Prueba TRIUMPH THUNDERBIRD LT

PÁJARO DE TRUENO

Lo bueno de ser una marca de motos con una vida de más de cien años, es que siempre tienes buenas historias que contar. No sé si sabes que Triumph nació en 1902, un año antes que su competidora americana Harley Davidson que lo hizo en 1903 y un año después de la también legendaria americana Indian de 1901. La denominación Thunderbird data del 1949 y se trataba de una moto con mecánica de dos cilindros paralelos refrigerada por aire, inicialmente de 500 cc, que creció para el mercado americano hasta los 650 cc

 

Nuestra Thunderbird de hoy lleva de segundo apellido las siglas LT que quiere decir Light Touring, y ciertamente no lo entiendo muy bien porque pesa 380 kg en orden de marcha. Es una imponente custom cruiser que rivaliza directamente con sus competidoras de siempre, la Harley Davidson Road King Classic (25.240 €), la Indian Chief Vintage (26.799 €), Victory Cross Roads Classic (19.900 €), más las japonesas de este segmento, pero esas digamos que son de otra división.

Esta Thunderbir LT es la opción más completa y equipada de las cuatro integrantes de la familia Thunderbird (básica, Strom y Comander), y se reconoce por tener un gran faro central delantero custodiado por otros dos farosTriumph Thunderbird LT auxiliares más pequeños y un parabrisas de buenas dimensiones. El asiento también es de nuevo diseño con acolchado de triple densidad y apoyo lumbar, lleva respaldo para el pasajero, amplias alforjas de cuero (52 litros en total) con toma de corriente interna, guardabarros de estilo custom, intermitentes de los denominados “tipo bala” y unas suspensiones optimizadas. Las llantas son de radios y aporta los primeros neumáticos radiales de perfil blanco del mercado (utilizados para realzar su imagen clásica), desarrollados en colaboración con con la firma inglesa Avon.

Triumph ataca con este modelo directamente a la línea de flotación del mercado americano, con un producto de imagen inmortal, de líneas clásicas, macizas, que evocan con acierto a las motos de hace 60 años. Tiempos en los que Marlon Brando se exhibía en las pantallas de cine de todo el Mundo con películas como el “El salvaje” o “Un tranvía llamado deseo”, a lomos de las reconocidas bicilíndricas inglesas. La Thunderbird se sitúa en una posición ventajosa, pues con una calidad que nada tiene que envidiar a las “yankees”, su precio de 18.695 €, la colocan como una oferta verdaderamente atractiva.

 

UN POCO DE TÉCNICA

Recordar que esta Thunderbird LT está propulsada por un motor bicilíndrico en paralelo de 1.700 cc refrigerado por agua y alimentado por un moderno sistema de inyección de combustible, rinde 94 cv a 5.400 rpm con un par de 15,4 Kgm a 3.550 rpm. Con el objetivo de mejorar su maniobrabilidadTriumph Thunderbird LT se ha desarrollado un nuevo chasis, también se ha optimizado el lanzamiento de la horquilla y se ha modificado la geometría de la dirección. La Thunderbird LT es una cruiser enfocada a recorrer grandes distancias disfrutando cada kilómetro con una conducción tranquila.

Frenos y suspensiones son más o menos convencionales, están bien dimensionados y son de buena calidad. Delante lleva una robusta horquilla telescópica de 47 mm de diámetro con 120 mm de recorrido sin ningún tipo de regulación y detrás una pareja de amortiguadores que se puede ajustar la precarga del muelle en 5 posiciones. Los discos delanteros son flotantes mordidos por pinzas Nissin de cuatro pistones fabricadas específicamente para Triumph y detrás un disco con pinza flotante de dos pistones.



NOS PONEMOS EN MARCHA

A los mandos te encuentras cómodo y muy a gusto desde el primer momento, su asiento es más confortable que el sofá de mi casa y llegas bien con los dos pies al suelo pues solo está a 70 cm de altura. Esto te da confianza y te permite remar bien, pero has de tener cuidado donde aparcas la moto porque si la dejas en una cuesta abajo Triumph Thunderbird LTcon la rueda delantera apoyada en el bordillo, recular moviendo 380 kg no es una tarea fácil si no te llamas Thor o el Capitán América.

La postura es adecuada, los brazos van ligeramente estirados en una posición que no cansa en absoluto, las piernas poco flexionadas y los pies reposando en unas generosas plataformas, con un pedal de freno digno de un camión y una palanca de cambio con punta-tacón en el lado izquierdo.

Al pulsar el botón de arranque notas las palpitaciones de su bicilíndrico, pero no son nada molestas, solo sirven para darle “su carácter”, suena lo justo y responde con alegría y suavidad. La potencia en una custom nunca es una cuestión determinante, pero sus 94 CV la mueven con soltura, acelera sin vacilaciones y no tiene pereza para recuperar desde bajas vueltas, su funcionamiento general transmite una grata sensación de desahogo. Un ronroneo constante nos acompaña y nos invita a pasear tranquilos, disfrutando del paisaje y del placer de conducir una moto. Sus 22 litros de depósito también ayudan a no tener que preocuparte de la gasolinera durante al menos los primeros 300 km.

La ciudad no es su ambiente si no es para lucirla en bulevares y terrazas, donde sacará muy buena nota. Allí pone de manifiesto sus voluptuosas curvas y los brillos de sus abundantes piezas y ornamentos de acero y cromo, como debe ser en este tipo de motos. Señalar que toda la instrumentación, con el gran velocímetro que la preside, va colocada encima del depósito de combustible, muy “estilo americano”. Lleva también un indicador del nivel de gasolina analógicoTriumph Thunderbird LT y en una moto en la que la imagen es tan importante debe disponer de un extenso catálogo de accesorios para conseguir la personalización que busca cada uno. Aquí Triumph pone a nuestra disposición más de una treintena de piezas que podemos adaptar.

Los tramos con muchas curvas son siempre divertidos y los supera con nobleza pero no hay que forzar para poner a prueba sus aptitudes deportivas, pesa mucho, las suspensiones son confortables y por tanto un poco blandas por lo que hay mucha transferencia de masas en las frenadas. Además las plataformas de los reposapiés tocan el asfalto con facilidad para recordarnos que la conducción deportiva no es la misión para la que ha sido concebida. Aunque también es cierto que resulta más ágil en ese ambiente que otras motos de su especie y secreto puede estar en sus estudiadas y recortadas geometrías del bastidor para tratarse de una custom-cruiser, con 29,9º de lanzamiento y 133 mm de avance. Los frenos cumplen bien la difícil misión que tienen encomendada y lleva sistema ABS de serie.

En autopista y autovía se encuentra a gusto, puedes viajar con total comodidad con pasajero y abundante equipaje y tendrán que pasar muchos kilómetros para que el cansancio haga mella en los viajeros.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA TRIUMPH THUNDERBIRD LT?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar la Triumph Thunderbird LT, hemos tomado como referencia un hombre de 52 años casado, con 30 de antigüedad de carné, que vive en Guadalajara, guarda la moto en garaje comunitario y recorre hasta 7.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a terceros ampliados, es Génesis con un precio de 342 € y con una calidad en la póliza de 7.31.



CONCLUSIONES

Está claro que los señores de Triumph se han hecho unos auténticos especialistas en fabricar este tipo de motos modern classics como ellos mismos las denominan y cada realización resulta un acierto. Son motos que no pierden su personalidad y conservan intactas las señas de identidad de siempre, pero están construidas y fabricadas con las técnicas y materiales de ahora. Son motos evocadoras, con estilo, hasta cierto punto nostálgicas, con una gran calidad de acabados, pero tienen la fiabilidad, solvencia dinámica y comportamiento general de una moto de hoy en día.

Equipamiento Probador:

- Casco: Givi

ChaquetaTriumph

GuantesTriumph

PantalónAxo Denim

BotasAxo



A favor

- Imagen clásica pero perfectamente utilizable

En contra

- Es grande, pesa mucho y cuesta moverla en parado, pero así deben ser este tipo de motos

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Septiembre 2014

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar