Sergio R. nos envió a [email protected] la siguiente consulta:

«Tengo un seguro a todo riesgo con MAPFRE. Llevé mi vehículo a reparar y me dieron un coche de sustitución con la mala suerte de que me rayaron dos puertas en un acto de vandalismo. Ahora MAPFRE me va a peritar los daños y, como dicho vehículo de sustitución tiene un seguro a todo riesgo con franquicia de 300€, tendré que abonar hasta dicha cantidad la reparación de los daños. Me encuentro indefenso, ¿por qué tengo que pagar yo si ha sido vandalismo?» Además, nos indica que hay diligencias abiertas por parte de la Policía Local.

Respuesta de arpem.com:

Antes de aceptar un coche de cortesía recomendamos prestar atención al tipo de seguro que tiene, como ya comentamos en esta entrada. Lamentablemente, cuando un vehículo (sea propio o de sustitución) sufre daños en los que no está identificado el causante de los mismos, quien debe hacerse cargo de pagar la reparación es el asegurado, a no ser que tenga un seguro a todo riesgo, ya que incluye la cobertura de daños propios.

Imagine que tiene un pequeño golpe contra una farola, da igual que sea con su propio coche o con uno de cortesía. Si el vehículo tiene un seguro a terceros, lógicamente su seguro no le cubriría la reparación. Si tiene un seguro a todo riesgo con franquicia, usted se haría cargo de la franquicia y el resto lo asumiría la aseguradora. Esto es extrapolable al vandalismo, ya que si las aseguradoras cubriesen los actos en los que se desconoce al responsable del siniestro, más de uno en lugar de dar un parte por daños contra una farola alegaría actos vandálicos para conseguir que le reparen el golpe, le pinten la carrocería, etc.

Para usted es injusto ya que no ha sido quien ha arañado el coche, pero funciona así para evitar el fraude al seguro. Quizá sea de su interés esta información que elaboramos en su día en arpem.com y en la que hablamos más en profundidad sobre los daños por vandalismo.