Presentación YAMAHA TRICITY 125 2017

Yamaha entró en 2014 en el mundo de los escúteres de tres ruedas con el novedoso Tricity. En 2017 presentan su primera evolución con un motor más potente y eficiente, un neumático trasero de mayor sección y ligeros cambios de ergonomía para ambos ocupantes

 

La primera marca que se introdujo en el segmento de escúteres de tres ruedas fue Piaggio con el MP3. Para plantar cara al grupo italiano, Yamaha apostó por una idea que no sigue al pie de la letra las pautas marcadas por el modelo italiano. El Tricity es, desde su nacimiento, un vehículo con personalidad propia. Con él, las prioridades de la marca japonesa fueron crear un vehículo simple, sencillo, funcional, de manejo seguro, divertido y con un ajustado precio de adquisición. Para ello necesitaban tener el peso y tamaño similar al de un 125 convencional, algo difícil de conseguir con estos peculiares escúteres de tres ruedas. Su filosofía sigue siendo la de vehículo urbano y, de hecho, Yamaha lo encuadra en su gama Urban Mobility junto a modelos como el N-Max o el D´elight.

El Tricity 2017 tiene un bastidor más grande que mantiene el mismo diseño de la primera generación. Es una estructura tubular de acero que permite contar con suelo plano para transportar ocasionalmente bultos voluminosos tras el escudo, algo muy apreciado en este tipo de vehículos ciudadanos. La longitud total y la distancia entre ejes han crecido 75 y 40 milímetros, la capacidad de su depósito de combustible aumenta 0,66 litros (un 10% más), su capacidad de carga también aumenta (ahora cabe un casco integral bajo el asiento), el peso sube 12 kilogramos (de 152 a 164) y sin embargo es 35 milímetros más estrecho entre las puntas del manillar.

Yamaha Tricity 125

De triciclos como el Tricity, lo que llama la atención y podemos considerar como la piedra angular de su concepto son los sistemas de dirección y suspensión que utilizan en sus ruedas delanteras. De las cuatro marcas que conocemos, Piaggio, Quadro, Peugeot y Yamaha, cada una ha seguido su propio camino, y las sensaciones que transmiten a su conductor son también diferentes.

Yamaha bautizo su sistema como Leaning Multi Wheel (LMW). Se basa en una estructura de paralelogramo articulado del que cuelgan las ruedas a ambos lados. La característica distintiva de su diseño reside en que la unión de las ruedas con el paralelogramo superior es mediante una especie de horquilla telescópica colocada de forma longitudinal al sentido de la marcha. Las barras traseras de esta horquilla funcionan como guías de dirección y las delanteras se encargan absorber los baches. El sistema funciona muy bien, permite inclinar las dos ruedas en paralelo permaneciendo el ancho de vías constante (la separación de las ruedas delanteras), y la suspensión trabajando de forma independiente en cada una de las ruedas.

Yamaha Tricity 125

Para la suspensión trasera utiliza dos amortiguadores que unen el cárter de la transmisión y el brazo derecho del basculante al subchasis trasero. Ambas suspensiones, delantera y trasera, mantienen el mismo recorrido útil de 90 milímetros. Las llantas delanteras siguen siendo de aluminio de 14 pulgadas, con neumáticos 90/80-14, y la rueda trasera crece tanto en sección como en diámetro, con un neumático 130/70-13. Los frenos son los mismos que los del modelo de 2014, uno de 220 milímetros en cada rueda delantera y otro de 230 milímetros de diámetro en la rueda trasera, con frenada combinada y ahora con sistema ABS.

El motor denominado Blue Core es un monocilíndrico refrigerado por agua de cuatro tiempos y cuatro válvulas con distribución variable que rinde 12 caballos a 7500 rpm. En esta generación se actualiza para cumplir con la normativa Euro 4 y es más potente y eficiente que el empleado en 2015.

Yamaha Tricity 125

A sus mandos lo primero que notamos es mayor amplitud en el puesto de conducción, aunque la altura del asiento se mantiene igual de contenida a 780 milímetros del suelo. El asiento también es nuevo: ahora es más largo y la diferencia que altura que existe entre la superficie sobre la que se sientan ambos ocupantes se ha reducido. Su nuevo frontal incorpora iluminación por ledes que consumen menos y ofrecen más visibilidad. Para la luz de cruce se iluminan tres ledes y para la luz de carretera se emplean dos más. Las luces de posición, piloto trasero y frenos también emplean este tipo de lámpara. Como detalle se agradece la incorporación de una pequeña guantera tras el escudo con una toma de corriente para conectar cualquier elemento electrónico o recargar el móvil y el práctico gancho para transportar bolsas. El pasajero también disfruta de nuevas asideras y reposapiés.

En marcha, sigue siendo muy ágil y muy manejable en ciudad. Tener dos ruedas delanteras tiene indudables ventajas en cuanto a agarre en virajes y frenadas, y eso significa más seguridad, sobre todo si la climatología no acompaña o si el pavimento está bacheado y mojado. Hay muchos conductores noveles que no se atreven con un escúter convencional y el Tricity puede ser ese vehículo que no intimida por sus dimensiones contenidas y ese plus de confianza que aporta su manejo.

El Yamaha Tricity 2017 está disponible con nuevos colores (Sunny Yellow y Aqua Blue) por 3999 euros.

Yamaha Tricity 125

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Yamaha
Mayo 2017

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar