«Me dieron un golpe a mi coche el día 10 de febrero sin yo tener culpa de nada, teniendo mi coche aparcado en la calle. Se hizo un parte amistoso declarándose culpable el que me dio el golpe y desde entonces llevo llamando al seguro para agilizar trámites y para que me dejen un coche de sustitución, ya que entraba en el seguro, pero el taller me dice no tiene unidades disponibles.

Hoy 25 de enero me dicen que tras la valoración de los daños del perito de la compañía ha dado el coche pérdida total. Yo no estoy de acuerdo porque lo que quiero es que me arreglen el coche ya que me hacia mi apaño para moverme.

Mi coche es un Opel Astra, tiene 20 años, entiendo que sea viejo, pero ¿puedo hacer algo para que me lo arreglen? Me han dicho que tiene un valor de 800€. Tiene 256.723 km y, como he dicho, 20 años, pero está en buen estado. ¿Puede exigirles que me lo reparen?»

Respuesta de Arpem:

Es posible que la compañía haya declarado el siniestro total del vehículo porque el importe de la reparación supera el 100% del valor venal o de venta del coche, que según me cuentas lo han tasado en 800 €.

Lamentablemente nosotros no tenemos acceso a las tablas de valoración de vehículos GANVAN o Eurotax para comprobar si lo que te han ofrecido se ajusta a la realidad. Son las aseguradoras, peritos o concesionarios de compra-venta quienes tienen acceso a ese servicio.

Para hacerte una idea aproximada del valor venal de tu vehículo, puedes comprobarlo en alguna calculadora online de valor venal, cuyos valores son extraídos de tablas oficiales de Hacienda publicadas en el BOE, que, aunque no son las que tienen en cuenta las aseguradoras, te servirá para hacerte una ligera idea de si lo que te ofrecen es aceptable o no.

Comprueba cuál es aproximadamente el valor venal del vehículo para que puedas compararlo con el valor de la reparación. Si esta última cifra es manifiestamente superior al valor de venta, difícilmente conseguirás que te reparen el vehículo, pero si son cantidades similares, puedes tratar de reclamar a la aseguradora para que lo hagan o, si lo consideras, realizar una segunda peritación con la ayuda de un perito tasador profesional, aunque para las cantidades que estás reclamando probablemente no te compense.

Ten en cuenta que si el valor de la reparación no es excesivo, otra cosa que puedes hacer es aceptar la indemnización, pedir presupuesto para la reparación en un taller de tu confianza y, si te interesa, repararlo por tu cuenta. Sin embargo, en este caso la compañía te descontará de la indemnización la parte correspondiente al valor de los restos, es decir, lo que darían por él por llevarlo a un desguace.

En este caso, ten en cuenta que tendrás que volverlo a asegurar, ya que la póliza que tenías quedará sin efecto.