pero aparte de eso no hay mucho más. Me ha parecido menos divertido de lo que me esperaba de un Focus con un motor de gasolina turbo de 180 caballos. Aún así el listón sigue quedando alto y el Focus es uno de los mejores compactos del segmento C. Ford ha logrado un modelo sereno y tranquilo en lugar de salvaje. Proporciona una buena aceleración pero de forma relajada y es más rápido en la realidad de lo que aparentemente sugiere. El modelo actual de Focus ha sido diseñado claramente más enfocado a la comodidad y a la eficiencia que a la pura diversión. Eso no quiere decir que se haya eliminado toda la agilidad y diversión características de las dos primeras generaciones, es simplemente que las tendencias en el mundo del automóvil cambian y los fabricantes se encuentran en este momento más preocupados por la economía de combustible o la contaminación que por las aceleraciones fulgurantes. El Focus ha madurado y como tal se puede decir, aunque con algo de tristeza, que es el mejor Focus hasta la fecha.



A favor

- Asistencia al conductor (abundante lista de opciones de lujo y alta tecnología. En definitiva Gadgets para ayudar al conductor y minimizar el riesgo de accidente)

- Progresividad (se pierde diversión, pero los pasajeros lo agradecerán. La aceleración es siempre muy suave a pesar de practicar conducción deportiva)

- Consumos (si se conduce con tacto, es posible una utilización cotidiana y lograr unos consumos de utilitario)

- Suspensión (el compromiso está logrado, es firme pero al mismo tiempo cómoda. Las llantas grandes le vuelven algo más seco, algo a tener en cuenta si decidimos aumentar su diámetro)

- Calidad (los materiales del salpicadero y los tapizados tienen un buen nivel de acabado. No es el mejor de su segmento pero está bastante cerca)

- Protección de carrocería (curioso sistema el de protección de las puertas al abrirlas, es opcional pero no protege de las puertas de los demás)

En contra

- Visibilidad (la visibilidad trasera es limitada, más preocupante al aparcar)

- Llave inteligente (no es necesaria para poner en marcha el coche, sin embargo no es posible abrir o cerrar si no se tiene la llave en la mano)

- Motor (refinado y animado, pero esperaba algo más de emoción y dinamismo. El 1.0 Ecoboost de solo tres cilindros impresiona y fue toda una revelación por su suavidad y lo poderoso que se sentía al mismo tiempo)

Prueba y Redacción: www.arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Octubre 2013

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar