«Iban mis padres con una amiga por una calle de Madrid, cuando un vehículo (asegurado en Pelayo) se saltó un semáforo y dio al coche a mi padre en la parte frontolateral izquierda del coche, hundiendo la rueda delantera hacia dentro y dejando ese lado en muy malas condiciones. El conductor se negó a soplar en la prueba de alcoholemia.

Mi madre y su amiga fueron trasladadas por la policía al hospital y volvieron con magulladuras y esguince cervical. A mi padre no le pasó nada. Mi padre tiene el coche asegurado a todo riesgo en la Mutua Madrileña, donde le han dicho que le van a arreglar el golpe. ¿A qué más tenemos derecho? ¿Cuáles son los pasos a seguir? ¿Qué hacemos?»

Respuesta de Arpem:

Tienen derecho a que les repongan la pérdida económica que les hayan ocasionado, a la reparación del vehículo (siempre que no sea un siniestro total, en cuyo caso le abonarán el valor del coche en el mercado), a una indemnización por los días de baja laboral que hayan podido tener los acompañantes, a una indemnización por las secuelas, si las hubiera, y a una indemnización por el perjuicio que le haya podido causar el tiempo que el vehículo haya estado en el taller, como por ejemplo, tickets de taxi, vehículo de sustitución, etc.

Generalmente, casi todas las pólizas tienen incluida la reclamación de daños y se encargan de hacerla mediante abogados de la propia entidad. Compruebe si tiene contratada esta garantía y haga saber que tiene intención de reclamar todos estos daños.

Para todas las dudas y consultas que tengas sobre el seguro de tu coche o moto, contáctenos a través del correo [email protected].