Prueba AUDI Q3
2.0 TDI 184 cv S tronic Quattro Sport S Line

EL ASFALTO ES SU REINO

Es el todocaminos más pequeño de la gama Audi y esta versión la más potente de las propulsadas por un motor diesel. Con el cambio S tronic y la tracción Quattro aumenta su dinamismo y la facilidad de conducción

  

ACTUALIZACIÓN 2015

En el contexto de un proceso de constante evolución de sus modelos, Audi ha retocado el Q3, su todocaminos pequeño, al inicio de este año. Unos retoques que afectan a los equipamientos y a las motorizaciones y en menor medida a la estética tanto exterior como interior donde los cambios son mínimos. 

Como las posibilidades de personalización vía opciones y acabados son tan extensas que llegan a desconcertar, los retoques en los equipamientos no resultan tan relevantes como los que se han aplicado a las motorizaciones. Estas son ahora más eficientes ya que gastan y contaminan menos y también son un poco más potentes.

Audi Q3



MOTOR NUEVO MÁS POTENTE

En el caso concreto de las mecánicas diesel podemos hablar de una renovación total. Porque el anterior 2.0 litros TDI de 140 y 177 cv ha sido sustituido por un nuevo motor de idéntica denominación pero con potencias superiores: 150 y 184 caballos. Un motor más eficiente, que respeta la norma anticontaminación Euro 6, y que poco tiene que ver con su antecesor en el apartado técnico. De hecho, y entre otras cosas, el intercooler (radiador que enfría el aire de la admisión) que antes era de aire, ha pasado a estar integrado en los conductos de admisión y esta refrigerado mediante conductos de agua.

La versión que probamos es la más potente, y asociada al cambio de doble embrague S tronic y a la tracción integral Quattro de nuestra unidad, representa la opción mecánica más completa y sofisticada.

Por lo que respecta al rendimiento, los 184 caballos los entrega con mucha contundencia. Porque el empuje del turbo resulta muy evidente y genera una sensación de poderío y de inmediatez de respuesta superior a la que ofrecen la mayoría de rivales.

Audi Q3

Además, empuja con fuerza hasta las 4.300 revoluciones y puede “estirar” hasta las 5.000, aunque en ese último tramo va perdiendo “fuelle”. En conjunto resulta muy agradable y hasta deportivo.

Esta nueva mecánica necesita del aditivo AdBlue para cumplir las normas anticontaminación, por lo que se hace necesario repostar el citado líquido cuando lo demande el ordenador de a bordo. En caso contrario se detiene el motor.



CAMBIO S TRONIC Y TRACCIÓN QUATRO

La versión que probamos tiene un cambio automático de doble embrague que Audi denomina S tronic con 7 marchas. Funciona de manera impecable en modo automático por la suavidad y la velocidad con la que realiza los cambios. También es muy satisfactorio en uso manual, bien mediante la palanca en modo secuencial, o con las levas posicionadas detrás del volante. Solo los muy puristas, los amantes del modo manual a ultranza, o los conductores muy deportivos encontraran algunos “defectos”. Por ejemplo, que en manual suba de marcha al llegar al tope de revoluciones, o que reduzca cuando se acelera a fondo. Estos conductores también pueden echar en falta un poco mas de rapidez y contundencia a la hora de reducir.

Audi Q3

El sistema de tracción de este Q3 lleva la denominación Quattro pero en realidad no corresponde a un sistema permanente de tracción integral. Se comporta como un tracción delantera en circunstancias normales de adherencia y cuando detecta pérdidas de agarre en el eje anterior un embrague multidisco conecta la tracción al eje posterior. En la práctica resulta muy efectivo en situaciones de baja adherencia pero no llega a alcanzar la eficacia de otros sistemas Quattro más sofisticados, que también aportan un plus de agarre en condiciones de asfalto seco y adherente.



PRESTACIONES BUENAS Y CONSUMOS RAZONABLES

La poderosa mecánica de esta versión se pone en evidencia a la hora de analizar las prestaciones. Porque corre mucho y lo hace con una extraordinaria facilidad. En aceleración tarda solo 7,9 seg en alcanzar los 100 km/h desde parado y recuperando en marchas largas también hace gala de un poderío notable. En consecuencia, se siente muy ágil en toda circunstancia incluso aunque circulemos con el coche cargado. 

Todo esto tiene mucho merito porque la unidad que probamos montaba unas enormes ruedas con llantas de 20 pulgadas y neumáticos 255/35R20 (las “básicas” de serie son de 16 pulgadas con neumáticos 215/65R16) que inevitablemente suponen un freno para las prestaciones.

Audi Q3

Unas ruedas que también son un hándicap para el consumo. Sin embargo el gasto de combustible ha sido mucho más contenidos de lo previsto teniendo en cuenta el tipo de coche y el nivel de prestaciones que manejamos. En carretera, en condiciones de orografía y tráfico fáciles, se queda en unos buenos 6,5 litros. Pero hay que contar con un litro más en un uso más genérico. Y en ciudad, donde le ayuda un sistema Stop/Start algo brusco al arrancar, se mantiene entre los 7 y los 8 litros. Solo en zonas de montaña y conduciendo con cierta deportividad es posible acercarse o incluso superar los 10 litros.

Mencionar que con el programa de conducción Eficciency conectado, cuando no aceleramos ni frenamos, el coche “va a vela”; o lo que es lo mismo, sigue circulando con el impulso porque el cambio desembraga (sensación parecida a la de poner punto muerto) y en consecuencia el motor no retiene. Este programa se completa con otros tres más: Confort, Auto y Dinamic, y permiten personalizar varios parámetros de la conducción (respuesta del acelerador, tacto de dirección, cambio, etc.). Pero encontramos que están demasiado próximos entre sí, minimizando en parte la importancia de cada uno de ellos.



ESTABILIDAD Y AGILIDAD

También la estabilidad de este Q3 nos ha sorprendido favorablemente. Porque pesa 1.700 kg y la altura es claramente superior a la de una berlina. Sin embargo sus reacciones son siempre ágiles, el morro entra muy bien en las curvas y los movimientos de la carrocería no resultan aparatosos. Las enormes y exageradas ruedas de 20 pulgadas de nuestra unidad de pruebas le son de gran ayuda para conseguir un plus de agarre en condiciones de asfalto seco (con agua es más fácil hacer aquaplaning), y el eje trasero se muestra inamovible en toda circunstancia. En consecuencia, es fácil de conducir y efectivo a la vez, transmite aplomo y confianza al conductor y el sistema de tracción Quattro, aunque en asfalto adherente apenas interviene siempre “está ahí” para cuando la situación lo requiera.

Audi Q3

A estas buenas sensaciones contribuye una dirección precisa y de buen tacto pese a que ahora ya cuenta con asistencia eléctrica. Y unos frenos que paran muy bien el coche (las ruedas “gordas” también ayudan aquí), tienen buen tacto de pedal y razonable resistencia a la fatiga en caso de utilización intensiva.



HABITABILIDAD Y ACABADOS

Por lo que respecta al habitáculo, en el Q3 2015 no encontramos variaciones reseñables respecto a su antecesor. Los acabados siguen brillando a gran nivel, tanto por los ajustes como por la calidad de los materiales empleados, y la practicidad y la funcionalidad lucen por encima de los alardes de diseño, que no los tiene. En este sentido encontramos espacios algo reducidos para dejar cosas en la zona entre los dos asientos, pero en cambio son muy amplios los huecos de las puertas.

La habitabilidad es buena para cuatro adultos que tendrán suficiente espacio para las piernas detrás, pero un quinto pasajero viajara incómodo porque falta anchura, hay un túnel de transmisión que molesta a las piernas y el mullido del asiento en esa zona es demasiado duro.

Unos asientos que salvo en esa plaza central trasera, resultan comodísimos. Delante son amplios y recogen muy bien el cuerpo pese a contar con tapicería de cuero. Y detrás tiene un grado de mullido y una inclinación de respaldo y banqueta muy adecuados para que los viajes nunca se hagan largos.

Audi Q3

Solo el conductor puede encontrar alguna queja razonable: el volante no regula lo suficiente en altura y en profundidad. En consecuencia los que gusten de conducir en una posición baja de asiento tendrán que “conformarse” con un volante demasiado alto.

Poco más empaña el confort de marcha que es muy alto. Aunque unos neumáticos de perfil tan bajo no filtran nada las irregularidades del asfalto y únicamente las suspensiones se encargan de semejante cometido. Y la sonoridad de la mecánica solo se percibe al arrancar y al ralentí, lo mismo que unas ciertas vibraciones que desaparecen en cuanto iniciamos la marcha.



MALETERO

El maletero tiene una capacidad de 460 litros. Una cifra correcta para un coche de este tamaño. Sin embargo las formas de la carrocería con la luneta trasera muy inclinada impiden aumentarlo cuando se quita la cortinilla cubreequipajes. Los respaldos posteriores pueden plegarse en dos partes asimétricas 60/40, aunque quedan en una posición ligeramente inclinada en vez de dejar una superficie plana mucho más práctica.

Una practicidad que si encontramos en el hueco grande que hay a través del descansabrazos y que permite transportar objetos largos (unos esquíes por ejemplo).

Audi Q3

En el fondo del maletero queda un hueco para una rueda de repuesto de emergencia siempre más “socorrida” en caso de pinchazo que un kit de reparación.



RIVALES

Con las características de potencia, cambio y tipo de tracción no son muchos los rivales a los que se tiene que enfrentar este Q3. Nuestro protagonista cuesta 40.605 € sin el paquete S Line de nuestra unidad y 39.185 € en la versión con menor equipamiento.

A algunos modelos como el SsangYong Korando, el Jeep Renegade, el Hyundai ix35 o el Kia Sportage con potencias entre los 170 y los 184 cv, les falta el caché suficiente para entrar en la elitista categoría de los coches Premium donde se encuadra el Q3.

En cambio, su gemelo el Volkswagen Tiguan con el que comparte chasis y órganos mecánicos, si es un rival a considerar. Tiene el mismo nivel de precios y comparten cualidades a pesar de que Volkswagen “juega” a situarse entre los marcas generalistas y las Premium.

Audi Q3

El Mercedes GLA de 170 cv cuesta 39.400 € y goza de un buen dinamismo pero penaliza por habitabilidad y maletero. Y el Range Rover Evoque de 180 cv se dispara algo de precio, 43.980 € el más barato, pero responde al mismo perfil elitista de nuestro protagonista con mejor maletero, peor habitabilidad en las plazas traseras y una dinámica de conducción muy deportiva.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL AUDI Q3?

En nuestro comparador de seguros, a la fecha que se ha realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Audi Q3 2.0 TDI 184 cv S tronic Quattro Sport S Line, tomando como referencia un hombre de 45 años casado, con 20 de antigüedad de carné, que vive en Huelva, guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 17.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Nuez con un precio de 404 € y con una calidad en la póliza de 5.41.



CONCLUSIÓN

Dinámicamente este Q3 es un coche muy completo. Es rápido, estable, fácil de conducir y gasta lo justo. Las ruedas de 20 pulgadas son muy exageradas pero le dan mucho agarre en seco y el cambio S tronic y la tracción Quattro aportan tanta comodidad como efectividad. Para cuatro ocupantes tiene una habitabilidad correcta y el maletero es suficiente aunque no puede ampliarse quitando la cortinilla por la inclinación de la luneta. Los acabados y la presentación interior son estupendos y hacen honor a la categoría Premium donde se encuadra el coche.

Audi Q3

Aunque es un todocaminos, lo juzgamos solo como coche de asfalto porque con neumáticos de perfil 35 es una temeridad poner las ruedas en un camino de tierra donde cualquier “piedrecita” supondría un pinchazo.



A favor

- Presentación interior (muy bien terminado, los ajustes, los materiales de los recubrimientos y el tacto de los mandos son impecables).

- Prestaciones (corre y lo hace de manera fácil. No hay que “exprimirle”).

- Estabilidad (muy estable y bien asentado, transmite confianza al conductor. Tan ágil como efectivo).

En contra

- Equipo llanta/neumático de la unidad probada (muy exagerados. Para la estética están bien pero condicionan otros apartados como el consumo, las prestaciones o la utilización fuera del asfalto).

- Maletero sin posibilidad de ampliación (la luneta tan inclinada impide cargar “hacia arriba” después de retirar la cortina cubreequipajes).

- Pequeños detalles (la insuficiente regulación del volante o la rumorosidad y las pequeñas vibraciones al ralentí son algo discordantes en un coche tan cómodo).

Prueba y Redacción: Luís Villamil
Fotos: Alex Blanco
Junio 2015

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar