Con 49 116 kilómetros en el cuentakilómetros, dimos por finalizada la vida útil de los neumáticos de origen de nuestro Tesla Model 3. En este texto os vamos a enseñar su desgaste después de todos estos kilómetros.

Imagen 1. Neumáticos delanteros, izquierdo y derecho, tras recorrer 46 963 kilómetros.

Comenzamos con una cronología de los momentos clave para este primer juego de neumáticos:

  • 23 de febrero de 2019. Nos entregan el vehículo. Lleva unos Michelin Pilot Sport 4, 235/45 R18 98Y XL Acoustic T0. Fueron fabricados en la semana 32 del año 2018 (del 6 al 12 de agosto). La profundidad del dibujo está en torno a 7 milímetros y su aspecto es de no haber rodado apenas con ellos.
  • 16 de abril de 2019. El coche tiene 12 517 kilómetros. Retiramos el juego original de neumáticos e instalamos otro de las mismas características para realizar con él la maniobra de esquiva (vídeo). En esta entrada del blog damos los detalles de este primer cambio y, en esta otra, cómo quedaron los neumáticos tras la esquiva.
  • 23 de abril de 2019. El coche tiene 14 670 kilómetros. Volvemos a instalar el juego de neumáticos de origen, pero los rotamos: los delanteros los colocamos detrás y hacemos lo propio con los traseros, que los colocamos delante, siempre manteniendo su lado.
  • 02 de julio de 2019. El coche tiene 26 723 kilómetros. Hacemos una segunda rotación y, por tanto, los neumáticos ocupan las mismas posiciones que el día de la entrega del vehículo (el 23 de febrero).
  • 03 de septiembre de 2019. El coche tiene 49 116 kilómetros. Tras examinarlos, consideramos que la vida útil de los neumáticos de origen ha llegado a su fin y los retiramos de manera definitiva. Colocamos el juego de neumáticos que habíamos utilizado para la esquiva, que tienen 2153 km, aunque rotados (como antes, una rotación de ejes, manteniendo los lados).

En resumen, hemos recorrido 46 963 kilómetros con los neumáticos montados en la fábrica (al cuentakilómetros del coche hay que restarle los 2153 km que hicimos con los neumáticos de la esquiva), la mayor parte por vías extraurbanas, aunque también los hemos sometido a esfuerzos grandes durante las pruebas que hemos llevado a cabo en carretera de montaña y durante las mediciones de frenada.

Los neumáticos han estado colocados en su eje original un 74 % de los kilómetros (34 910 km) y en rotación, un 26 % (12 053 km). En la edición de mayo de 2019 del manual del usuario del Model 3, Tesla recomienda hacer la rotación cada 16 000 – 20 000 kilómetros. Sin embargo, en ediciones previas de este manual, por ejemplo en la de enero de 2019, se puede leer que lo recomendable es hacer la rotación cada 10 000 km (imagen 2).

Imagen 2. Extracto del manual del usuario del Tesla en el que se aborda el asunto de la rotación de los neumáticos. La cantidad de kilómetros es distinta según la fecha de publicación.

Los cambios de neumáticos y las rotaciones las hemos hecho siempre en el taller de Norauto que hay en el polígono industrial El Carralero, en Majadahonda, Madrid. La razón para que haya sido así fue, en la primera ocasión, el 16 de abril, porque fueron los que nos ofertaron el juego de neumáticos Michelin Pilot Sport 4 más barato (con el que hicimos la esquiva y que nos costó 714 €, montaje y equilibrado incluidos; información del proceso de compra) y, en las sucesivas veces, porque eran los únicos a los que preguntamos y aceptaron el encargo de ponerle al coche unos neumáticos que no fueran nuevos.

Con respecto a esto último, lo que sucedió fue que, una vez realizamos la prueba de esquiva, quisimos instalar de nuevo el juego de neumáticos de origen. Contactamos con diez talleres diferentes, tanto con aquellos «de barrio» como con otros de grandes cadenas comerciales, pero la respuesta fue siempre una negativa a poner ruedas que no fueran nuevas. A todos les explicamos que aunque usadas, tenían 12 000 km y menos de tres meses de uso, que eran las originales y que estaban en perfecto estado, pero nuestros argumentos fueron inútiles. Al final, llamamos al Norauto de Majadahonda, que aceptaron realizar el cambio. Nos cobraron 54 euros y el trato con este taller fue correcto en todo momento.

Imagen 3. Neumáticos traseros, izquierdo y derecho, tras recorrer 46.963 kilómetros.

Los Michelin Pilot Sport 4 de nuestro Model 3 tienen un «treadwear» de 320, que es bastante elevado. El «treadwear» es un índice que se utiliza para determinar la velocidad de desgaste de la banda de rodadura; cuánto mayor es, más resistentes son a la degradación. Aquí algunos ejemplos para poner ese valor en contexto: el de unos Pirello PZero es 220, el de unos Continental ContiSportContact 5 es 280, el de unos Michelin Primacy 4 es 340 y el de unos Nexen N’Fera SU1 es 400.

Cuando Tesla nos entregó el coche no medimos la profundidad del dibujo de los neumáticos surco a surco. Medimos algunos de ellos y estimamos una profundidad media de alrededor de 7 milímetros. A partir de ese momento, hemos medido la profundidad en tres ocasiones —con 12 517, 24 935 y 46 963 kilómetros—, siempre surco a surco. La evolución la mostramos en la tabla 1.

Tabla 1. Evolución de la profundidad del dibujo (en milímetros). Para cada neumático hay cuatro medidas, que corresponden a cada uno de los cuatro surcos que tienen.

Como se ve en la tabla anterior y en las galerías de imágenes que hay al final de este artículo, los surcos interiores son los que más profundidad han perdido, siendo los neumáticos traseros en los que hemos registrado los valores más bajos, de 2,0 milímetros (el límite legal es 1,6 mm).

Las ruedas delanteras han conservado mejor la profundidad de dibujo, con algunos surcos de entre 3,5 y 4,0 mm, cuando en los traseros lo máximo es 3,0 mm. Sin embargo, es el neumático delantero izquierdo (el del lado del conductor), y en concreto en el hombro interior, donde más se ha difuminado el dibujo de la banda de rodadura (ver imagen 1 al comienzo del artículo). También ha ocurrido algo parecido en el hombro interior del neumático trasero derecho (imagen 2). Más allá de eso, no hemos observado grietas ni otras posibles afecciones extrañas en la banda de rodadura y los flancos.

No sabemos si el mayor desgaste de la zona interior de la banda de rodadura puede deberse a una variación en el ángulo de caída de las ruedas con el paso de los kilómetros o es lo normal en este modelo. Cuando hicimos la última visita al taller de Norauto (la de los 49 116 km), nos dijeron que no podían hacer un alineado porque Tesla no les había proporcionado los valores de referencia de las cotas del Model 3.

En cualquier caso, estamos satisfechos con la duración de los neumáticos de nuestro Tesla Model 3, sobre todo considerando la masa de este vehículo (en torno a 1900 kg) y la potencia de sus motores eléctricos (en conjunto, 351CV). Además, estos Michelin nos han gustado mucho por el excelente agarre que dan y la sensación de seguridad que transmiten, tanto en asfalto seco como mojado.

Al Renault Clio 0.9 TCe de 2013 con el que hicimos la anterior prueba de larga duración, le sustituimos los neumáticos de origen a los 44 000 kilómetros. Eran unos Michelin Primacy 3, medidas 205/45 R17, y estaban menos gastados que los del Tesla, ya que en los delanteros la profundidad era de unos 3 mm y en los traseros de 5 (estos no los rotamos, porque el manual no lo aconsejaba). Es decir, que todavía tenían algo de vida útil. El Clio, no obstante, es un coche mucho más ligero (no llega a 1100 kg) y mucho menos potente (90 CV). En esta entrada del blog hay más información sobre el Clio y sus neumáticos.

Al Volkswagen Golf 1.2 TSI de 2009 de la prueba de larga duración previa al Clio, le cambiamos las ruedas por primera vez a los 46 574 kilómetros. En esa ocasión eran unos Hankook Ventus Prime, en medida 205/55 R16, que llegaron prácticamente al testigo de desgaste y con un desgaste más acusado hacia la zona interior (más información en esta entrada del blog).

La duración de los neumáticos del Toyota Prius de 2006 de la prueba de larga duración anterior al Golf, fue muy buena: 66 000 km. Eran Michelin Pilot Primacy, medida 195/55 R16, y se desgastaron uniformemente en todo el ancho de la banda de rodadura. La profundidad de dibujo en el momento del cambio era de 2 mm. Aquí se puede leer más información.

A continuación, hemos colocado cuatro galerías de fotos en las que mostramos la profundidad de dibujo de los surcos de cada neumático. Primero, el delantero izquierdo, el del lado del conductor.

Aquí se ve el neumático delantero derecho, el del lado del pasajero.

Debajo, el neumático trasero izquierdo.

Y, por último, el neumático trasero derecho.