Prueba BMW 320d GT 184 CV

UN SERIE 3 PARA LAS FAMILIAS

El Serie 3 GT es más espacioso para los pasajeros que un Serie 5 y el espacio de carga eclipsa al Serie 3 Touring. Además su comportamiento en carretera está a la altura de lo que se espera de una berlina de BMW por comodidad. Con esta mecánica diesel de dos litros, el consumo no difiere mucho de lo que habitualmente gasta un utilitario de ciudad, entonces ¿estamos ante el coche perfecto?

  

EL EXPERIMENTO

Los tiempos están cambiando, hace años quién se habría imaginado a Audi construyendo SUV, a Mercedes estudiando la posibilidad de fabricar un rival para el Ford Fiesta o que BMW se atrevería a reinventar de nuevo aquel proyecto fracasado de Opel llamado Signum. Esta versión del Serie 3 resucita básicamente el concepto del Opel Signum, es decir, se alteran las proporciones de un BMW Serie 3modelo base (Serie 3 Berlina) para dotarlo de mayor capacidad en las plazas traseras y en el maletero. 

Encontrar el coche perfecto parece ser una de las tareas del departamento de diseño de BMW. El extraño Serie 5 GT fue desarrollado como una alternativa más atractiva y moderna que el convencional Serie 5 Touring, BMW satisfecho con el resultado se lanza ahora a realizar el mismo experimento con el Serie 3. Por posicionamiento, se encuentra por encima de la berlina y del Touring (familiar), siendo mucho más práctico que la berlina, el GT es más caro a la hora de la compra que ambos. Aunque no es precisamente uno de los modelos con más atractivo de BMW, si se le observa pensando en él como en un monovolumen coupé deportivo, su atractivo se hace más fácil de entender.



MODELOS Y VERSIONES

La gama está compuesta por seis motores, tres para cada tipo de combustible. En gasolina son: 320i328i y 335i con potencias de 184, 245 y 306 caballos. Todos ellos con caja de cambios manual de seis velocidades y también de forma opcional, con caja de cambios automática de ocho relaciones y tracción integral. En diesel nos encontramos con: 318d320d y 325d, con potencias de BMW Serie 3143, 184 y 218 caballos. También con variante automática de ocho marchas además de la manual de seis, en este caso solo el 320d puede disponer de tracción integral. Ninguna de las opciones mecánicas puede ser considerada como una mala elección, los motores diesel son tranquilos, flexibles y económicos y en gasolina, el 335i de seis cilindros es una opción potente, suave y que recompensa a su conductor con unas prestaciones gratificantes.

Todos los GT de la Serie 3 cuentan con pantalla de 6,5 pulgadas y mando para manejarla denominado iDrive. El modelo de esta prueba corresponde a la versión manual y con propulsión trasera por lo que su precio de partida es de 40.600 euros. La línea de equipamiento que lleva instalada es la denominada Luxury que incrementa el precio en 1.800 euros. Otros accesorios incluidos son: pintura metalizada Sparkling Brown 1.008 euros, cuero Dakota 2.159 euros, navegador 1.886 euros, molduras interiores de madera noble de raíz de nogal con inserciones 237 euros, asistente para luz de carretera, control de distancia de aparcamiento 987 euros. El precio total de este modelo es de 49.070 euros. Existe un BMW Serie 3 GT desde 36.900 euros. 



INTERIORES

No hay un cambio drástico sobre el interior de una berlina de la Serie 3. Todo el diseño resulta familiar y el cambio más palpable es la ergonomía general. Al ser más largo y alto que la berlina, junto con una mayor distancia entre ejes, hace que tenga una mejor habitabilidad especialmente para los pasajeros traseros. El maletero también aumenta de capacidad aunque no en gran cantidad, 25 

BMW Serie 3litros más que hacen un total de 520 litros.

Lo que si mejora de una forma clara es que el acceso para la carga es mucho mejor. Al tener un portón, eléctrico en todas las versiones, es mucho más fácil introducir objetos voluminosos. Los respaldos traseros se reclinan en una proporción de 40/20/40 y cuentan con la posibilidad de regular la inclinación del respaldo. Abatidos por completo quedan muy planos dejando una gran superficie de carga. Las plazas traseras son bastante generosas por espacio para las piernas. El pasajero trasero central tendrá que sentarse a horcajadas con las piernas repartidas a ambos lados del túnel de transmisión pero a pesar de ello, también viajará cómodo. Siempre, claro está, que los pasajeros a ambos lados no sean muy voluminosos ya que el GT no destaca especialmente por su anchura. Todas las puertas carecen de marco en la ventanilla, al ser más alto y bajando los cristales de las ventanillas traseras, el acceso de los pasajeros es extremadamente cómodo y sencillo. Los materiales con este acabado Luxury destilan calidad por sus buenos ajustes y tacto. Se nota el cuidado por el detalle al no encontrar partes de chapa a la vista en casi ningún rincón del coche y hasta el maletero va encapsulado hasta el límite de lo posible.



EN CARRETERA

Esta versión tiene el centro de gravedad más elevado y el peso aumenta, por término medio, aproximadamente unos 145 kilos sobre la berlina de la Serie 3. Lógicamente esto influye en la dinámica de conducción, pero, ¿Lo hace tanto como para renunciar a su capacidad extra y decidirse por la berlina? Lo cierto es que el manejo no es exactamente el mismo, resulta algo menos deportivo, la respuesta a los toques del volante son ligeramente más pesados o torpes que en la berlina. Debido a su mayor altura, la visibilidad es similar a la de un X! o un X3, pero a la hora de negociar curvas enlazadas a ritmo fuerte, es menos determinante y existe una inclinación mayor de la carrocería. En principio puede sonar como algo malo, pero lo cierto es que no es del todo negativo. La 

BMW Serie 3circulación por carreteras en mal estado es mucho más placentera con este modelo, e incluso las enormes llantas de 18 pulgadas no son tan incómodas ni transmiten con excesiva rigidez las imperfecciones del asfalto. Si se realizan viajes frecuentes con cuatro pasajeros, los otros tres opinarán que es el mejor modelo de la Serie 3 en lo que a comodidad se refiere. Sin embargo, hablando desde la posición del conductor, no se puede estar de acuerdo con esta afirmación ya que la berlina o el Touring son más efectivos. 

En cuanto a la mecánica, el best seller 2.0d de 184 caballos recompensa a su conductor con razonables dosis de aceleración y 
consumos exiguos, hasta ridículos para una berlina de este tamaño. Hubo un tiempo, no hace tantos años, en que un diesel era considerado deportivo si lograba acelerar de 0 a 100 kilómetros/hora en menos de 10 segundos. Hoy día un BMW 330d Automático solo necesita 5,5 segundos por lo que aquellas cifras de entonces supondrían hoy toda una decepción. El 320d GT ofrece unas cifras razonables para los baremos actuales, una aceleración de 0 a 100 kilómetros/hora de 8 segundos da una idea aproximada de la agilidad del GT. Es bastante suave pero el motor dos litros diesel no ofrece aquí el mismo resultado que en la berlina y aunque el rendimiento es lo suficientemente rápido para contentar a la mayoría, noBMW Serie 3 llama la atención por su brillantez. Con los modos de conducción, Normal, Eco Pro, Sport y Sport +, el GT puede sacar a relucir su lado “deportivo”, aunque esto no es para lo que se ha construido el BMW GT. La zona del cuentavueltas en donde más cómodo se encuentra es entre 2.000 y 4.000 r.p.m., cuenta con una generosa cifra de par (380 Nm entre 1.750-2.750 r.p.m.) y la sensación que transmite es la de tener una aceleración enérgica y constante pero no llamativa. El GT se mueve con bastante suavidad y la suspensión filtra de forma muy agradable los baches de la carretera. Es también el primer modelo de BMW en incorporar un alerón activo que se eleva a partir de 110 kilómetros/hora, su finalidad es reducir la resistencia al aire y elevar la carga aerodinámica. 

A grandes rasgos el GT se maneja de forma muy similar y transmite sensaciones parecidas a las de una berlina pero con un toque menos de agilidad y un control razonable del balanceo, no es tan equilibrado como la berlina de la Serie 3 pero está cerca. Optar por la suspensión adaptativa puede ser una solución para sacar más partido del GT ya que esta enmascara el mayor peso sobre todo cuando se conduce deportivamente entre curvas. Pero de esta forma, en modo Sport, la mayor comodidad de esta versión se diluye y se transmiten más los baches al interior por lo que para disfrutar de una conducción relajada estaremos siempre circulando en el modo Normal.



CONSUMOS REALES DURANTE LA PRUEBA DEL COCHE

El BMW 320d GT resultó ser un modelo muy frugal. En conducción por autovía a velocidades legales es capaz de mantener una media de 5 litros/100 kilómetros. En conducción ciudadana mezclando atascos con autovías radiales con tráfico denso la media más habitual se mantuvo siempre por debajo de 6,2 litros/100 kilómetros. Las pruebas se realizaron solo con el conductor por lo que los consumos pueden varia.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL BMW SERIE 3 GT?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el BMW 320d GT 184 Cv, hemos tomado como referencia un hombre de 55 años casado, con 30 de antigüedad de carné, que vive en Barcelona, guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo con franquicia de 200 €, es Regal Auto con un precio de 440.67 € y con una calidad en la póliza de 8.73.



RIVALES Y CONCLUSIONES

El BMW Serie 3 GT tiene un diseño interesante, y aunque no es tan esbelto como el modelo del que deriva (Serie 3 Berlina), sin duda es mucho más atractivo que el Serie 5 GT. Uno de sus rivales más directos, el Audi A5 Sportback, tiene unas líneas más deportivas y atractivas visualmente y un rendimiento mecánico igual de bueno que el BMW, su altura inferior limita la habitabilidad de los pasajeros. La lista de opciones de BMW es considerablemente larga y de precio elevado, por lo que vale la pena escoger las opcionesBMW Serie 3 con calma y cabeza para no disparar el precio en bastantes miles de euros.

Los gastos de funcionamiento del 320d GT son aceptables gracias a una economía de consumo más que decente. El concepto GT realmente busca hacer ganar en atractivo y distinción sobre la versión Touring a la vez que incrementa la habitabilidad. Sin embargo a cambio hay que renunciar a algunos atributos dinámicos de la berlina de la que deriva. Si lo que prima a la hora de la elección es la comodidad y el espacio sobre la estética o una dinámica más efectiva, el Serie 3 GT es un paquete global interesante que puede llegar a poner en apuros, en términos de espacio, incluso a un Serie 5.

Los costes son mayores en el GT sobre la berlina y el Touring, por ello debemos estar muy seguros de que realmente necesitamos ese espacio extra y versatilidad. La suspensión adaptativa acercará más la dinámica entre berlina y GT.



A favor

- Espacio (se obtiene más espacio que en la berlina, tanto para pasajeros como para el maletero)

- Suavidad (la conducción es más suave y se mima más a los pasajeros que, además del espacio, viajan más cómodos por una suspensión más confortable)

- Altura (el conductor se sienta a la misma altura que en un BMW X!, esto no solo favorece la visibilidad entre el tráfico si no que aumenta la comodidad a la hora de subir o bajar del coche)

En contra

- Precio (más elevado que el resto de versiones pero similar al de sus rivales)

- Precio opcionales (hay que elegir muy bien los opcionales, el precio elevado de estos puede hacer que se dispare el precio final del GT)

- Quinto pasajero (el espacio para las piernas es ciertamente muy generoso, pero la anchura no lo es tanto cuando se sientan tres pasajeros detrás)

- Start/Stop (se percibe movimientos bruscos cada vez que se pone en marcha o se para durante un atasco)

Prueba y Redacción: www.arpem.com
Fotos: Alex Blanco
Octubre 2013

Tu seguro en un click

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche