Presentación Suzuki V-Strom 250

La nueva Suzuki V-Strom 250 es la hermana pequeña de la familia y representa el escalón de acceso a un segmento que está en alza, el de las trail-turismo.

 

Es la apuesta de Suzuki para competir en un mercado que no para de crecer porque sus motos son polivalentes, valen para ciudad y carretera, son divertidas para el fin de semana, se puede viajar en ellas con comodidad por todo tipo de carreteras e, incluso, permiten excursiones camperas sin complicaciones. Está homologada para el carné A2, lo que junto a su precio contenido (5799 euros) la colocan al alcance de muchos compradores.

Estéticamente mantiene ciertos elementos parecidos a la V-Strom 650 y 1000, con el “pico de pato” en la aleta delantera, asiento corrido de una pieza con dos alturas y un robusto portaequipaje que viene preparado para montar con accesorios opcionales: un baúl trasero de 23 litros y dos maletas de 20 litros cada una. La cúpula delantera estudiada en el túnel de viento protege muy bien y no molesta ni resulta aparatosa al conducir. El faro se sale de la norma y es redondo (trapezoidal en la 650 y 1000) y, por cuestión de costes, no utiliza tecnología con luces de ledes, aunque sí lo hace en el piloto trasero

La instrumentación es una pantalla cuadrada totalmente digital, muy completa y de fácil lectura, que lleva incluso una luz destelleante para advertir del sobre-régimen. También dispone de una toma de corriente de 12 voltios para conectar cualquier dispositivo electrónico.

Suzuki V-Strom 250

Técnicamente se basa en la Inazuma 250, convenientemente puesta al día para cumplir la normativa Euro 4. El motor es un bicilíndrico paralelo, refrigerado por agua con un solo árbol de levas y dos válvulas en el que han buscado sobre todo fiabilidad, sencillez, austeridad y respeto por el medio ambiente. Declaran 25 caballos a 8.000 rpm y un consumo homologado de solo 3 litros a los 100 kilómetros, lo que supone una autonomía cercana a los 500 kilómetros con su depósito de 17 litros de capacidad.

El bastidor es de tubo de acero, lleva una horquilla telescópica tradicional delante y un mono-amortiguador trasero, los frenos son de disco, uno en cada eje y, naturalmente, incluye sistema de frenado ABS fabricado por Bosch. Las llantas son de 17 pulgadas de aleación ligera y no hay versión XT, como en la 650 y la 1000, con llantas de radios y aptitudes más camperas. Como accesorios opcionales, además del juego de maletas, se puede pedir el caballete central, unos robustos cubremanos para proteger las manetas, puños calefactables y bolsa sobre-depósito.

La presentación ha tenido lugar en Inglaterra, cerca del circuito de Silverstone, donde había marcado un bucle de unos 100 kilómetros por todo tipo de carreteras y un tramo de caminos de tierra de unos 8 kilómetros. Una vez a sus mandos parece una moto grande para tratarse de una dos y medio, y ciertamente lo es: pesa 188 kilogramos, aunque se maneja bien en parado, pues el centro de gravedad está bastante bajo y el asiento se encuentra a 800 milímetros de altura. Además, es estrecho en su unión con el depósito, lo que permite a un conductor de talla media, llegar con cierta facilidad con los dos pies al suelo.

Suzuki V-Strom 250

Una vez en marcha, parece que los kilos desaparecen y se maneja con soltura. Sus 25 caballos no asustan a nadie, pero le proporcionan un agradable dinamismo, con un funcionamiento fino y redondo sin apenas vibraciones apreciables. 

En ciudad se maneja con mucha confianza, tiene un amplio radio de giro y el cambio y embrague funcionan con suavidad. En carreteras viradas me gustó su comportamiento neutro y noble. Es ágil en los cambios de dirección y, si apuramos un poco la conducción, puede proporcionarnos ratos divertidos entre curvas. El motor no desfallece en aceleraciones, frena bien y las suspensiones trabajan correctamente.

Para viajar, como buena trail-turismo, es una moto cómoda que permite mantener sin problemas cruceros en el límite de velocidad (120 km/h) tanto solo como acompañado y con bastante equipaje a bordo. La fiabilidad de su motor nos puede llevar tan lejos como queramos.

Suzuki V-Strom 250

Las excursiones por campo evidentemente no son su fuerte; ni llantas ni neumáticos están especialmente pensados para ello, pero sí permite adentrarnos por caminos fáciles o transitar por pistas forestales. Además, siempre podremos acudir a la industria auxiliar si la queremos equipar para una utilización fuera de carretera más intensiva.

Mi primera toma de contacto ha sido muy positiva; es una moto de tacto agradable, que cumple sobre cualquier escenario, fácil de conducir, de mecánica sencilla, austera de consumo y mantenimiento y con un atractivo precio de compra (5799 euros). Está disponible en color negro con detalles rojos, negro con detalles amarillos y rojo con detalles negros.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Suzuki
Octubre 2017

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar