comparador seguros coche
Pelayo

La XVI edición del Premio Pelayo para Juristas de Reconocido Prestigio

Última actualización: 01/11/2010

  • S.M. el Rey D. Juan Carlos presidió el acto en esta XVI edición.

El galardonado Gregorio Peces-Barba, un filósofo del Derecho, como él mismo se definió, y un político admirado, miembro de la ponencia constitucional que intervino en todas las leyes orgánicas que desarrollaron la Constitución. Fue presidente del Congreso de los Diputados entre 1982 y 1986.

En las anteriores ediciones S.M. el Rey había aceptado que este Premio se entregara bajo su presidencia. Ayer, dio un paso más con su presencia, que se ciñó a la función encomendada, pero que en el cóctel celebrado a continuación adquirió un tinte amistoso, feliz, simpático también, mientras degustaba el jamón ibérico. Fueron momentos para departir con muchos de los ilustres presentes: José Bono, presidente del Congreso de los Diputados; Francisco Javier Rojo, presidente del Senado; María Emilia Casas, presidenta del Tribunal Constitucional; José Carlos Divar, presidente del Consejo General del Poder Judicial; Francisco Caamaño, ministro de Justicia; Vicente Alberto Álvarez Areces, presidente del Principado de Asturias; Cándido Conde-Pumpido, fiscal general del Estado; María Luisa Cava, defensora del pueblo; y Landelino Lavilla, presidente del Jurado.

Todas esas personas acompañaron al S.M. el Rey en la mesa presidencial, más José Boada, presidente de Pelayo. Otras 850 personas estaban presentes en el acto, perfectamente identificadas, como exigen los actos de esta naturaleza con presencia del Jefe del Estado. Amigos, familiares, directivos e incluso muchos compañeros del partido en el gobierno. Andaba por allí María Teresa Fernández de la Vega, y también Tomás Gómez, así como un largo etcétera. Sin olvidar una buena representación, al más alto nivel, de las fuerzas vivas del sector asegurador.

Hay que reconocer que este Premio ha conseguido superar las más ambiciosas expectativas para las que fuera creado. Incluso cabe preguntarse si el mundo de los profesionales del Derecho se sentía tan distanciado de los reconocimientos como para que una pequeña mutua, con 77 años de historia y un gran nombre, que le viene de la calle donde estuvo inicialmente asentada, sea capaz de aglutinar a las fuerzas jurídicas y representativas del Estado en el homenaje a uno de los suyos. A estas alturas, ningún galardón que conceda el sector asegurador puede compararse, ni de lejos, con lo logrado por el Premio Pelayo de Juristas de Reconocido Prestigio, y me gusta recordar que estoy en posesión del único accésit concedido a la prensa.

El tiempo ha marginado la afirmación que en su día hizo un alto ejecutivo de nuestro sector al sostener que había premios más importantes. Ya no en este sector. Es más, sorprende que a pesar de la modestia del Premio, 30.000 euros y una escultura, la Mutua Pelayo organice y consiga año tras año una movilización tan eficaz de altos representantes del Estado. Quizá debido, como dijo José Boada, a que los 16 galardonados “son de una gran valía y han ayudado a desarrollar nuestra sociedad”.

01 de Noviembre de 2010
www.arpem.com

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar