Comparativa
BMW R 1250 RS &
Suzuki GSX-S1000F

GENUINAS SPORT TURISMO

¿Son dos motos deportivas? ¿Son dos motos para hacer turismo? Las respuestas correctas pueden ser tanto sí como no a ambas preguntas, pues sin ser motos específicamente diseñadas para estos menesteres, cumplen en los dos escenarios con mucha solvencia.

> Ficha técnica Suzuki GSX-S1000F

Ninguna de las dos es una deportiva al uso como la concebimos hoy en día y, además, en el catálogo de cada marca existen otros modelos más apropiados para viajar. Pero nuestras protagonistas de hoy lucen unas cualidades que hacen que puedan brillar en los dos campos, con un toque más deportivo en la Suzuki y más turístico en la BMW. Esta última muy bien ayudada por la cantidad de opciones y accesorios que aporta nuestra unidad de pruebas.

Son dos superbikes, modernas y competentes, destacando la BMW que es un modelo más nuevo (de este año) e incorpora el motor 1.250 de la marca con distribución variable. La GSX-S1000F es la más veterana en el mercado, con cuatro temporadas a sus espaldas, que parte de su hermana naked GSX-S1000, a la que han adaptado un carenado completo.

Tengo claro que estas dos motos pertenecen al mismo segmento, pero también tengo que admitir que son muy diferentes entre sí, por arquitectura, características y construcción. En cuanto a precio también hay bastante diferencia: la Suzuki cuesta 13.149 euros puesta en la calle y la BMW parte de un precio de 15.650 euros, pero nuestra unidad de pruebas con todo lo que incluye, el paquete Confort, el Dinámico y el Touring, se pone en 20.274 euros.

El paquete Confort trae puños calefactables y control de presión de neumáticos. El Dinámico, cambio de marchas Pro que funciona en los dos sentidos, intermitentes de ledes, asistente de arranque en pendiente, luz diurna de ledes, ABS Pro y modos de conducción Pro, que se añaden a los modos de serie (Road y Rain) los modos Dynamic y User. El paquete Touring, incluye llave de proximidad, caballete central, control de velocidad de crucero, preinstalación de navegador, soportes de maletas (sin maletas), parrilla trasera para el top-case y suspensiones activas Dinamic ESA Nex Generation.

Comparativa BMW R 1250 RS & Suzuki GSX-S1000F

Por su parte, la Suzuki viene como viene y los accesorios hay que buscarlos en la industria auxiliar. 

Ahora, como es costumbre en nuestras comparativas, vamos a comenzar nuestro ensayo por su análisis en parado:

Características

BMW R 1250 RS

Suzuki GSX-S1000F

Precio 15.650 euros 13.149 euros
Dimensiones  
Longitud 2.202 mm 2.115 mm
Anchura 925 mm 795 mm
Altura 1.255 mm 1.080 mm
Distancia entre ejes 1.530 mm 1.460 mm
Altura del asiento 820 mm 810 mm
Peso 243 kg 212 kg
Motor y transmisión  
Configuración de motor Bicilíndrico Cuatro cilindros
Cilindrada 1.254 cc 999 cc
Potencia 136 CV / 7.750 rpm 147 CV / 10.500 rpm
Refrigeración Mixta Agua
Transmisión Manual, 6 velocidades Manual, 6 velocidades
Chasis  
Tipo Tubular de acero Doble viga de aluminio
Suspensión delantera Horquilla telescópica invertida Horquilla telescópica con barras de 43 mm ajustable en precarga, compresión y rebote 
Recorrido 140 mm N.D.
Suspensión trasera Amortiguador con ajuste en precarga de muelle Amortiguador con ajuste en precarga de muelle y extensión
Recorrido 140 mm 88 mm
Freno delantero Dos discos de 320 mm con pinza de cuatro pistones. ABS Dos discos de 310 mm con pinza de cuatro pistones. ABS
Freno trasero Un disco de 276 mm con pinza de dos pistones. ABS Un disco con pinza de un pistón. ABS
Dimensiones neumático delantero 120/70 17" 120/70 17"
Dimensiones neumático trasero 180/55 17" 190/50 17"

Comparativa BMW R 1250 RS & Suzuki GSX-S1000F

Está claro que ambas se concibieron bajo conceptos muy diferentes. Si empezamos por sus medidas, la R 1250 RS es una moto más larga, más ancha, tiene más distancia entre ejes y, eso sí, la altura del asiento se encuentra a una distancia muy parecida, con las dos se llega bien al suelo, aunque tu talla no sea centroeuropea. En cuanto al peso, la GSX-S1000F es claramente más ligera en sus cifras declaradas; hay una diferencia de 31 kilos, que se amplían a 37 kilos en nuestras mediciones con los llenos hechos. Creo que se debe principalmente a la cantidad de accesorios que incorpora la alemana.

Hablemos de los motores. Nada que ver uno con otro. El origen técnico de la GSX-S1000F hay que buscarlo en la deportiva de la marca, la GSX-R1000R, pero no en el último ni en un único modelo, sino en varios de los que toma las partes que más le interesan para dar forma a un conjunto extremadamente homogéneo. Se trata del cuatro cilindros en línea refrigerado por agua que equipaba la versión del 2005 a 2007, pero se han introducido diversas modificaciones en la distribución, relación de compresión y los pistones que son de diferente diseño y más ligeros. También se ha dulcificado la respuesta del motor, gracias a la adopción de una nueva centralita electrónica y un afinado sistema de inyección. No lleva modos de entrega de potencia y en su lugar encontramos un control de tracción que dispone de tres niveles de actuación, además de poderlo desconectar a voluntad. 

La 3 es la más intrusiva, muy recomendable para su utilización en ciudad con sus mil trampas, pasos de cebra, rejillas metálicas, asfalto sucio… y también para situaciones climatológicas adversas, lluvia, terreno resbaladizo… La 2 es ideal para carretera y uso deportivo en general y la 1 es en la que menos interviene el sistema y la recomendaría en días soleados, firme seco y en buen estado. Se notan claras diferencias entre ellas, me ha gustado su actuación pues entra de forma discreta y progresiva, apenas notas su acción, actúa sobre la inyección de gasolina y adapta la potencia para evitar el deslizamiento de la rueda trasera.

En cuanto a cifras, declaran 147 caballos a 10.500 rpm. Es un motor poderoso, se estira con energía hasta alcanzar 11.500 rpm con bastante facilidad. Como buena moto japonesa tiene un tacto suave, pero también resulta enérgico, con una entrega contundente. Su rumorosidad mecánica es discreta a pocas revoluciones, pero cuando abrimos el gas a fondo se transforma en un aullido salvaje que intimida e incita a explorar su lado más oscuro.

Comparativa BMW R 1250 RS & Suzuki GSX-S1000F

La R 1250 RS monta el último propulsor bicilíndrico bóxer (cilindros opuestos a 180º) transversal a la marcha, con sistema de distribución variable BMW ShiftCam de 1.254 cc y refrigeración mixta por agua/aire/aceite. Lógicamente las medidas internas de cada uno no tienen nada que ver y su funcionamiento y las sensaciones que transmiten, tampoco. BMW declara 136 caballos a 7.750 rpm con un par de 143 Nm a 6.250 rpm. Nuestra moto, con todos los paquetes electrónicos que lleva, dispone de modos de conducción, control de tracción, cambio semiautomático para subir y bajar marchas, etc…

También hemos podido medir y comprobar ambos motores en nuestro banco de potencia en las mismas condiciones y los 11 CV de diferencia que aparecen en las cifras declaradas, han pasado a 19 CV a favor de la japonesa, que ha superado nuestras expectativas al rendir 150 caballos (3 CV más de los declarados) a 11.300 rpm, mientras que la alemana se ha quedado en 131 caballos a 7.600 rpm.

Analicemos ahora los bastidores y elementos que componen el apartado ciclista, suspensiones, frenos y ruedas, donde también encontramos diferencias importantes. En la Suzuki se inclinan por un bastidor de doble viga de aluminio, similar al utilizado en las superbikes de la marca, pero no igual en cuanto a geometrías. Emplea un basculante asimétrico también de aluminio que en su caso sí es el mismo que utiliza la última generación de GSX-R1000. El resultado es una parte ciclo que permite agilidad y facilidad de maniobra a baja velocidad y al mismo tiempo resulta noble en zonas viradas y estable a alta velocidad.

Por su parte, la BMW continúa fiel a su chasis mixto, un entramado tubular que utiliza el motor como parte portante para dar rigidez al conjunto y unir la pipa de la dirección con el basculante monobrazo Paralever trasero, por cuyo interior discurre el árbol del cardan de la transmisión. Es un conjunto que funciona bien y se integra perfectamente en el concepto y arquitectura de la moto.

Las suspensiones delanteras de ambas utilizan horquillas telescópicas invertidas, con la salvedad que en la BMW tiene el sistema Dynamic ESA con regulación electrónica y en la Suzuki es manual, en compresión, extensión y precarga de los muelles. En la suspensión trasera ambas utilizan un solo amortiguador con bieletas. En la GSX-S1000F se puede regular la precarga del muelle y solo en extensión el hidráulico, mientras que la R 1250 RS de nuestra prueba también lo hace de forma electrónica con su sistema Dynamic ESA.

Comparativa BMW R 1250 RS & Suzuki GSX-S1000F

En los frenos, ambas recurren a la firma italiana Brembo, con pinzas monobloque de cuatro pistones y anclaje radial, de rendimiento muy similar, toda una garantía de funcionamiento. Solo conviene señalar que los dos discos delanteros de la BMW son de 320 milímetros de diámetro y en la Suzuki de 310 milímetros. Coinciden las medidas de las llantas y neumáticos delanteros 120/70-17 pero en la goma trasera la japonesa utiliza una talla más, 190/50-17 por 180/55-17 en la alemana.

Estéticamente cada una mantiene su propia personalidad. La R 1250 RS no ha cambiado mucho con respecto a su antecesora, mantiene tamaño y medidas, pero sí apreciamos un nuevo frontal más moderno con faros rasgados y simétricos, así como las tapas de balancines de las culatas más voluminosas para dar cabida a los nuevos elementos del sistema de distribución. 

Por su parte, la Suzuki conserva las líneas angulosas de la marca, con un depósito de gasolina prominente y el asiento del pasajero elevado que hace que el piloto se sienta integrado “dentro” de la moto. El carenado protege bien, a pesar de que la cúpula no es demasiado grande y no tiene posibilidades de regulación. En la BMW el carenado no llega a ser integral, aunque “casi” lo es. Te sientes más resguardado, es más ancho y la cúpula es más grande, además se puede regular su altura en dos posiciones de forma manual.

En cuanto a la instrumentación, la BMW gana claramente con una “tablet” de 6,6 pulgadas a todo color grande y clara, tiene distintos modos de visualización y además de toda la información disponible, nos permite navegar por los diferentes menús que se maneja desde el mando giratorio Multi-controller ubicado en el puño izquierdo. También podemos regular las suspensiones Dinamic ESA Nex Generation, que visualizamos y elegimos sus diferentes opciones en la pantalla. La Suzuki tiene un display digital, que no se lee mal, pero nada que ver con su oponente, más pequeño y monocolor (gris con dígitos negros). La llave de contacto es de proximidad, con bloqueo de dirección electrónico en la R 1250 RS y una llave de las de toda la vida en la GSX.

Comparativa BMW R 1250 RS & Suzuki GSX-S1000F

Nos ponemos en marcha

Está claro que las dos son motos grandes, pero la BMW lo es un poco más y los kilos de diferencia se notan cuando maniobramos en parado. Arrancamos los motores y cada uno suena como debe de sonar, más armonioso y equilibrado el cuatro cilindros y más pausado, pero bien acompasado, el bóxer bicilíndrico. En ninguno de los dos percibimos vibraciones apreciables, pero en este sentido tiene mucho más mérito el motor BMW, que en esta versión de distribución variable consigue un grado de funcionamiento exquisito.

Aunque ninguna de las dos está pensada para ciudad, no desentonan entre edificios. Es algo más manejable y resulta más fácil meterse entre los coches con la Suzuki, pero la BMW, una vez en marcha, parece que los kilos desaparecen y el buen reparto de pesos y acertadas geometrías facilitan mucho su manejo.

Salimos de la urbe y es en carretera abierta donde nuestras dos protagonistas se encuentran en su elemento. En autopista el comportamiento de ambas es intachable, son estables, aplomadas, precisas… Debo señalar que con la BMW viajamos con más confort, disponemos de la pantalla regulable que protege mejor, los puños calefactables que se agradecen mucho en invierno, el control de velocidad de crucero, toda la información que queramos sobre el estado de nuestra moto y podemos cargar las maletas y el baúl por si nos vamos de viaje.

Salimos de la autopista y nos adentramos en carreteras generales, con lo que aumenta nuestra capacidad de diversión. La Suzuki tiene un motor que empuja desde abajo con vigor y resulta perfectamente dosificable a través de un acelerador preciso y de corto recorrido. No hay tirones, ni una respuesta quebrada en ninguna situación. Incluso en sexta, apenas superado el régimen del ralentí, puedes abrir el gas sin problemas y no recibirás ni una sola queja. Pero es a partir de 6.500-7.000 rpm cuando los caballos aparecen en abundancia hasta prácticamente el corte de encendido y tenemos sensaciones de auténtica deportiva. En lo que al control de tracción atañe, trabaja de un modo notable, aporta seguridad y da confianza. Su caja de cambios de 6 relaciones tiene un funcionamiento y tacto del selector perfecto, preciso y de corto recorrido. Solo conviene reseñar que la desmultiplicación final me parece un poco corta; voy en sexta y me empeño en buscar una “séptima” y hasta una “octava”. Destaco igualmente sus consumos: 5,1 litros cada 100 km a 120 km/h y 6,1 litros de media en la prueba.

Comparativa BMW R 1250 RS & Suzuki GSX-S1000F

Por su parte, la BMW R 1250 RS es una delicia. Es una sport-turismo en estado puro, especialmente dirigida a aquellos amantes ruteros que quieren una moto para viajar, pero que también quieren disfrutar del placer de pilotar una moto sport por sus carreteras de curvas favoritas. No desean hacerlo a lomos de una gran trail, ni de una enorme gran turismo, ni de una naked desprovista de protección, lo quieren hacer a bordo de una genuina RS. 

La BMW se destaca y hace valer su tecnología a la última y todos los avances que aporta. Es una moto polivalente y equilibrada, con la potencia necesaria, el grado sport correcto y el confort adecuado. No hay que buscar lo que no puede dar, pero en mi opinión es la mejor sport turismo que puedes encontrar. Se comporta con muy buena nota en todos los escenarios, en carreteras viradas, a pesar de su peso y dimensiones, sorprende cómo se maneja. Todas sus ayudas electrónicas colaboran en la conducción, sus modos de motor, el control de tracción, las supensiones, el cambio semiautomático que funciona perfectamente tanto para subir como bajar marchas sin tocar el embrague… Todo funciona para incrementar nuestra seguridad y facilitar nuestro pilotaje. 

Rodando junto a la Suzuki, nunca le perdía la cara, solo en tramos muy tortuosos de montaña, atacando a fondo y estirando el motor de la japonesa al límite, conseguía descolgar un poco a la BMW.

Ahora echa un vistazo al cuadro de prestaciones que hemos preparado para ver las cifras:

Prestaciones y consumos

 

BMW R 1250 RS

Suzuki GSX-S1000F

Velocidad máxima real/marca 234 / 240 km/h 244 / 257 km/h
Aceleración  
0-100 km/h 4,5 segundos 3,6 segundos
0-400 m 12,4 segundos 11,0 segundos
0-1000 m 22,5 segundos 20,2 segundos
Recuperación 6ª  
60-100 km/h 3,5 segundos 3,8 segundos
60-140 km/h 9,3 segundos 9,6 segundos
Peso verificado  
Lleno 252 kilos 215 kilos
Consumo medio 6,2 litros/100 km 6,1 litros/100 km
Autonomía 290 kilómetros 278 kilómetros

Comparativa BMW R 1250 RS & Suzuki GSX-S1000F

Como ves, cuando se trata de cifras, los caballos mandan y los 19 caballos de ventaja que la Suzuki ha demostrado unidos a los 37 kilos menos de peso con los llenos hechos, se traducen en 10 km/h más de velocidad punta y en mejores valores de aceleración, saliendo de parado. Sin embargo, en recuperaciones en 6ª marcha a partir de 60 km/h, la mayor cilindrada y par del motor de la BMW salen a relucir y consigue unos tiempos ligeramente mejores. Señalaré el consumo ajustado y prácticamente igual en las dos motos y su buena autonomía.

Conclusiones

Y por fin llegamos a este último párrafo, si has leído hasta aquí, seguro que ya habrás sacado algunas conclusiones, pero como siempre te voy a dar la mía. La BMW R 1250 RS se merece ser la ganadora de esta comparativa, sencillamente gracias a que es una moto de diseño más moderno, equipada con una tecnología a la última que mejora su rendimiento y seguridad y deja desfasada a su oponente. Tal vez te resulte raro que dé ganadora a una moto que es menos potente, corre menos y pesa más que su rival, con lo que me gustan a mí las motos deportivas. Pero es que la BMW va muy bien, lo hace todo bien en cualquier circunstancia, me siento seguro con ella y, además, es más confortable y amable con su piloto y acompañante.

Por su parte, la Suzuki GSX-S1000F es una gran rival y una buena moto, pero se ha quedado desfasada en algunos aspectos y posiblemente ya juega en otra liga. Esto se pone todavía más de manifiesto en la baza que juega a su favor: es 7.125 euros más barata que su rival.

¿Cuánto cuesta el seguro de estas motos?

Hemos calculado lo que costaría asegurar la BMW R 1250 RS y la Suzuki GSX-S1000F en nuestro comparador de seguros. Para ello, hemos tomado como perfil de referencia el de una persona de 39 años, casado, con 19 años de antigüedad de carné, que vive en Zamora, guarda la moto en un garaje individual y recorre entre 7.000 y 9.000 kilómetros al año. Con estos datos, en la fecha en que se ha realizado esta información, la compañía que ofrece un precio más bajo para un seguro a terceros es Mapfre, con un precio de 174 euros al año para la BMW (con una puntuación de calidad de 7,34 puntos), mientras que para la Suzuki es Helvetia, con un precio de 287 euros al año y una puntuación de calidad de 6,58 puntos.

 

BMW R 1250 RS

Suzuki GSX-S1000F

Lo + Equilibrio y comportamiento general Sus cualidades deportivas
Lo - El precio con sus opciones Necesita una actualización

Comparativa BMW R 1250 RS & Suzuki GSX-S1000F

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Pablo Alonso
Diciembre 2019

Tu seguro en un click

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos