Presentación TRIUMPH BONNEVILLE T120

RENACIMIENTO

La Triumph Bonneville pertenece a ese tipo de motos que se ha convertido en un auténtico icono por el que no pasa el tiempo, pero además en este caso, junto a la T120 y T120 Black, ha experimentado una evolución perfecta, conservando su carácter de siempre, pero ahora con más tecnología y potencia

  

Hay que remontarse al año 1950 para asistir al nacimiento de la primera T120 y esta nueva reencarnación de 2016 respeta y se enorgullece de su pasado, ofreciendo un presente y futuro próximo realmente espléndidos. La tendremos en nuestros concesionarios a primeros de abril con un precio de partida de 11.900 euros y la podremos elegir entre cuatro colores, negro, Rojo, blanco o plata. También tienes la T120 Black en un sugestivo negro-grafito mate, que cambia los cromados de sus hermanas por acabados negros para dar una imagen más sombría y seductora. En una palabra, quiere ser más “malota”.

 

MÁS PRESTACIONES

La nueva T120 presenta un motor totalmente nuevo que denominan “High Torque”. Es un bicilíndrico Twin (paralelo) como no podía ser de otra manera, pero su cilindrada ha subido hasta 1200 cc con 8 válvulas y ya viene preparado para cumplir la normativa Euro 4. Rinde 80 CV, sus bielas en el cigüeñal están caladas a 270º (parece que es una moda que han adoptado muchos fabricantes), con el fin de conseguir que la entrega de potencia se parezca a un bicilíndrico en V plana y constante, con una cifra de par de 105 Nm a tan solo 3.100 rpm. Uno de los aspectos técnicos más importantes es que su refrigeración ha pasado a ser liquida, algo casi imprescindible en motos de alta cilindrada para poder cumplir las restricciones de la normativa Euro4. La verdad es que el resultado es un funcionamiento mucho más fino y silencioso porque la cámara de agua también actúa como aislante de ruidos mecánicos.

Triumph Bonneville T120

El embrague utiliza un sistema anti-rebote o de deslizamiento limitado y necesita que ejerzamos poca presión sobre la maneta para accionarlo, cuestión que se agradece mucho dentro del colapsado tráfico urbano. Va asociado a una caja de cambios de 6 relaciones, con las primeras 5 bastante cerradas entre si y la sexta más larga para hacer una especie de super-directa con la que podemos viajar a buen ritmo con el motor girando tranquilo y ahorrando combustible.

Otro “gadget” del siglo XXI es el acelerador electrónico (Ride by wire) que permite disponer de diferentes modos de entrega de potencia, lo que se conoce como “modos de conducción” tiene dos, “Road” y “Rain” que suelen venir acompañados de un control de tracción. Esto se consigue porque la electrónica se responsabiliza de la velocidad de apertura de las mariposas, procesando la información que envían los sensores de las ruedas.

Como manda la nueva normativa europea, viene equipada de serie con un moderno sistema de frenada ABS de dos vías, que funciona perfectamente. Además de todo esto, completa su equipamiento con una luz diurna y faro trasero con tecnología LED, puños calefactables de serie con tres niveles de ajuste de temperatura, toma de corriente USB bajo el asiento e inmovilizador de motor con transponder integrado en la llave. El cuadro de instrumentos se compone de un panel con dos esferas (velocímetro y tacómetro) y un display que alerta de la marcha engranada, el modo de conducción seleccionado, odómetro, dos cuentakilómetros parciales, estado de los puños calefactables, indicador de mantenimiento, nivel de combustible, autonomía, consumo medio e instantáneo, estado del control de tracción y ABS y reloj horario. Desde la piña derecha del manillar se puede acceder a las funciones del cuadro.



LA PARTE CICLO

El chasis de doble cuna de acero, que comparte con el resto de la gama Modern Classic, cuenta con un basculante que alarga la distancia entre ejes hasta los 1445 mm y unas geometrías de ángulo de lanzamiento un poco más radicales. La altura del asiento a 785 mm del suelo la pone al alcance de conductores de todas las tallas y propicia esa merecida fama de moto fácil de usar, versátil y práctica.

Triumph Bonneville T120

 

Las suspensiones están firmadas por Kayaba (horquilla convencional de 41mm y doble amortiguador ajustable en precarga) disponen de un recorrido de 120 y absorben con suavidad las irregularidades del terreno, buscando sobre todo un buen confort. Por tanto, si pretendemos exigirla demasiado en conducción sport, echaremos de menos más firmeza para evitar posibles balanceos, pero no es la filosofía de esta moto y en mi opinión ofrece un conjunto muy equilibrado. Han querido mantener el neumático delantero de 18''. Para parar la moto usa dos discos de 310 mm con pinza Nissin de dos pistones delante y uno de 255 mm detrás, que funcionan con corrección, buena potencia, tacto y progresividad.



UN AGRADABLE PASEO POR LA COSTA LUSITANA

Para su presentación internacional los responsables de Triumph han vuelto a insistir en la Península Ibérica, esta vez en la preciosa costa oeste, en la zona de Lisboa, Estoril, Sintra y Cascais.

Los futuros usuarios de la Bonneville T120 deben entender que es una moto ideal para disfrutar conduciendo de una manera racional, saca lo mejor de sí misma disfrutando de apacibles paseos, recorriendo cualquier tipo de ruta y por cualquier tipo de carretera. No es aconsejable llevar al límite elementos y componentes diseñados para otra cosa.

Pero no te creas que con esto quiero decir que sea una moto aburrida ni mucho menos, te diría que es una moto ideal para casi todo. Se desenvuelve muy bien en ciudad entre coches y de maravilla en tramos interurbanos, gracias a una posición muy confortable con las estriberas bajas, el manillar ancho y elevado, ideal para su manejo. Y en carretera no se amilana entre curvas, sin ser un prodigio de manejabilidad, se desenvuelve con soltura. Si abrimos el gas sin contemplaciones acelera con mucha energía saliendo de los virajes y la parte ciclista transmite buenas sensaciones, siempre que no nos empeñemos en sobrepasar sus límites. Frena con seguridad, tiene un aplomo firme en mitad del viraje y sus 224 kgs se mueven si esforzarnos mucho en virajes enlazados.

Triumph Bonneville T120

En definitiva, sigue siendo una gran referencia dentro de las “clásicas modernas” a la que esta vez le ha tocado un difícil trabajo, adoptar una tecnología muy moderna para poder cumplir las estrictas normativas futuras y no perder ni un ápice de su encanto de siempre. Y lo ha hecho manteniendo su icónica personalidad de moto polivalente, ideal para disfrutar sólo o acompañado, con su carácter incluso agudizado, para lograr que su experiencia de conducción sea más emocionante que nunca. Sigue siendo el de una moto elegante y auténtica, de silueta inconfundible que levanta pasiones entre los modernos moteros urbanos, pero también nostálgicos veteranos motoristas de siempre.



Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Triumph
Marzo 2016

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar