Manuel R. ha dejado esta consulta en nuestro buzón [email protected]:

«Me abollaron todo el lateral de mi coche por una maniobra de marcha atrás. Hicimos un parte amistoso asumiendo el infractor toda la responsabilidad. Mandaron un perito de mi compañía a evaluar los daños, que fueron tasados en el taller en unos 3.000 euros. Mi compañía alega que como el coche tiene 20 años, me lo tasan en 300 euros.  Yo reclamo me que me lo arreglen. ¿Qué puedo hacer?»

La respuesta de arpem.com:

Está claro que la responsabilidad del siniestro es del contrario puesto que era quien efectuaba la maniobra de marcha atrás. Hasta aquí, todos de acuerdo.

Por lo que nos comenta, entendemos que la compañía ha declarado su vehículo como siniestro total, es decir, el coste de su reparación supera el 100% de su valor venal (valor de venta del vehículo en el momento anterior al siniestro). Si accede a esta página puede hacerse una idea aproximada de cuál es el valor venal de su vehículo.

Para que la compañía pague la reparación de un vehículo que ha sido declarado siniestro total, lo habitual es que el valor de esta no sea superior al 100% de su valor venal, aunque para los siniestros en los que existe un tercero culpable es posible conseguir la reparación, aún cuando el coste de esta sea levemente superior.

En su caso, el perito tasa la reparación de los daños en 3000 euros y, si el valor venal del vehículo es de 300 euros como le han indicado, la diferencia es manifiestamente desproporcionada, por lo que es muy probable que no consiga que le paguen la reparación.

En cualquier caso, tampoco debería aceptar el valor (300 euros) que le ofrecen en un principio. Compruebe en páginas de venta de coches de segunda mano cuál es el coste de adquirir un vehículo con los mismos años de antigüedad y de características similares. Si el valor de estos vehículos es superior, es lo que debería reclamar. Esta es la única manera que tiene usted de quedar en el mismo estado que antes del siniestro.