Prueba BMW C EVOLUTION

ALTO VOLTAJE

Creo que a nadie le queda la menor duda que BMW se ha tomado muy en serio el apartado de sus vehículos eléctricos. Hace unos cuantos meses presentaron a bombo y platillo su innovador coche i3, que ya estás viendo por las calles. El otro día asistí por curiosidad a la presentación en Madrid del extraordinario i8, un deportivo de lujo de aspecto sensacional. Y entre medias de ambas presentaciones está entre nosotros su primera moto, el scooter eléctrico C Evolution, nuestra protagonista de hoy. La tecnología usada en la moto la hereda directamente del desarrollo realizado para los coches. BMW es una marca muy autodidacta, que innova y desarrolla sus propias soluciones, algo admirable pero que a veces representa costos altísimos. Casi es mejor no preguntar cuanto llevan invertido el proyecto “eléctrico”.

 

Ya te he contado muchas cosas de este C Evolutión, pues como recordarás un servidor fue invitado por el departamento de desarrollo de la marca germana junto a un reducidísimo grupo de periodistas europeos en junio del 2012 a realizar un pequeño test de valoración de un prototipo del C-Evolution. Tuvo lugar en Londres, coincidiendo con las olimpiadas de ese año, nos dijeron que el vehículo que íbamos a probar no era el definitivo, pero se encontraba en un avanzado estado de gestación. A su vuelta te conté mis impresiones (las tienes en esta misma página), me dejo impactado y nos prometieron que el C Evolution estaría listo para la primavera del 2014. No cabe duda que estos alemanes son gente comprometida y cumplieron su palabra. Así que a mediados del pasado mes de abril asistí a la presentación internacional que también tienes en esta página, y ahora por fin tengo una C Evolution en el garaje de mi casa para hacer una prueba a fondo, utilizándola como mi moto de todos los días.

No pretendo en este párrafo adelantarte la conclusión de la prueba, pero quiero decirte sin más dilación que en cuanto a comportamiento y prestaciones generales es espectacular. No hay ningún otro scooter en el mercado que acelere como este en los primeros 200 metros. Como diría un simpático y conocido ex-torero andaluz, solo te lo puedo resumir en dos palabras: ¡im-presionante!

¿CÓMO ES UN VEHÍCULO ELÉCTRICO?

He de confesarte estos motores de voltios y watios, su funcionamiento para mí, son todo un misterio. Pero he tenido la suerte de en todas estas idas y venidas a presentaciones, además de coincidir con todo el equipo técnico de la marca, lo hice con mi amigo y compañero Josep Armengol, y este si entiende un huevo de este tipo de propulsores. Josep es muy aficionado a cualquier aparato de radio control, coches, aviones, helicópteros… y ahí si se emplea mucho esta tecnología en la que llevan años trabajando y está muy familiarizado con ella. Así que lo que te voy a contar a partir de ahora y mi aparente elocuencia, se la debo en gran parte a él.

Prueba BMW C EVOLUTIONEstuvimos hablando y comentábamos que un vehículo eléctrico consta como cualquier otro de la parte ciclo (ruedas, suspensiones, chasis) y la propulsora. La C Evolution es una moto especial y diferente en todo, pues el tamaño y el peso de las baterías condicionan y comprometen su forma y estructura. En un coche como el i3 el bastidor es de fibra de carbono y hay mucho espacio donde alojar las baterías, en este caso ocupan el suelo que es íntegramente una enorme batería. En el C Evolution nos encontramos con un cajón de aluminio lleno de nervaduras que le otorgan resistencia para aumentar su seguridad y dentro contiene los módulos de las baterías, pero su estructura oficia de bastidor, que podemos definirlo como de tipo monocasco estructural.

Por su parte la propulsión de cualquier vehículo eléctrico consta de tres elementos básicos, la batería que almacena la energía, es como el depósito de gasolina de una moto convencional. La electrónica que controla todo. Y el motor que convierte la electricidad en movimiento. La gran ventaja de los motores eléctricos es que por un lado, tienen un rendimiento altísimo, pues convierten en potencia aprovechable en torno al 90 por ciento de la energía que consumen, mientras que un motor de explosión no llega al 40 por ciento. Por otra parte también son reversibles, es decir que con energía generan movimiento, pero con movimiento son capaces de generar energía. Como dice Josep, ¡ningún motor de explosión devuelve gasolina al depósito cuando cortas gas!

Prueba BMW C EVOLUTIONAunque la tecnología eléctrica en el mundo de la motocicleta (y del automóvil) es muy joven, en otros sectores se encuentra bastante desarrollada, por lo que no se esperan por el momento grandes innovaciones en el tema de los motores propiamente dichos. BMW usa uno trifásico con la peculiaridad de estar refrigerado por líquido, que es garantía de buena estabilidad térmica. Los motores eléctricos tienen además otra gran ventaja y es que tienen una potencia “nominal” que la dan de forma continua y además otra potencia de “pico” que la pueden dar puntualmente (no de forma continuada) y puede ser mucho más alta.

El C Evolution declara 15 CV nominales (por lo que se puede conducir con el carné B de coche) pero su potencia de pico triplica esa cifra hasta alcanzar 45 CV en aceleración puntual. Por eso es necesaria la refrigeración líquida, para poder aprovechar esos picos sin miedos a sobrecalentamientos, roturas y optimizar su fiabilidad. Comparándolo con un motor de gasolina, imagina uno que tienes un compresor volumétrico y un interruptor que lo puedes conectar puntualmente, cuando lo necesitas.

En cuanto a la electrónica, BMW ha desarrollado su propio hardware y software para no depender de ningún proveedor externo y controlar al detalle todos los parámetros de funcionamiento. Para las baterías BMW ha creado una empresa que trabaja en colaboración con dos socios, Bosch y Samsung. Las baterías se fabrican en Corea, son del tipo Litio-Ion, lo más avanzado que hay actualmente comercializadas (no cabe duda que todo el mundo está investigando y desarrollando nuevos productos en este sentido), y la caja que las contiene (el “chasis” como te he comentado), tiene refrigeración interna forzada por unos ventiladores. En toda la electrónica que garantizan su funcionamiento y fiabilidad, que al menos mantendrá un 70 por ciento de autonomía durante cinco años.



INFORMACIÓN DE A BORDO

El cuadro y su instrumentación merecen una mención especial por su sencillo diseño y máxima información. La autonomía y el porcentaje de carga en reserva siempre lo vas viendo, diría que hasta lo ves demasiado. Personalmente tenía siempre un ojo puesto en ellos, fijándome en lo que va gastando y los kilómetros que todavía puedo recorrer. Esto llega a ser casi una obsesión. También te indica en unas escalas el ritmo al que vas conduciendo (la autonomía depende mucho de eso) y puedes saber el consumo medio (en kWh/100 km).

Es curioso observar como circula el flujo de energía, ves en el cuadro el consumo eléctrico puntual y te da prácticamente la medida de lPrueba BMW C EVOLUTIONa potencia que necesitas en cada instante. Por ejemplo, alcanzar y mantener los 70 km/h en un trazado más o menos llano necesitas entre 2,5 y 3,5 kW (unos 4 CV). Para alcanzar los 90 km/h tienes que solicitar al motor entre 5 y 6 kW (algo más de 7 CV). Cuando vas gas a fondo ves la potencia real que está usando el motor. En el modo EcoPro nunca llega a 20 kW (27CV), y además en este modo tiene un “corte de seguridad” cuando apuras la batería y bajas del 25 % se auto-limita y se queda en unos 10 kW como máximo (14 CV). En otros modos en plena aceleración, llegas a ver casi el doble, 40 kW (54 CV).

Y como te comentaba también funciona en retención y lo ves claramente en la parte positiva de la escala cuando cortas gas desde 120 km/h en los modos EcoPro y Dynamic, llegas a ver más de 10 kW en recarga. Un ejercicio divertido conduciendo por ciudad es intentar no tocar los frenos para parar, utilizando solo la retención del motor. En el modo Eco Pro, notas claramente como actúa de generador y vas viendo crecer el número de kilómetros que puedes recorrer.



EN EL DÍA A DÍA

Creo que ya te he alabado suficientemente su comportamiento en todos mis contactos anteriores, ya he recorrido un buen número de kilómetros. Pero una toma de contacto es una cosa y usarla a diario es otra. En esta ocasión he dejado darse una vueltecita a algún vecino que se ha interesado por ella o algunos amigos intrigados por su estética y tecnología… Y es curioso ver la expresión de su cara a la vuelta, mezcla de sorpresa, excitación, entusiasmo… de todos y cada uno de mis eventuales “conejillos de indias”. ¡Alucinas!, ¡Como va!, ¡Que pasada! Eran sus expresiones más habituales.

Prueba BMW C EVOLUTIONEl tacto del gas (o mejor dicho, reóstato) está logradísimo, exquisito, con una perfecta dosificación, puedes ir sin problemas a paso de peatón, abriendo gas con dulzura sin notar ni el más leve fallo o tirón. Y si abres el gas a tope, verás cómo sales catapultado hacia delante con una enorme energía, pero con la misma dulzura y sin un solo fallo hasta sobrepasar ligeramente los 120 km/h donde un muro invisible parece que te frena. Como ya sabes está auto-limitada para evitar disparar el consumo de energía, mi sensación personal es que podría llegar fácilmente a los 160-170 km/h o incluso más, pero la autonomía seria de un par de vueltas a la manzana y poco más.

Durante la marcha puedes utilizar y alternar los modos de conducción de la forma que más te convenga, muy fácilmente desde un pulsador, el más tranquilo es el Eco Pro, con una aceleración limitada y muy buena retención, en autopista llega también sin problemas a su velocidad máxima. El Road es el más parecido a una moto convencional, acelera muy bien y también retiene. El Sail es casi como ir “a vela”, acelera tan bien como el Road pero no retiene nada y por tanto apenas recarga, pero es muy divertido en carreteras donde puedes ir “hilando” entre curvas, con una buena velocidad de paso en medio del viraje, yo lo he utilizado mucho. Y el Dynamic es el más agresivo, máxima aceleración y retención disponibles. El cuadro de instrumentos con sus escalas graduadas en positivo y negativo te informa de lo que estás gastando o recargando en cada momento.

Prueba BMW C EVOLUTIONCiclísticamente se comporta muy bien, diría que como un scooter sport, con mejor aceleración que ninguno pero limitado a 120 km/h; frenos y suspensiones cumplen con buena nota. En carreteras viradas se sujeta con seguridad, y debido a su peso colocado con el centro de gravedad bajo, te transmita buenas sensaciones, pero encontré cierta tendencia a caerse hacia dentro en el viraje, es decir me resultó algo sobrevirador. Luego gracias a su buen aplomo puedes inclinar lo que quieras y tienes que esforzarte mucho si quieres rozar con sus bajos en el asfalto. Si te empiezas a animar, nunca debes olvidar que llevas un scooter de casi 270 kg y que esto genera inercias importantes sobre todo a la hora de frenar y en los cambios rápidos de dirección.

Detalles interesantes en el día a día, son su pata de cabra que al ponerla accionamos el freno de estacionamiento, es cómodo pero no permite mover la moto a mano con la pata de cabra puesta que con lo que pesa me da bastante seguridad. A cambio disponemos de marcha atrás, que también resulta muy útil y no tenemos que estar siempre pendientes en donde y como la aparcamos. La capacidad de carga es más bien escasa, cabe un casco integral bajo el asiento del pasajero y hay poco sitio para más. Si llevamos el cable con el cargador ocupa casi todo el espacio disponible, y algo que hay que revisar con urgencia es el cierre del asiento y sus bisagras, dignos de un ciclomotor clase económico pero no de C-Evolution de 15.350 “pavos”.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL BMW C EVOLUTION?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el BMW C Evolution hemos tomado como referencia un hombre de 55 años casado, con 35 de antigüedad de carné, que vive en Gerona, guarda la moto en un garaje particular y recorre hasta 9.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliados, es Génesis con un precio de 261 € y con una calidad en la póliza de 7.31.



CONCLUSIÓN

Me vas a perdonar, pero me tengo que repetir, o mejor dicho reafirmar en mis conclusiones anteriores. Dinámicamente me ha parecido un vehículo sensacional, con un diseño logradísimo, un valiente y autentico alarde tecnológico, con el que además por 1 euro (más o menos lo que cuesta una recarga) podemos recorrer 100 km.

Pero hoy por hoy es un vehículo muy caro y no tenemos infraestructuras para utilizarlo (garajes comunitarios sin enchufes para recargarlo, tarda 4 horas en cargarse…) Así que para utilizarlo en el día a día debemos tener muy claro el trayecto que vamos a recorrer antes de salir de casa y adaptarnos nosotros a el vehículo y no el vehículo a nosotros. Si pudiera completar 250 km, alcanzar una velocidad punta de 160 km/h y abastecerse de energía en 1 hora, ¡no dudes que me lo compraría mañana mismo!; espero que todo llegará.

Equipamiento probador:
Casco: Momo jet
Botas: BMW Air flow
Guantes: BMW Air Flow
Chaqueta: Macna
Pantalón: BMW Denim



A favor

- Su diseño, tecnología y comportamiento.

En contra

- Su utilización muy limitada y su precio

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Agosto 2014

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar