Presentación SYM Cruisym 300 2018

OTRO ESCALÓN HACIA ARRIBA

Este nuevo producto de la firma taiwanesa ataca de lleno el segmento de los scooters GT, amplios y lujosos, pero añade un componente deportivo tanto a nivel estético como prestacional. Además, viene acompañado de un precio verdaderamente interesante: 4799 euros, que incluye 5 años de garantía total y seguro a terceros durante un año que se puede ampliar a todo riesgo por 75 euros más.

 

La primera impresión no deja indiferente, luce un diseño innovador y en cierto modo agresivo, con líneas afiladas que le dan una imagen esbelta a pesar de la anchura de su parte frontal con una cúpula bien dimensionada que se puede regular manualmente en dos alturas. Hay que destacar su doble faro con ópticas halógenas y luces diurnas de ledes. La iluminación trasera, con un piloto de forma hexagonal en 3D totalmente de led que se ve a gran distancia, contribuye a aumentar la seguridad.

El túnel central es sólido, pero hay bastante sitio para colocar los pies. Al contraescudo le han dado una inclinación de 42º, lo que permite una posición de piernas bastante distendida. Además, vamos cómodamente apoyados en el respaldo lumbar que hay entre piloto y pasajero.

Un apartado importante en este tipo de vehículo es la capacidad de carga, y ahí el Cruisym da el “do de pecho”. Debajo del asiento tiene un hueco enorme, en el que caben ampliamente dos cascos integrales y alguna cosa más. Tiene también varios compartimentos tras el escudo para pequeños objetos con una toma USB para recargar dispositivos móviles y otra de 12V.

SYM Cruisym 300

La parte superior del túnel central, los paneles laterales, el protector del escape y muchos detalles de la carrocería están fabricados en un material de tacto agradable que parece fibra de carbono y realza su vertiente deportiva.

¿Cómo es el Cruisym?

En mi humilde opinión, SYM ya tenía un buen vehículo en este segmento, el Joymax 300, cuya última evolución fue presentada a finales del 2015 y de la que dimos cumplida información. No me parece en absoluto que estuviera desfasado, ni siquiera en su aspecto físico, pero los responsables de SYM han decidido que “prevenir es mejor que curar” y han lanzado al mercado un vehículo claramente mejor. Evidentemente no han partido de cero y el Joymax les ha servido de excelente punto de partida.

Escondido tras su nueva carrocería, el bastidor sigue teniendo el mismo esquema tubular de acero de alta rigidez, con frenos, llantas y suspensiones similares. El disco de freno delantero es de 260 milímetros y de 240 el trasero, las llantas son de 14 y 13 pulgadas de diámetro respectivamente y utiliza para las suspensiones una horquilla telescópica convencional en la parte delantera y un doble amortiguador en la trasera.

El motor es el mismo monocilíndrico refrigerado por aire de 278,3 cc de 4 válvulas y recubrimiento de baja fricción, convenientemente puesto al día para cumplir la Euro 4, lo que le ha costado 2,7 caballos de perdida de potencia según el catálogo. En el nuevo motor declaran 27,3 caballos a 7750 rpm por los 30 caballos a 8500 en el anterior. Eso sí, como veis, los rinde a 750 revoluciones más abajo.

SYM Cruisym 300

Por sus detalles de equipación lo podemos considerar un scooter muy completo, aunque han desaparecido algunas cosas típicas de los SYM. Ya no está el cortacorriente camuflado bajo el asiento que podía hacer funciones de antirrobo, o la rejilla tras el escudo que traía aire caliente desde el radiador (seguro que la echaran de menos los motoristas de la alta meseta los días de crudo invierno cuando se pongan la manta por encima de las piernas).

La instrumentación es muy moderna, lleva una pantalla digital central que nos informa de todo lo que acontece, incluso, con chivatos de la pata de cabra puesta o del asiento mal cerrado.

¿Y cómo va?

En la presentación del Joymax 300 que hicimos hace casi 3 años por las carreteras de La Granja y el puerto de Navacerrada, entre las provincias de Segovia y Madrid, contaba que era un scooter que me había sorprendido gratamente: amplio, cómodo, estable, bien equipado y rápido. Hoy, después de haber realizado una buena ruta, también por las carreteras de la Comunidad de Madrid, los aledaños del Pantano del Atazar, Patones, Torrelaguna... con trazados llenos de curvas y buen asfalto, te diré que este Cruisym 300 me ha convencido y mucho. Es un vehículo más completo que el anterior en todos los aspectos: capacidad de carga, seguridad, equipación y que sigue luciendo además un comportamiento excelente.

SYM Cruisiym 300

Ha mejorado el tacto del motor, es más suave, apenas llegan ruidos mecánicos ni vibraciones que molesten y el sonido del escape es muy discreto. Aunque ha podido perder algo de potencia arriba, la ha ganado a la mitad de la curva, ofreciendo buenas aceleraciones y recuperaciones, sobre todo cuando rodamos a buen ritmo con la aguja del cuentarrevoluciones por encima de las 3500-4000 vueltas. El desarrollo final es un poco largo, está calculado para poder mantener una buena velocidad de crucero con el motor girando relativamente tranquilo y de esta forma conseguir unos consumos moderados. Seguro que con un desarrollo algo más corto su conducción en carreteras viradas sería más divertida, pero realmente ese tampoco es su cometido.

A sus mandos te encuentras confortablemente instalado a pesar de unas dimensiones generales bastante contenidas. De hecho, es el más corto de distancia entre ejes dentro de su categoría, lo que le confiere una buena agilidad de maniobra y rapidez en los cambios de dirección. Frenos y suspensiones hacen bien su trabajo. Estas últimas me pareció que tienen unos reglajes bien equilibrados, no son rudas ni aprecias incomodidades, pero se mantienen firmes en zonas viradas y puedes practicar una conducción incisiva, sin hacer topes ni apreciar flaneos o movimientos inquietantes.

En definitiva, este Cruisym 300 pertenece a una cilindrada a la que se le exige mucho: tiene que ser un maxiscooter apto para vías interurbanas con prestaciones incluso para viajar con comodidad dos personas a bordo y su correspondiente equipaje. Además, ha de ser buen ciudadano, caber por sitios estrechos, ser manejable, girar bien y gastar poco. Y este nuevo taiwanés creo que cumple muy bien con todos estos requisitos.

SYM Cruisiym 300

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: SYM
Junio 2018

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar