Presentación YAMAHA TRACER 700

TODO UN ACIERTO

Es la nueva arma de Yamaha para atacar en la línea de flotación al segmento sport-touring, y lo hace con un producto atractivo, versátil y con un acertado toque de deportividad. Sale al mercado con un precio muy competitivo, 7.899 euros con ABS incluido que le permite estar en el punto de mira de una gran cantidad de usuarios

 

Posicionada en el segmento medio, la Tracer 700 completa, por la parte inferior, la gama de sport-turismo de la firma de los diapasones esperando con este producto, obtener un éxito todavía más grande que el de sus hermanas mayores, la Tracer 900 y FJR1300. Va dirigida a un sector muy amplio de usuarios, a los que buscan una moto con buenas aptitudes viajeras, pero que les sirva además para otras muchas funciones de utilización diaria. Y lo primero que tengo que reconocer, después de realizar una profunda toma de contacto de más de 260 km por las tortuosas carreteras de montaña de los Alpes Dolomitas y sus innumerables “tornantes” sobre pavimentos y trazados de todo tipo, es que estoy convencido que Yamaha ha vuelto a acertar.

La Tracer 700 toma como base a la MT-07 -como sabrás es una naked que triunfó desde el día de su presentación- a la que hacen una transformación en fábrica para convertirla en una competente sport-turismo. Aparte de los evidentes cambios estéticos, adopta un semi-carenado superior para favorecer la aerodinámica y un parabrisas, con ajuste manual en altura, para graduar la protección que necesitemos en cada situación. También incorpora los protectores para las manos, con intermitentes integrados y un doble faro frontal muy del estilo de la Tracer900, así como un nuevo asiento biplaza con dos alturas y asidero para proporcionar un buen confort al conductor y al pasajero. El depósito de gasolina ha crecido hasta los 17 litros (14 en la MT-07) la da más empaque y sobre todo mayor autonomía que se agradece a la hora de viajar.

Yamaha Tracer 700

El motor es el mismo bicilíndrico de 689 cc, de ocho válvulas, refrigeración líquida y 75 CV, que desde su aparición se ha convertido en uno de los principales actores del sector, coleccionando galardones y reconocido como uno de los propulsores más eficientes, gratificantes y divertidos de su categoría. Solo recordarte que una de sus principales señas de identidad es el decalaje de sus muñequillas del cigüeñal colocadas a 270º, que le hace comportarse como un bicilíndrico en V y su encendido desigual proporciona una respuesta con un abundante par, sobre todo en medio régimen (68 Nm a 6.500 rpm), un gran nivel de tracción y una gratificante sensación de aceleración.

Hablando de las cosas que no son iguales a la MT-07, sus cambios técnicos no son muchos, pero si acertados. El chasis sigue siendo de estructura tubular de acero, pero para mejorar la estabilidad, sobre todo en línea recta a velocidades altas y con dos personas a bordo, le han acoplado un basculante de aluminio (en la MT-07 es de chapa de acero) 50 mm más largo que por consiguiente aumenta la distancia entre ejes. El esquema de suspensiones continúa siendo el mismo, mantiene su recorrido (130 mm) pero ahora lleva diferentes reglajes para garantizar suavidad de comportamiento en todo tipo de condiciones. El doble disco delantero de 282 mm con pinzas de cuatro pistones y el trasero de 245 mm también se mantienen, pero la Tracer 700 viene equipada con sistema ABS de serie (opcional en la MT-07). El peso total, en orden de marcha, se ha mantenido en una cifra muy contenida de 196 kg, la más ligera de su categoría.

Yamaha Tracer 700

DE RUTA POR LOS ALPES

El escenario elegido por Yamaha para la presentación de la Tracer 700 no ha podido ser más apropiado. Esa zona del norte de Italia, casi lindando con la frontera austriaca, está plagada de preciosas carreteras de montaña, con pasos de un valle a otro a cuál más espectacular y con paisajes más bonitos. Recorrimos la zona del Valle di Fassa, las subidas a los puertos de San Vigilio, San Martino y Santa Magdalena, llegamos casi a la frontera austriaca y pasamos por la glamurosa estación de esquí de Cortina D’Ampezzo.

La Tracer 700 ha presentado sus cartas en esas tortuosas carreteras y ha sacado un notable alto, casi un sobresaliente como la moto que es, una excelente sport-turismo, media y polivalente, con unas actitudes ruteras equilibradas que además se pueden complementar con un buen surtido de accesorios originales: maletas, baúl trasero, bolsas sobre-depósito, puños y asiento calefactables y muchas cosas más…

Dando por sentado sus virtudes como moto para hacer turismo, la Tracer 700 aporta además un comportamiento dinámico divertido, con una vertiente deportiva que hace disfrutar de su conducción. Es una moto ligera, fácil de llevar, que frena bien, es manejable gracias a su ligereza, noble a la entrada del viraje y tiene un comportamiento general neutro y equilibrado. El motor cumple de sobra su cometido, acelera bien desde abajo, empuja con decisión en medios y tiene una estirada final gratificante pero que no pone en apuros a nadie. Además, se puede limitar para los conductores del carné A2.

Yamaha Tracer 700

Esas rutas alpinas por su belleza y espectacularidad, son una especie de lugar de peregrinación para muchos motoristas centroeuropeos. Nuestra excursión la realizamos un viernes y lo cierto es que por determinadas secciones nos encontramos mucho tráfico de dos ruedas (motos y también muchísimos ciclistas que se solidarizan con el Tour de Francia que acaba de comenzar). Coincidimos y alcanzamos a muchos grupos de motos y de muchos tipos diferentes, predominando las sport-turismo y las trail, con alguna deportiva que otra (me llamó la atención una chica alemana perfectamente equipada en una BMW S 1000 RR, muy bien preparada, con un aspecto impresionante ¡ambas!). Y para ser sincero he de decirte que por esas carreteras nunca me sentí en inferioridad de moto con nadie. Te contaré que se me puso un poco “farruco” un austriaco con una BMW R 1200 GS de las nuevas, equipada con un silencioso Akrapovic que hacía un ruido muy bonito. Le adelanté y se pegó a mi rueda, en cuanto hubo una recta un poco larga me pasó y trató de dejarme atrás. Justo habíamos coronado un puerto y estábamos empezando a bajarlo, veía que el tío se esforzaba, pero no me costaba nada seguirle. En una de las múltiples paellas a izquierdas en bajada, apuré la frenada y le adelanté. Aceleré el ritmo sin correr muchos riesgos y en apenas tres kilómetros (plagados de curvas, eso sí) ya no se asomaba por mis retrovisores.

En definitiva, la Tracer 700 parte de una buena moto como base y le han aplicado una serie de modificaciones bien planteadas y ejecutadas para conseguir su objetivo, una sport-turismo brillante, sencilla, sin fisuras, que estamos seguros va a cosechar un gran éxito en el mercado. Los colores a elegir son rojo, azul y negro y ya está disponible en los concesionarios.

Yamaha Tracer 700



Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Yamaha
Julio 2016

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar