Al encargar nuestro Model 3 antes del 2 de febrero de 2019 nos beneficiamos de una promoción en la que Tesla regalaba seis meses de recargas en su red de cargadores rápidos (mapa), los llamados supercargadores. Adicionalmente, como utilizamos un código de recomendación de otro propietario, nos añadieron otros tres meses de recarga sin coste. En total, nueve meses de uso gratuito.

El coche nos lo entregaron el 23 de febrero de 2019 (vídeo de la entrega). En la primera recarga comprobamos que, efectivamente, podíamos usar la red de supercargadores sin tener que pagar. Pocos días después de la compra observamos en nuestra zona personal de la web de Tesla que aparecía el 7 de agosto como fecha de finalización del periodo gratuito. Es decir, cinco meses y medio en vez de los nueve prometidos.

Tras averiguar a dónde debíamos dirigirnos para reclamar (llamamos a un número, nos derivaron a otro y en este nos dieron la siguiente dirección de email: [email protected]) nos pusimos en contacto con Tesla el 21 de abril. Nueve días después, el 30, contestaron que iban a «correjir» el error.

Esta es la primera respuesta que nos dio Tesla a nuestra reclamación.

El 3 de junio nos volvimos a poner en contacto porque seguía apareciendo como fecha final de gratuidad el 7 de agosto. Esta vez tardan otra vez nueve días en contestar. En su respuesta nos informan que los tres meses que faltan aparecerán al terminar los seis primeros. El mismo día les replicamos que el coche se nos entregó el 23 de febrero y que, por tanto, la fecha de finalización debería ser el 23 de noviembre, no el 7. Esta vez no hubo respuesta por parte de Tesla.

Ha llegado el 7 de noviembre y desde entonces Tesla nos está cobrando las recargas (a 0,28 y 0,29 €/kWh, IVA incluido).

Así se muestran las supercargas facturadas en el área personal.

El día 4 intentamos contactar telefónicamente con Tesla. Tras varios intentos lo conseguimos y nos dicen que se pondrán en contacto con nosotros. El día 7, sin haber recibido esa llamada, volvimos a escribir por email. En el correo les reprochamos que ni respondiesen a los correos ni se hubiesen puesto en contacto con nosotros tal y como nos dijeron por teléfono. Esta vez tardaron menos de 24 horas para responder lo siguiente: «Gracias por su correo. Segun nuestro sistema usted sigue teniendo recarga gratuita. O ha recibido algun cobro?»

Un par de horas después le respondimos con un par de capturas. Una en la que se veía que ya teníamos que pagar las recargas y otra anterior en la que se veía claramente la fecha, hora incluida, en la que terminaba la gratuidad.

Así aparecía en el área personal la fecha de finalización de las supercargas gratuitas.

A día de hoy, lunes 11 de noviembre, Tesla sigue sin responder y está facturando las recargas.

Durante los casi 60.000 km que hemos hecho hasta esta fecha, hemos consumido casi 11.000 kWh y hemos recargado 8700 kWh en los supercargadores. De haber tenido que pagar esas recargas, nos habrían supuesto un gasto de 2523 €.

En la esquina inferior derecha de la pantalla del Model 3 aparece el coste de la recarga en el supercargador.

Desconocemos si poner como fecha límite el 7 de noviembre es un error o Tesla comienza a descontar días antes de entregar el coche, lo cual sería engañar a sus clientes ante la imposibilidad de recargar algo que no tienen. Sea como fuese, cuatro días después de finalizar su plazo y 200 días después de preguntarlo por primera vez, seguimos sin recibir explicación alguna.

Por otra parte, nos parece reseñable la dificultad para establecer como cliente comunicación con la marca. Aquí desconocemos si hemos sufrido dejadez, falta de medios o ambas cosas.

Actualización a las 14:20 del 12/11/2019

Casualmente, o no, a las pocas horas de publicar esta entrada hemos recibido un nuevo correo electrónico de Tesla. En él nos dicen lo siguiente:

«Gracias por su correo. Esto es algo en el sistema, pero no quiere decir que se le este cobrando. Si no recibe ningun cobro en su trajeta, quiere decir que es gratuita».

Resulta sorprendente esta contestación sin tomarse la molestia de comprobar si están en lo cierto o yerran. Les hemos respondido explicándoles que sí nos están facturando las recargas (hemos hecho dos y los cargos aparecen en la cuenta bancaria). Esta vez la contestación ha sido inmediata… y automática:

«Thank you for contacting Tesla about its Referral Program. We have received your inquiry and will respond in the order it was received. We appreciate your patience while we work to fulfill your referral awards. Thank you for accelerating the world’s transition to sustainable energy»