Prueba DACIA LODGY
1.2 TCe 115 CV Laureate 7 plazas

LODGY Y LAS SIETE PLAZAS REALES

Tras el gran éxito obtenido con modelos como el Logan, Sandero o Duster, Dacia se ha decidido ha atacar el segmento de los monovolúmenes con el Lodgy. La historia de este fabricante rumano es una historia de éxito en el peor momento para las marcas de automóviles, todas ellas afectadas por las bajas ventas que ha producido la crisis económica. Dacia no solo ha aumentado sus ventas de forma prodigiosa sino que ha llegado a vender el 30% de las ventas totales del Grupo Renault, al que pertenece

  

MUCHO POR POCO

Esa es la fórmula del éxito de esta marca. Hace siete años Renault revivió la marca Rumana Dacia mediante la introducción del primer modelo, Logan, en el segmento de acceso de los mercados europeos. Dacia también se encarga de fabricar los modelos que se venden bajo la marca Renault en mercados como el de Rusia o Egipto. El motivo es que en estos mercados emergentes la marca no se resiente por llevar su marca en los modelos de bajo coste. Al principio, con el Logan, los clientes no fueron demasiado entusiastas, pero con la llegada de los sucesivos modelos, en especial el Sandero y posteriormente el Duster, todo cambió. Con su precio tan bajo, el Lodgy es una verdadera ganga en el segmento de los monovolúmenes y ha supuesto todo un descubrimiento para los que necesitaban un vehículo de siete plazas y no querían desembolsar excesivo dinero en la compra de su vehículo familiar. Para que su precio no se dispare, en Renault decidieron llevar su fabricación a un país en donde la mano de obra fuera barata, por ello trasladaron la producción a Marruecos, concretamente a Tánger aunque los motores y las cajas de cambios provienen de las fábricas españolas de Valladolid y Sevilla. El Lodgy, con sus virtudes y sus defectos, está listo ahora para atacar a la clase dominante en este segmento.



MODELOS Y VERSIONES

A diferencia de otros monovolúmenes rivales que ofrecen diferentes distancias entre ejes para disponer de versiones más grandes y con más plazas, en el Lodgy solo hay una medida. De esta forma, una vez más, se produce otro ahorro en los costes de producción. El Lodgy se comercializa con dos configuraciones, de cinco y siete plazas y una sola carrocería. Cuenta con dos motores de gasolina y dos diesel. En diesel tenemos el motor 1.5 dCi con potencias de 90 y 110 caballos, en gasolina la mecánica de acceso es un 1.6 de 85 caballos y el modelo que utilizamos en esta prueba, un 1.2 de 115 caballos. Todos ellos con cajas de cambios manuales de cinco velocidades a excepción del motor diesel más potente, dCi 110, que es también manual pero de seis relaciones. Todas las mecánicas admiten la configuración de cinco o siete plazas, y el coste de pasar de cinco a siete es de 500 euros. Se comercializa con tres acabados: Base, Ambiance y Laureate. La versión de esta prueba corresponde al acabado superior Laureate cuyo precio de partida es de 14.500 euros. A este precio hay que añadir las siguientes opciones: pintura metalizada, radar trasero, rueda de repuesto y pack Luxe (llantas de aluminio de 16 pulgadas, Plug-in Radio, ESP, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, volante y pomo del cambio de cuero y mandos de radio bajo el volante). El precio final de esta unidad es de 16.098 euros. Existe un Dacia Lodgy de cinco plazas desde 9.850 euros, aunque en este acabado es tan básico que carece de elementos de importancia como aire acondicionado o ESP. De todo el elenco de motores, el 1.2 TCe es la verdadera joya de la gama sin desmerecer a las dos mecánicas diesel.



INTERIORES

El diseño parece bastante aceptable en un primer vistazo y se nota el esfuerzo de Dacia en términos de calidad con respecto a sus primeros modelos. Tras un breve recorrido por el interior es fácil darse cuenta de la gran cantidad de plástico barato. Tiene algunos detalles o adornos que elevan el nivel estético en conjunto, como la consola central en negro, el salpicadero en dos colores y los tiradores de las puertas cromados. No obstante, todos los plásticos se sienten muy duros y ásperos al tacto. La calidad de construcción, sin embargo, no es un problema. No hay que esperar lujos del tipo asientos eléctricos o últimas tecnologías, pero encontrar una buena posición al volante es algo muy fácil. También hay una buena cantidad de aislamiento acústico en el interior 

En cuanto al espacio, está dividido de tal forma que todos los pasajeros (cinco o siete) cuentan con bastante superficie para colocar 
cómodamente piernas y sentarse sin miedo a rozar con la cabeza en el techo independientemente de su altura. En el modelo actual de Lodgy la capacidad de maletero es de 827 litros con cinco plazas, 634 litros en configuración de siete plazas con la tercera fila de asientos plegada y 207 litros si viajan los siete pasajeros. Y ese es precisamente el único aspecto negativo de este modelo. Si bien es cierto que es de los pocos modelos del mercado que tienen dos plazas extras realmente utilizables por adultos, no es menos cierto que el maletero disponible con esta configuración apenas deja sitio para guardar los abrigos de los siete pasajeros y poco más. Si necesitamos transportar objetos grandes y para ganar más espacio se puede plegar y quitar fácilmente (aunque es pesada) la tercera fila de asientos. Si necesitamos más espacio todavía, se puede desmontar la fila tercera y sacar fuera del coche. De este modo y si se pliega la segunda fila (no se puede desacoplar del Lodgy) la capacidad resultante bate todos los récords de su segmento y de segmentos superiores, nada menos que 2.617 litros de capacidad y 1,75 metros de longitud. 

En cuanto al equipamiento el Dacia sigue la regla de lo mínimo imprescindible, por lo que no cuenta con lujos habituales en otros modelos de la competencia como reproductor de DVD o techo solar. La excepción a esta regla del mínimo imprescindible es la opción de un sistema de entretenimiento e información, diseñado por LG. Cuenta con una pantalla táctil de siete pulgadas muy fácil e intuitiva de manejar incluso para los más inexpertos. Sirve como GPS, equipo de audio con MP3 y se puede conectar con teléfonos móviles a través de Bluetooth.



EN CARRETERA

Conducir el Lodgy ha resultado ser una sorpresa. A pesar de la poca cilindrada y de la aparente torpeza que parece anunciar su voluminosa carrocería, lo cierto es que con el motor 1.2 de cuatro cilindros con inyección directa y turbo se comporta de forma correcta en la mayoría de situaciones. En adelantamientos y jugando con el cambio ofrece la respuesta imprescindible para realizar esta maniobra con seguridad. Si bien es cierto que en autovías, cuando afrontamos una pendiente, en ocasiones no es capaz de mantener la velocidad de crucero y es necesario reducir alguna relación del cambio para mantener la velocidad, aunque en líneas generales la respuesta de este pequeño pero moderno motor es muy satisfactoria.

La circulación es cómoda en cualquier tipo de carreteras, de hecho ha sido diseñada para moverse por carreteras en mal estado y se nota. Sin embargo, si lo llevamos al límite en curvas y efectuamos apoyos fuertes, el Lodgy se inclina más de lo deseable, Siempre, eso sí, de forma controlada, no es un vehículo para practicar una conducción agresiva y es muy recomendable, como en todos los modelos actuales, solicitar la opción de control de estabilidad, ESP. En resumen aunque no tenga una rodada tan firme y consistente como sus rivales más caros, sigue siendo muy recomendable por su comodidad y si se piensa en practicar una conducción a ritmos tranquilos, es el coche perfecto. Gracias a la gran altura del techo, la visibilidad es excelente en todas las direcciones, incluso en la parte trasera y laterales a pesar de la cantidad de montantes de las ventanillas.



CONSUMOS REALES

Parte de esta prueba se ha realizado efectuando un viaje de 1.000 kilómetros con siete pasajeros. En estas condiciones de carga y por autovía a ritmos legales hemos obtenido un consumo medio de 7 litros/100 kilómetros. En ciudad circulando solo con el conductor la media ha sido de 7,6 litros/100 practicando una conducción muy conservadora y sin acelerones. El mínimo consumo logrado ha sido de 6 litros rodando a medias de 100 kilómetros/hora por autovía y solo con el conductor como pasajero.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL DACIA LODGY?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Dacia Lodgy 1.2 TCe 115 cv Laureate 7 plazas, hemos tomado como referencia un hombre de 45 años casado, con 25 de antigüedad de carné, que vive en Badajoz, deja el coche en la calle y recorre hasta 12.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con franquicia de 200€, es Direct Seguros con un precio de 184 € y con una calidad en la póliza de 5.18.



RIVALES Y CONCLUSIONES

Con el LodgyDacia está perdiendo el estatus de fabricante de vehículos de nicho y está entrando poco a poco en el mercado principal de Europa. La mayoría de compradores dejarán de lado las versiones menos equipadas del Lodgy y se decidirán por las unidades con siete plazas, aire acondicionado o elevalunas eléctricos. La calidad interior o el manejo del Lodgy puede que no esté a la altura de los mejores del segmento en varios apartados como dinámica o calidades interiores, pero la diferencia real no es tanta como la cantidad de dinero que los separa. Además, los compradores de un Lodgy sabrán exactamente lo que están comprando que no es otra cosa que un coche robusto, amplio con siete plazas reales y un precio tan competitivo por el que estarán dispuestos a hacer algunas concesiones en calidad o equipamiento. Todos los motores ofrecen un rendimiento aceptable, el 1.6 de 85 caballos se queda algo escaso y falto de rendimiento, y en el lado opuesto merece una mención especial este 1.2 TCe de 115 caballos, que, desarrollado conjuntamente por el equipo de competición de Renault es capaz de empujar con eficacia desde pocas revoluciones. Los rivales más parecidos por precio y por ser capaces de transportar a siete pasajeros son el Kia Carens 1.6 GDi o el Chevrolet Orlando 1.8 LT. Ambos modelos son más potentes, con mejores acabados y una dinámica superior, pero el Lodgy ofrece más espacio en todos los apartados y un precio inferior en aproximadamente 2.000 euros de media. En cualquier caso hay que dejar claro que el único modelo de los tres que realmente permite una utilización prolongada y por adultos de la tercera fila de asientos es el Dacia Lodgy.



A favor

- Versatilidad (jugando con las cinco plazas posteriores se puede obtener mucho espacio para el transporte)

- Motores (además de los diesel, el motor de gasolina 1.2 TCe que hemos probado en ARPEM tiene un funcionamiento muy convincente)

- Relación calidad/precio (vale lo que cuesta y viceversa. El Lodgy es el vehículo con siete plazas de pasajeros reales que menos cuesta del mercado, por mucha diferencia)

- Peso (el Lodgy es un coche ligero a pesar de lo que aparenta por su tamaño)

En contra

- Calidad (se nota el esfuerzo por mejorar el diseño, pero las calidades siguen siendo acordes a su precio. Hay muchos plásticos de calidad mejorable)

- Estética (al ser más estrecho de lo normal y con su altura no ofrece una estampa visualmente atractiva)

- Modelo base (aunque es muy barato realmente viene bastante escaso de equipamiento)

Prueba y Redacción: www.arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Diciembre 2013

Tu seguro en un click

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche