Presentación Yamaha X-MAX 125 2018

NECESARIA ACTUALIZACIÓN

Es la pequeña de la saga y ha sido la última que quedaba por remodelar, no lo hacía desde el 2010. También es el modelo más vendido de la familia Max, con una cifra superior a las 140.000 unidades desde su lanzamiento ya en un lejano 2006.

 

Para esta versión 2018 del X-MAX 125 los ingenieros de Yamaha han recurrido a un diseño aún más dinámico indudablemente inspirado en sus hermanas mayores de 300 y 400 cc, de las que también hereda muchas mejoras para aumentar su carácter “premium”. El frontal incorpora el gran doble faro de ledes con luces de posición también de ledes que, además de aumentar su seguridad pasiva, le identifican como un miembro de la familia Max desde mucha distancia. La tecnología de iluminación Led también se extiende al grupo óptico trasero con todas sus ventajas. Además de seguridad, este tipo de diodos ahorran mucha energía y duran mucho más que una bombilla convencional.

Sus formas son atrevidas pero armoniosas, con un toque indudablemente deportivo. En honor a la verdad, tenemos que decir que toda la carrocería y parte ciclo la comparte con el modelo 300 y eso le da un empaque especial de “scooter grande” que le identifican como un scooter de Gran Turismo entre los 125 que pretenden ser la referencia en su categoría.

Yamaha X-MAX 125

Hay que señalar que es el único scooter de 125 que utiliza una horquilla delantera de doble tija, como ocurre en motos o en scooter grandes de alta gama (ventajas de heredar la parte ciclo del 300). Eso le da más rigidez, un mejor tacto de dirección y mayor seguridad. También permite que podamos elegir la colocación del manillar en dos posiciones. También incorpora la Smart Key o llave de contacto inteligente, que funciona por proximidad y no hace falta sacarla del bolsillo. Permite bloquear la dirección, los botones de apertura del asiento y la tapa de combustible.

La instrumentación continúa con esferas analógicas para velocímetro y cuentarrevoluciones y, entre ambas, hay una pantalla LCD con mucha información y hasta un ordenador de abordo. La pantalla del parabrisas es regulable en 5 centímetros de forma manual y no hacen falta herramientas. Debajo del asiento hay un espacioso hueco de 45 litros de capacidad en el que caben dos cascos integrales. En la guantera izquierda tiene iluminación interior y una toma de corriente para cargar dispositivos.

Yamaha X-MAX 125

En cuanto a su propulsor, sigue siendo el mismo fabricado por Minarelli en Italia con licencia Yamaha de un cilindro refrigerado por agua con culata de 4 válvulas e inyección de combustible que, a pesar de cumplir la actual normativa Euro 4, mantiene su potencia máxima en 14,3 caballos y aumenta el par motor y, por tanto, su capacidad de respuesta, además de consumir notablemente menos.

En el apartado frenos, evidentemente, cumple con la Euro 4 e incorpora un moderno ABS de dos canales. Aprovechando los sensores que miden la velocidad de cada rueda, han incorporado un algoritmo en el software de la ECU que controla la tracción actuando sobre el avance del encendido. Es el control de tracción (TCS) y evita deslizamientos del tren posterior al acelerar en terrenos muy deslizantes (tapas de alcantarilla o rejillas metálicas mojadas, pasos de cebra o superficies heladas o nevadas) es un plus de seguridad.

De paseo por París

La ciudad del Sena ha sido el lugar elegido para esta primera toma de contacto, ya que este modelo se fabrica en la factoría MBK Industries que Yamaha tiene en San Quintín (Francia).

Yamaha X-MAX 125

Al ponernos a sus mandos da la sensación de estar sobre un scooter grande y no es solo una sensación: es que lo es. Ha crecido y engordado unos kilitos con respecto a su predecesor, pero también tenemos la sensación de estar sobre un scooter más lujoso, con mejores materiales y mejor acabado que antes. También es un poco más alto, el asiento más ancho y tiene más distancia libre al suelo, así que los conductores de talla “S” tendrán dificultades para plantar los dos pies en el suelo y maniobrar en parado. Luego en marcha esas desventajas se convierten en ventajas, pues tiene un rodar majestuoso, digno de un scooter premium de mayor cilindrada. La postura resulta comodísima, muy relajada, con plataformas amplias, las rodillas lejos del escudo y espacio más que suficiente para movernos.

Dinámicamente va de maravilla, evidentemente su parte ciclo está preparada para recibir potencias muy superiores (la 300 rinde casi 30 CV), así que con la potencia de este 125, llevado al límite que permite la ley para conducirlo con el carné de coche, la verdad es que se va sobrado “fumándose un puro”. Sus casi 15 caballos son capaces de proporcionar un buen dinamismo en ciudad y en las vías de circunvalación podemos rodar entre 100 y 120 km/h de marcador siempre con una seguridad absoluta.

Yamaha X-MAX 125

En definitiva, este nuevo X-MAX viene para convertirse en el rey de los 125 GT's y, sin duda, trae argumentos para conseguirlo; es grande, lujoso, protege muy bien, confortable, espacioso para piloto y pasajero, con una gran capacidad de carga y tecnológicamente a la última. Ya está en los concesionarios oficiales a un precio de 4799 euros y disponible en 4 colores, rojo, azul, gris claro y gris oscuro.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Yamaha
Octubre 2017

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar