Prueba VOLVO XC90
D5 AWD Aut Inscriptión 7 Plazas

HA VUELTO

Ha tardado en renovarse, pero esta segunda generación del XC90 llega cargada de tecnología y buenos argumentos para ser un éxito comercial como la primera. Porque tiene una estampa imponente, un interior muy cuidado y con siete plazas, y un confort y un dinamismo acordes con el nivel de la categoría Premium en la que milita

  

LA GRAN PANTALLA

El primer XC90 nació en el año 2.002, fue un pionero en el segmento de los todocaminos de lujo y ha sido un éxito de ventas. Ahora muchos años después y tras haber soportado muy bien el paso del tiempo le ha llegado el relevo.

El nuevo XC90 tiene una carrocería de líneas modernas y elegantes pero sin alardes estilísticos. Transmite solidez y visualmente es muy fácil de posicionar: estamos ante un todocaminos de la categoría Premium.

En el habitáculo la percepción de modernidad se acrecienta y rompe además con todo lo conocido en Volvo hasta la fecha. En particular, ha desaparecido la práctica pero algo abigarrada consola central repleta de botones con accesos directos a múltiples funciones, y en su lugar ahora solo hay una gran pantalla táctil a modo de iPad o gigantesco teléfono móvil. “Hurgando” en ella se accede a una enorme variedad de funciones y de personalizaciones del automóvil. Tantas que llega a abrumar. Algunas son “clásicas”, como el navegador, la climatización o el equipo multimedia. Pero hay muchísimas más: desde los cinco modos de conducción donde se incluye hasta la posibilidad de elegir entre dos niveles de tacto en el pedal del freno; a las diferentes configuraciones y colores con las que podemos “decorar” la instrumentación.

Volvo XC90

Sin embargo a nuestro entender, y a pesar de tener un manejo bastante intuitivo, el exceso de “menús” y “submenús” es tal, que requiere de un nivel de atención excesivo para ser compatible con una conducción atenta. Ciertamente debería estar en la voluntad del conductor hacer los ajustes más sofisticados con el coche parado (el sistema permite hacerlos todos en movimiento) o utilizando el sistema de ordenes por voz (no siempre práctico), pero requiere hábito y un tiempo de adaptación.

Comentar a este respecto que tras recoger el coche para realizar esta prueba, recorrimos casi 30 km de autopista hasta ser capaces de “encontrar” el “menú” que nos permitiera conectar la radio…



LOS ACABADOS Y LAS 7 PLAZAS

Al margen del tema de la pantalla, en el habitáculo encontramos una terminación muy cuidada. Los materiales empleados en los recubrimientos y en la decoración son muy variopintos (cuero o símil, aluminio, plástico, etc.) pero resulta armónico y elegante al mismo tiempo. También los ajustes son de alto nivel.

Por supuesto la habitabilidad es estupenda en las dos primeras filas de asientos, con espacio abundante tanto a lo ancho como sobre todo a lo largo. Delante hay dos butacones comodísimos que también recogen bien el cuerpo en las curvas. Además el puesto de conducción esta muy bien resuelto y cuenta con regulaciones muy amplias capaces de contentar a todas las tallas. El volante es pequeño pero se maneja muy bien, la instrumentación, toda digital, permite escoger entre varias graficas pero carece de indicador de temperatura de motor, y en lugar de botón de arranque encontramos un mando giratorio al lado de la palanca de cambios que nos ha parecido más original pero menos práctico.

Volvo XC90

Los tres asientos de la segunda fila son independientes. Tienen regulación longitudinal y de inclinación de respaldo y están posicionados más altos que los delanteros lo que acrecienta la sensación de espacio. El central es un poco más estrecho que los laterales y también algo menos cómodo por el mullido más firme de la tapicería. Un asiento donde la banqueta se puede elevar para acoger a un niño con todas las garantías de seguridad (opción de 189 €).

La tercera fila cuenta con dos asientos pequeños y con el respaldo bastante vertical. Y para tener espacio para las piernas es imprescindible desplazar la segunda fila hacia adelante (en esa fila hay espacio suficiente). A su vez el acceso requiere de alguna contorsión por el tamaño de la puerta (el asiento intermedio avanza mucho para facilitar la maniobra). Todo sumado, estamos ante dos plazas adecuadas solo para niños o gente menuda porque para un adulto no son confortables.



MALETERO BUENO, ENORME Y GIGANTESCO

Como sucede con todos los coches con tres filas de asientos el maletero es muy variable. En este caso, si se ocupan todas las plazas el espacio disponible para el equipaje se reduce a 314 litros de capacidad. Una cifra pequeña pero superior a lo habitual. En cambio, plegando la fila trasera “aparecen” 692 litros. Una capacidad enorme que puede crecer aun más desplazando la fila intermedia hacia adelante o quitando la cortina cubreequipajes y cargando hasta el techo. Por cierto que no se ha previsto un sitio especifico para colocar la citada cortinilla cuando se retira de su emplazamiento; algo que si tienen resuelto otros modelos. En contrapartida se puede desplegar un “tabique” (opción de 138 €) a mitad de maletero para que no se desplacen hacia el fondo bolsas de la compra u otros pertrechos cuando no necesitamos utilizar toda la capacidad del mismo.

Volvo XC90

Por supuesto también la segunda fila de asientos se puede plegar total o parcialmente y el suelo resultante queda completamente plano. Es ese caso, el espacio de carga es gigantesco porque crece hasta los 1.868 litros, dignos, casi, de una furgoneta. Y puestos a plegarlo todo también es posible hacerlo con el respaldo del asiento del copiloto que bascula sobre la banqueta lo que deja un espacio lucido desde el salpicadero al portón, muy útil para transportar ocasionalmente objetos muy largos.

En el fondo del maletero nuestro vehículo de pruebas tenía una rueda de repuesto de emergencia, una opción de 63 €. Pero incomprensiblemente es de un diámetro claramente mas pequeño que el de las enormes ruedas 275/45R20 que monta; y en caso de tener que utilizarla el coche circulara “cojo” con un desequilibrio notable entre ejes. Puestas así las cosas, casi es mejor conformarse con el kit de reparación de pinchazos que trae de serie.



MOTOR BI-TURBO Y CAMBIO DE 8 MARCHAS

El original motor de 5 cilindros y 2.4 litros del anterior XC90 deja paso en este a un convencional 4 cilindros de solo 2.0 litros pero “soplado” por dos turbocompresores. Uno de ellos, más pequeño, actúa en la zona baja de revoluciones y el otro en la parte alta con una zona intermedia donde se solapan. El resultado global es muy bueno ya que consigue 224 caballos y un margen de utilización muy amplio. Tanto, que estira hasta las 5.000 revoluciones, aunque a partir de 4.500 rpm ya pierde fuerza. De hecho la potencia máxima la obtiene con el motor girando a 4.250 vueltas, cuando lo habitual en las motorizaciones diésel son las 4.000 rpm o menos. En la zona baja también es contundente y además el cambio automático de convertidor de par y 8 velocidades no deja que las revoluciones “caigan” por debajo de donde hay empuje.

volvo XC90

Respecto al cambio hay que decir que pasa de una marcha a otra con suavidad y con mucha mayor rapidez que en otros automáticos de la marca. Solo en las reducciones se echa en falta un poco más de contundencia. Y puestos a echar en falta nos parece criticable que no tenga levas detrás del volante para poderlo manejar en modo manual. Una tarea que solo podremos realizar moviendo la palanca de modo secuencial.



PRESTACIONES Y CONSUMOS

Los caballos de esta mecánica son suficientes para mover los 2.130 kg de este XC90 con bastante agilidad. De hecho consigue acelerar de 0 a 100 km/h en solo 7,8 segundos y se va a los 220 km/h de velocidad máxima (para disfrute de los conductores alemanes). Solo en el momento de abrir gas notamos un poco de falta de inmediatez pero después el empuje es contundente y acorde a los caballos disponibles. En consecuencia, se viaja con desahogo al margen de las condiciones de carga y del tipo y orografía de la carretera, porque siempre hay empuje suficiente para abordar cambios de ritmo/adelantamientos con suficiente solvencia.

El cambio de marchas también pone su grano de arena en este dinamismo. Sobre todo porque con 8 velocidades siempre parece haber la adecuada para cada ocasión. Y en este sentido hay que decir que las dos últimas son muy largas para favorecer el consumo haciendo girar el motor muy bajo de revoluciones cuando se viaja a las parsimoniosas velocidades legales. En concreto, a 120 km/h el motor gira a unas tranquilísimas 1.800 rpm.

Volvo XC90

Con ese desarrollo de cambio tan largo y circulando a velocidad constante por terrenos de orografía fácil es factible consumir sólo 7 litros. Una cifra que podemos considerar mínima y muy buena para el tipo de coche, pero que subirá fácilmente cuando las condiciones dejan de ser idílicas. Así, lo normal en circulación “todo uso” es merodear los 10 litros. En ciudad también nos moveremos en un gasto similar ya que incomprensiblemente no dispone de sistema Stop/Start para minimizar el consumo urbano.



COMPORTAMIENTO EN ASFALTO

Con un peso que supera las dos toneladas y un centro de gravedad alto, es normal que la agilidad no sea una virtud del XC90 cuando se abordan carreteras de muchas curvas. En este sentido un Porche Cayenne o un BMW X5 están un peldaño por encima y resultan más directos de sensaciones. En el Volvo todo parece más filtrado y “supervisado” por los innumerables sistemas electrónicos de seguridad que equipa. De hecho, si se conduce con cierta “alegría” por zonas de curvas, es fácil que de vez en cuando percibamos alguna “intromisión” incluso antes de acercarnos al límite real de adherencia.

No obstante, tiene una buena estabilidad, transmite confianza y sensación de aplomo, y se maneja con facilidad. Las enormes ruedas le dan un agarre en consonancia siempre que el asfalto este seco, y cuando la adherencia disminuye podemos contar con el sistema de tracción total. Este  funciona como un tracción delantera y conecta automáticamente el eje posterior cuando detecta perdidas de motricidad el eje anterior. Es un sistema sencillo que no aporta beneficios en términos de comportamiento en una conducción normal y con buen piso. Pero será de gran utilidad si aparece la nieve (por ejemplo) subiendo a una estación de esquí.

Por otra parte se pueden seleccionar varios programas de conducción: Eco, Comfort, All Terrain, Dynamic e Individual. Lamentablemente no lo memoriza y siempre que arrancamos el coche conecta el programa Comfort, lo que no resultara grato para quien prefiere ir en otro modo y le obliga a reposicionarlo a cada puesta en marcha.

Volvo XC90

Lo más relevante entre ellos es que en Eco se conecta la función “a vela” que pone el cambio en punto muerto en cuanto desaceleramos para que el coche recorra los mayores metros posibles con el impulso. Y en Individual se puede personalizar la respuesta del acelerador y el tacto de la dirección y de los frenos. Esto último es novedad y nunca habíamos probado un coche con esta opción. Sin embargo no hemos encontrado una gran diferencia entre las dos posibilidades disponibles. 

La dirección también tiene tres posibilidades de regulación y se sienten más. Y los frenos, tacto regulable al margen, son muy competentes a la hora de detener el coche y destacan por su buena resistencia al calentamiento en caso de una utilización intensiva.



CONFORT ALTO PERO CON "LAGUNILLAS"

En términos de confort de marcha la suspensión absorbe bien las irregularidades de cierta envergadura pero le cuesta algo más filtrar las rugosidades menores, siempre considerando el alto nivel que se le exige a un coche de la categoría Premium. Ciertamente el bajo perfil de los neumáticos no ayuda pero además el nuevo XC90 cuenta con una singular suspensión trasera que también podría influir. Porque se han sustituido los muelles convencionales por una curiosa ballesta realizada en material compuesto (parece plástico) y colocada transversalmente. En opción (cuesta 2.704 €) es posible solicitar una suspensión neumática que probablemente se comporte de otro modo.

Y la rumorosidad mecánica, siendo baja, también deja alguna nota discordante. Porque la condición diesel del motor de cuatro cilindros se siente en el habitáculo al realizar aceleraciones a baja velocidad, donde la sonoridad de la rodadura o de la aerodinámica (ambas también muy reducidas) no “tapan” el sonido mecánico.

Volvo XC90



EN EL CAMPO SOLO PISTAS EN BUEN ESTADO

Estamos ante un coche que se encuadra en la categoría de todocaminos y, como tal, debería permitir circular fuera del asfalto con algo de soltura. Para ello cuenta con una distancia al suelo aceptable, 23,7 cm, y es esta su mejor virtud. Porque aunque dispone de un programa especifico de conducción All Terrain y de control electrónico de descenso de pendientes, las ruedas de perfil bajísimo y con “dibujo” de asfalto y una electrónica de tracción poco sofisticada para estos menesteres, desaconsejan aventurarse fuera de lo que no sea una pista en buen estado. O sea, por donde pasaría cualquier automóvil sin pretensiones campestres que no tenga una altura al suelo justa.



RIVALES

Encuadrado en la categoría Premium este XC90 D5 de 224 caballos y 7 plazas tiene pocos rivales pero de un altísimo nivel.

Con el acabado Kinetic el Volvo es el más económico, o el menos caro, según se mire: cuesta 59.472 €. El BMW X5 XDrive 2.5d con 231 cv tiene un precio de 64.599 €; corre más gastando menos, pero el maletero es más pequeño (575 litros).

Volvo XC90

El Audi Q7 es el más grande de carrocería (un poco mas de 5 metros) y lo aprovecha con un enorme maletero de 770 litros. Tiene un motor de 6 cilindros y 218 cv. Y el precio en la versión menos equipada se va a los 66.470 €. En cualquier caso, una tarifa inferior a los 70.412 € del XC90 de la prueba, que disponía del acabado Inscription. 

Por un precio similar, 70.449 €, también esta disponible el BMW xDrive 3.0d de 258 cv. Y con unas tarifas claramente más altas, podemos encontrar al Land Rover Sport 3.0 TDV6 y al Mercedes GL 350 BlueTEC ambos de 258 cv. Cuestan 83.570 € el primero y 87.075 € el segundo.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL VOLVO XC90?

En nuestro comparador de seguros, a la fecha que se ha realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Volvo XC90 D5 AWD Inscription 7 asientos, tomando como referencia un hombre de 42 años casado, con 15 de antigüedad de carné, que vive en Ponferrada, guarda el coche en garaje individual y recorre hasta 21.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Nuez con un precio de 501 €.

Volvo XC90



CONCLUSIÓN

Es un magnifico automóvil este XC90. Tiene una estampa tan imponente como elegante que se extiende también al habitáculo, donde hay capacidad incluso para siete ocupantes. Además permite una gran polivalencia de uso porque el espacio es fácilmente modulable y el maletero siempre muy capaz. La nueva pantalla central le aporta mucha modernidad pero requiere de adaptación y su utilización exige una atención excesiva, poco compatible con la conducción.

Dinámicamente se mueve con agilidad, tanto por las prestaciones que consigue su motor biturbo, como por una estabilidad bien resuelta. Ciertamente las sensaciones de conducción están un poco filtradas para los que amen un cierto toque de deportividad. Pero ese no es su planteamiento. En cambio, abruma por la gran cantidad de sistemas de seguridad que incluye o que puede incluir en opción; un apartado donde Volvo siempre es una referencia.

El confort de marcha y de utilización es muy alto, pero milita en una categoría donde la exigencia en este apartado es máxima, y ahí y por comparación, aparece alguna “lagunilla”. Tampoco resulta adecuado que en un coche de este precio aparezcan cosas en la lista de opciones que deberían montarse de serie. Dos ejemplos: cierre de seguridad para niños en las puertas traseras, 113 €; alfombrillas textiles en la 3ª fila, 31 €.

Volvo XC90



A favor

- Mecánica (el motor biturbo es poderoso y “estira” hasta 5.000 rpm; un lujo en un diésel. Y el cambio automático de 8 velocidades se adapta a la perfección al tipo de coche y perfil del usuario)

- Modularidad del habitáculo (todas las plazas con asientos independientes, la fila intermedia desplazable longitudinalmente, el asiento del copiloto con plegado sobre si mismo…Y plegándolos todos queda una superficie de carga plana con una capacidad de carga digna de una furgoneta. ¿Quién da más?)

- “Puesta en escena” (tiene una línea imponente donde mezcla a la perfección clasicismo y modernidad. Una modernidad que se extiende al interior gracias a la pantalla central táctil y a la instrumentación digital y personalizable. Además los acabados son rigurosos)

- Sistemas de seguridad (lleva muchísimos. Pormenorizarlos supondría un artículo específico. Algunos son de serie y otros opcionales. Un capítulo donde los Volvo siempre brillan)

En contra

- Funcionalidad de la pantalla táctil (agrupa demasiadas funciones. Las más importantes y frecuentes deberían tener accesos directos que no obligaran a pasar a través de tantos “menús” y “submenús”)

- Detalles de equipamiento (la lista de opciones abruma. Pero algunas cosas deberían ser de serie. Entre ellas las mencionadas en el apartado “Conclusión”. También se echan en falta las levas detrás del volante para cambiar manualmente de marcha. No están disponibles ni en opción)

- “Lagunillas” de confort (en un coche Premium el confort se mira con lupa. Por ese motivo, el filtrado de las suspensiones en las pequeñas irregularidades o la rumorosidad del motor en alguna circunstancia desentonan un poco del conjunto)

Prueba y Redacción: Luis Villamil
Fotos: Alex Blanco
Diciembre 2015

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar