Asociación Mutua Motera - 'Pasado, presente y futuro'

01/06/2010

Se dice que la necesidad agudiza el ingenio, o que la realidad va por delante de la ficción. Cualquiera de estas dos afirmaciones pueden ser válidas y de aplicación, y a la vez, a la Asociación Mutua Motera.

El origen y concepto de vida de una mutua de seguros siempre ha nacido de la misma forma: LA NECESIDAD de los usuarios por dar solución a problemas concretos que el mercado no se los ofrecía. Así nació FIATC, MMT, etc, etc (ver informe).

En pleno siglo XXI, puede que estemos a las puertas de una nueva mutua, o no.

Nota: Este informe pretende dar varias versiones diferentes.

  • Visión por Adrián Couceiro

Introducción

Hoy en día, después de haber soportado todo motero unos precios de su seguro excesivos, nos encontramos con unos precios razonables e incluso con que muchas compañías que se han animado a entrar a asegurar a este mercado. Este ciclo blando del mercado asegurador provoca movimientos de moteros entre compañías motivados por un mejor precio. Pero esta situación no va a ser así para siempre, porque está demostrado que pronto la siniestralidad provocará una nueva subida de precios, con lo que comenzará un ciclo duro con precios más altos.

Desde que se convalidó el carné B para llevar motos de hasta 125 cc. y menos de 15 cv. de potencia a finales del 2004, se ha experimentado un boom en las ventas, lo que ha provocado un aumento del parque de motos en España.

Desde entonces, las matriculaciones de motocicletas han batido récords históricos. Durante el año siguiente a la medida, las ventas de motocicletas prácticamente se duplicaron; ya en 2006 crecieron un 25%, hasta 258.000 unidades, y para este año se prevén ventas de 300.000 unidades. Los fabricantes atribuyen este boom del mercado a la nueva regulación.

Asociación Mutua Motera

Una asociación en pro de los intereses de los motoristas desde el año 2002 e integrada en el FEMA (organismo que representa a los usuarios de motos en toda Europa ante las Adm. Públicas) es la “Asociación Mutua Motera”, cuyo primer objetivo fue constituirse como mutua de seguros a prima fija dedicada al sector motero.

Actualmente posee casi 17.000 socios y realiza frecuentes reuniones con las distintas Administraciones Públicas para mejorar la calidad de las carreteras: recubrir los guardarraíles con PVC en puntos clave de nuestras carreteras… o de las motos: luchar para que haya sistemas de antirrobo homologados para motocicletas, de modo que algún día sean reconocidas por las aseguradoras.

Les hemos preguntado por su proyecto para constituirse como mutua de seguros y por lo visto se lo han fijado como objetivo a medio y largo plazo. Tienen que conseguir un mín. de 15.000 mutualistas que ingresen para el fondo mutual una cantidad de 300 €, para así constituir el capital mínimo exigido por Ley: 4 millones de euros. En su próxima Asamblea General (2008), harán balance del Fondo Mutual aportado y en función del dinero que tengan, tomarán alguna decisión respecto a la futura constitución de la Mutua.

Hoy en día realizan seguros como agentes exclusivos con MVA. Sin embargo a corto plazo, la AMM tiene previsto ser un “Corredor de seguros”, para ofrecer a sus socios unas mejores condiciones económicas y de cobertura.

Por otra parte, posee un Servicio de Asistencia Jurídica propio, para apoyar las Reclamaciones del Motero de forma gratuita. (Abogados Colaboradores de la Asociación), al igual que un servicio de reclamación frente a la Administración en vía administrativa en caso de que haya un accidente, si se pudiese derivar alguna responsabilidad por un mal estado la carretera.

  • Visión por Angel del Amo

La Asociación como aseguradora, el cuento de la lechera

La Asociación Mutua Motera (AMM) comienza su andadura con la sana intención de crear competencia en el sector asegurador, dentro del ámbito de las dos ruedas que coyunturalmente atravesaba problemas, o al menos, tenía un futuro incierto.

A principios del milenio no había ofertas atractivas para seguros de motocicletas, las que existían eran muy cortas en garantías y con un servicio discutible. El problema de fondo era la alta siniestralidad de este tipo de vehículos, el socorrido dicho “el chasis de una moto es el propio motorista”, hace estragos en las cuentas de resultados por las cifras de las indemnizaciones de daños corporales, que hasta hacía poco tiempo casi no tenían límite.

Además, el ramo de automóviles ya era deficitario y las aseguradoras más preocupadas en ese momento por crecer a base de comprar otras entidades, o hacerse apetecible para ser devorado por otros, no podían permitirse apostar por este tipo de riesgos.

Pero el marco cambió hace poco más de dos años: el baremo de indemnizaciones por secuelas ya está más que testado, las compañías pueden hacer previsiones fiables, cambia el ciclo de siniestralidad, el ramo de autos por fin da beneficios y por tanto ahora hay compañías con necesidad de aumentar volumen sin intención de comprar otras entidades: “se abre el mercado”.

Hasta ese momento la asociación ha tenido una actividad importantísima en defensa de los intereses de los conductores desde su fundación, pero los avances en la creación de la aseguradora por parte de AMM no habrían sido suficientes para aprovechar el momento y siguen haciendo cuentas, con perdón, haciendo de Lechera. Es lógica la ilusión por un proyecto tan ambicioso. Pero la ilusión, quizá, haya nublado la complejidad del proyecto.

Aparecen las primeras ofertas para motocicletas de la mano de Linea Directa, con campaña de publicidad incluida! A esta siguen otras y otras... Hasta hoy que ya existe competencia en el sector. No toda la que querríamos, pero ha mejorado notablemente. AMM ve que se le escapa el tren empieza a actuar como mediador de seguros, utilizando “Seguros AMM” como título en su web, en la que cuesta bastante, por cierto, ver la entidad para la que median y el tipo de mediador que son tal y como “recomienda” la Ley de Mediación.

Hoy por hoy, en que el mundo de la empresa está totalmente globalizado, en que las compañías tienen una visión mundial del negocio, en el que hay que ser grande para mantenerse, y en el que ya no existe la necesidad imperiosa de que aparezca este producto será muy complicado que AMM, lamentablemente, termine con su proyecto inicial.

Ese cántaro que es el futuro de AMM, como asegurador, parece que pasa en principio por convertirse en correduría, poco sentido si se siguen haciendo las cuentas de “mutualizarse”, por el momento, no sólo se limitan a asegurar motocicletas, también turismos y hogares. Me pregunto si la futura mutua también entrará en ese negocio. La Lechera suma y sigue.

Además de las complicaciones propias de convertirse en mutua aparecerán otras, si como parece el cambio de ciclo de la siniestralidad llega, el aumento del número de lesiones corporales desde 2006, los costes de estas lesiones también suben, la cantidad de nuevos motoristas sin experiencia, que lo son sólo por tener un permiso de conducir tipo B. Todo esto más la reducción de tarifas ha hecho que los resultados ya no sean los de los últimos años. Confío en que AMM vea la piedra, y eviten que se les rompa el cántaro, o que la complicada situación les sirva de acicate para captar más socios y se planteen la fundación de su añorada mutua.

  • Visión Arpem

Es el momento de decidir

La constitución de AMM como Mutua, solo se puede plantar a día de hoy como una necesidad de cara al futuro, en previsión de que hipotéticamente pueda producirse una situación como la vivida estos años atrás.

Si se plantea desde ese punto de vista, puede que sea un mal comienzo, ya que:

  1. Va tener que ''luchar'' con el resto de aseguradoras en un entorno ''hostil'', con guerra de precios, y con todas las compañías intentando captar cuota de mercado. El poder de actuación y solvencia de una gran compañía no lo es el de una que acaba de comenzar. Los siniestros ocurren todos los días, y gastos, también. Los mutualistas, por muy ''sentidos'' que sean hacia la causa, también mirarán sus bolsillos, y si en la competencia les ofrecen algo mejor...
  2. El sector asegurador suele aprender de sus propios errores, y por lo tanto, la ''crisis'' que surgió en el pasado, seguramente no volverá a producirse en el futuro, ya que se ha aprendido a clasificar y tarificar de manera correcta los riesgos. O si se produce, se hará en otros términos muy diferentes, tanto que es posible que AMM no pueda preveer.
  3. Cuando se crea una aseguradora, se puede optar por se una sociedad anónima, o bien, optar por se una Mutua. En este último caso, y viendo lo que ha ocurrido en la historia del sector asegurador, las Mutuas se ha creado siempre que un colectivo concreto ha tenido problemas para solventar sus necesidades. La AMM nació cuando los seguros de motos eran imposibles (bien porque eran carísimos, bien porque no nos aseguraban), pero a pesar de todo, hay una figura que en los tiempos que nacían las Mutuas (en los años 30) no existía, y es el Consorcio de Compensación de Seguros)

Lo peor de todo sería que la constitución de la Mutua ''ahogara'' la magnífica labor que hace AMM en otros ámbitos.

Conclusiones

La labor de AMM como asociación ha sido hasta ahora magnífica, están consiguiendo avances importantes para el colectivo, son el punto de referencia de cualquier otra asociación del estilo. En su faceta como aseguradores la cosa es distinta, aun no han despuntado y deberán decidir si tienen sitio como mutua en el mercado. Una buena oportunidad será en la asamblea de primeros de 2008.

01 de Junio de 2010
www.arpem.com

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar