Presentación TRIUMPH STREET SCRAMBLER 2017

MULTIUSOS CON ENCANTO

La nueva Street Scrambler se sumerge en los rasgos estéticos de este clásico modelo pero aporta una tecnología actual con detalles exclusivos y un comportamiento digno del siglo XXI.

 

El estilo de esta nueva Triumph bebe de las fuentes que dieron vida y personalidad a este modelo, la Scrambler. Una moto de líneas puras, despejadas de accesorios inútiles, con su inconfundible silueta provista de manillar alto y los dos escapes que salen a media altura y se deslizan por el lateral derecho de la moto. Las motos de campo los suelen llevan así para ganar distancia libre al suelo y protegerlos de posibles golpes contra las piedras.

Triumph quiere ofrecer en el 2017 una moto con aptitudes superiores, potenciando su faceta todo terreno y cumpliendo las estrictas normativas actuales (Euro 4). El motor lo ha solucionado utilizando el nuevo de la Street Twin, por tanto, sus esfuerzos se han centrado en el bastidor y las suspensiones. Las estriberas del pasajero se pueden desmontar muy fácilmente y su asiento se puede cambiar por una parrilla porta-equipaje. Los estribos del piloto llevan las típicas gomas para filtrar vibraciones, pero se puede quitar y dejar al descubierto el perfil de acero con dientes de sierra al que se agarran mucho mejor las suelas de las botas cuando entramos en el campo.

Hay que destacar los acabados de alta calidad, los emblemas del motor en grafito o el gran logotipo de la marca que es el propio aluminio pulido del depósito que luce con orgullo en sus laterales.

Triumph Street Scrambler

MOTOR STREET TWIN

El corazón es el novedoso motor Twin paralelo que cubica 900 cc, refrigerado por agua, con 8 válvulas y 55 CV. Como ya hemos comentado en varias ocasiones, su principal virtud radica en la agradable curva de potencia y conseguido funcionamiento que ofrece. Se aprovecha de una tecnología actual con las posibilidades que ofrece el acelerador electrónico, los sistemas de gestión del motor y de inyección de combustible. Las bielas van caladas a 270º en el cigüeñal, para conseguir un empuje lineal y consistente, lleva embrague con deslizamiento anti-rebote y una caja de cambios con cinco velocidades. Cabe destacar la brillante ubicación del catalizador del escape, perfectamente camuflado para no romper la estética del modelo; no se ve, no molesta y cumple su misión.

El bastidor sigue siendo de doble cuna fabricado en tubo de acero, pero se han retocado sus geometrías. Ahora la cota de dirección ha incrementado el lanzamiento y avance hasta 25,6º y 109 mm (25,1º y 102,4 mm en la Street Twin estándar). Estas medidas proporcionan la firmeza y estabilidad necesaria para su utilización fuera de la carretera sin perjudicar demasiado la agilidad en zonas reviradas o urbanas. Las llantas son de radios y emplea neumáticos mixtos con cámara Metzeler Tourance. La delantera también sube de medida hasta las 19 pulgadas. Le han instalado un robusto cubrecarter para proteger el motor fuera del asfalto, y la horquilla delantera viene con unos fuelles de goma para salvaguardar las barras a la antigua usanza.

Triumph Street Scrambler



A LOS MANDOS

La postura que adoptamos a sus mandos es dominante, se llega bien al suelo aunque no seas un tipo precisamente alto. El manillar queda en una posición perfecta y la moto se siente “delgada de cintura” en su unión asiento-depósito. Me gusta. La sensación con respecto a la Street Twin, y más aún con respecto a su otra hermana la Street Cup, es que refleja fielmente el trabajo realizado en el bastidor. La moto va más plana aunque mantiene los 120 mm de recorrido en las suspensiones. Es 12 mm más larga, tiene 7 mm más de distancia entre ejes y pesa 8 kg más.

En marcha me ha parecido que tiene un comportamiento muy neutro. Me ha sorprendido lo bien que funcionan sus neumáticos mixtos sobre asfalto, con un tacto excelente y un grip muy bueno. No es tan rápida de reacciones como la Street Twin o la Cup, pero en zonas rápidas la noto muy aplomada y transmite una enorme confianza.

Hice una excursión de unos 250 km por las tortuosas carreteras de los alrededores de Riotinto por la provincia de Huelva, con un pequeño bucle por pistas forestales. La verdad es que ha cumplido con creces lo que esperaba de ella, es una moto polivalente, con mucha personalidad que se desenvuelve bien en cualquier ambiente y presume de un buen compromiso para circular por ciudad, carretera y pistas. Solo hay que ser conscientes de lo que llevamos entre manos y no pedirle más de lo que es capaz de dar en ninguna circunstancia.

Triumph Street Scrambler

Como buena “modern-classic”, es una perfecta base de partida para aquellos usuarios que le quieran dar su toque personal y Triumph presenta un catálogo con más de 150 accesorios para este fin. También se puede limitar para el carné A2 con un kit que se puede quitar fácilmente cuando el conductor haya superado los trámites legales y ya no lo necesite.

Está disponible a partir de 10.700 euros en los colores Jet Black, Matt Khaki Green, Korosi Red y Frozen Silver con la línea del contorno en Jet Black pintada a mano y gráficos exclusivos en el depósito.



Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Triumph
Febrero 2017

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar