Prueba SEAT ALHAMBRA
2.0 TDI 150 CV DSG 7P Style Advance

ADOPTANDO NUEVAS TECNOLOGÍAS

Mantiene todas las virtudes de un monovolumen grande con 7 plazas y una notable habitabilidad y modularidad. Pero en esta última puesta al día mejora con una mecánica 10 caballos más potente y con los cada vez más presentes sistemas de infoentretenimiento

  

NOVEDAD EN EL INFOENTRETENIMIENTO

SEAT ha retocado ligeramente su monovolumen grande. Unos retoque poco apreciables en el plano estético donde las luces posteriores son ahora de led y en el frontal hay que fijarse mucho para apreciar la retocada rejilla de la parrilla (la forma perimetral es la misma) presidida por el nuevo logo de la marca.

Sin embargo, donde hay más novedades es en el apartado de la conectividad y los llamados sistemas de Infoentretenimiento. SEAT lo define así:

“El nuevo Alhambra viene equipado con una nueva generación de los sistemas de infoentretenimiento SEAT Easy Connect. Estos sistemas incluyen pantallas táctiles de alta resolución y los procesadores más actuales para agilizar el arranque y obtener un cálculo de rutas más rápido. Además, abren las puertas a un nuevo nivel de conectividad: el Media System Plus y el sistema de navegación pueden conectarse con Mirror Link, Google Android Auto y Apple Car Play mediante el sistema Full Link, que establece una conexión directa entre el smartphone y la pantalla del vehículo, permitiendo utilizar una gran variedad de aplicaciones mediante la pantalla táctil de 6,5 pulgadas.”

También hay algunas nuevas aportaciones en sistemas de seguridad, como la alerta de ángulo muerto o el sistema de frenos multicolisión. Este, detiene el coche después de un primer impacto para evitar colisiones secundarias.

SEAT Alhambra



HABITABILIDAD INCLUSO PARA 7 PLAZAS

En todo lo demás (mecánica al margen que abordaremos más adelante), el Alhambra sigue prácticamente inalterado, conservando las virtudes de buen monovolumen que ya atesoraba, tanto en habitabilidad como en posibilidades de modular el espacio interior.

Dispone de 7 plazas amplias (las dos de la tercera fila son opcionales por 832 €) aunque no todos los asientos ofrecen el mismo confort. Respecto a los delanteros nada que objetar: son cómodos y recogen bien el cuerpo en las curvas, sobre todo los deportivos que montaba la unidad de pruebas. En la fila intermedia hay tres asientos individuales más pequeños que los delanteros y con regulación longitudinal. También el respaldo puede reclinarse ligeramente y permiten un buen acomodo a tres adultos tanto por espacio para las piernas como a lo ancho. Además esta fila esta posicionada más alta que la delantera generando mejor visibilidad y más sensación de espacio, aunque las cabezas quedan más cerca del techo. Uno o dos de los asientos de esta fila pueden, en opción, transformarse en una configuración para niños que evita tener que recurrir a las engorrosas sillas. Cuestan 260 € y 478 € respectivamente.

En la tercera fila hay dos asientos sin regulación longitudinal, menos confortables y posicionados más cerca del suelo. En consecuencia un adulto no ira cómodo en un viaje de tipo medio aunque el espacio para las piernas fuera suficiente regulando la fila intermedia más avanzada.

SEAT Alhambra



ACABADOS ESTUPENDOS CON DOS LAGUNAS

Al margen de la habitabilidad, en el habitáculo encontramos unos estupendos acabados típicos de las marcas del Grupo Volkswagen: buenos ajustes, materiales de los recubrimientos de buen tacto, y funcionalidad por doquier son algunas de sus cualidades.

En este sentido hay que destacar que con el acabado probado, el más alto de la gama, encontramos muchas cosas prácticas, como el enchufe de 230 voltios, las cortinillas parasol laterales, o el apoyabrazos delantero regulable en altura y profundidad. No faltan tampoco las mesitas plegables detrás de los respaldos de los asientos delanteros o muchos huecos para dejar cosas (Por ejemplo, bajo los pies de las plazas de la segunda fila, en los cajones bajo los asientos delanteros o el receptáculo con tapa sobre el salpicadero).

A su vez la postura de conducción esta muy próxima a la de un turismo convencional y resulta muy cómoda, con mandos de buen tacto, una correcta ergonomía y regulaciones muy amplias que permiten el acomodo de tallas muy dispares.

Pero hemos encontrado dos lagunas. Una es un clásico en algunos modelos del Grupo Volkswagen: el anclaje central del cinturón esta posicionado sobre un soporte metálico y rígido que no se acopla al cuerpo, en particular cuando el asiento esta en la posición mas baja, generando una holgura que dista mucho de ser reconfortante desde el punto de vista de la seguridad. Desconocemos por que utilizan esta solución para algunos modelos, cuando en otros lo resuelven con un anclaje por cable (y en consecuencia flexible) que evita el problema.

Tampoco está bien resuelto el retrovisor interior. Es incomprensiblemente minúsculo y dificulta mucho la visibilidad, resultando muy incómodo. El anterior Alhambra no tenía este problema.

SEAT Alhambra



MALETERO: DE MODESTO A GIGANTE

El espacio de carga con todos los siete asientos desplegados es pequeño, 300 litros, pero más grande de lo habitual con este tipo de configuración. Con solo las dos filas delanteras en uso y los asientos posteriores plegados, el maletero crece hasta unos enormes 711 litros. Y llega hasta unos gigantescos 2.297 litros, si solo viajan ocupantes en las plazas delanteras.

Como todos los asientos son individuales y una vez plegados queda una superficie completamente plana, las posibilidades de modular el espacio son muy buenas a poco que se juegue con las diferentes combinaciones. Esto le otorga una gran polivalencia en la mejor tradición de los buenos monovolúmenes.

Mencionar también que no hay rueda de repuesto ni kit de reparación de pinchazos. Se fía todo a la confianza de que funcionen correctamente los neumáticos Continental con sistema antipinchazos.

SEAT Alhambra



MOTOR NUEVO Y CAMBIO DSG

Otra de las novedades de este “evolucionado” Alhambra la encontramos en el motor. Mantiene la denominación 2.0 TDI del antecesor que rendía 140 caballos pero es completamente nuevo. Ahora hay disponibles 150 cv y se ha adaptado a la ultima normativa anticontaminación Euro VI (necesita reponer periódicamente aditivo Adblue). La mayor particularidad de esta nueva familia de motores es que el Intercooler (radiador de refrigeración del aire de admisión) utiliza el agua del motor para la función refrigerante en lugar del aire como sucede en la práctica totalidad de coches del mercado. Se asegura así, un rendimiento más homogéneo y menos dependiente de la temperatura ambiente (el calor es un hándicap y las temperaturas suaves benefician).

Respecto a su funcionamiento, destaca por la gran progresividad y homogeneidad de funcionamiento que tiene durante un rango muy amplio de revoluciones. Lo corrobora el hecho de declarar la cifra de potencia máxima como disponible ya a 3.500 revoluciones y sosteniéndola hasta las 4.000. También permite “estirar” con fuerza hasta las 4.500 vueltas. Por debajo, empuja apenas pasadas las 1.600 rpm con un efecto turbo muy poco perceptible sacrificado en aras de la comentada progresividad.

En conjunto estamos ante una mecánica muy agradable de usar, silenciosa y que responde con suficiente fuerza. Solo nos parece que peca de falta de carácter lo que se escenifica con una respuesta al acelerador donde falta algo de inmediatez.

SEAT Alhambra

A su vez el cambio automático DSG de dos embragues y 6 marchas aporta mucha comodidad de uso y resulta suave y rápido a partes iguales. Se puede manejar también de modo manual con un movimiento secuencial de la palanca o bien con unas cómodas levas situadas detrás del volante. Sin embargo, en utilización manual “desobedece” (sube de marchas al llegar al tope de revoluciones y las baja cuando aceleramos fuerte) y se pierde algo de agrado de uso.



PRESTACIONES Y CONSUMOS

Este Alhambra acelera de 0 a 100 km/h en 10,3 segundos, una cifra honesta que le otorga una correcta vivacidad de marcha. De hecho, se siente mas ágil en las aceleraciones (reduciendo marchas) que si nos encomendamos a las recuperaciones, donde el largo desarrollos de las últimas marchas le perjudica. En cualquier caso el cambio DSG enmascara esta situación porque baja de relación automáticamente si la demanda de potencia así lo aconseja. En conjunto se mueve con suficiente soltura lo que resulta meritorio cuando el peso en vacío de la “criatura” se va a los 1.843 kg. Lógicamente a coche cargado sufre más porque supera entonces las dos toneladas y la relación peso/potencia ya es muy desfavorable.

Respecto a los consumos, lo mínimo que se puede gastar en condiciones muy favorables son 7 litros a los 100 km. Sin embargo, lo normal es mantenerse en el entorno de los 8 litros que es una buena cifra para un coche de estas características. En condiciones exigentes de orografía (puertos de montaña) y carga, o a ritmo de marcha elevados, el gasto puede subir hasta los 10 litros. Y en ciudad, donde cuenta con la ayuda del sistema Stop/Start, el gasto se mantiene entre los mismos 8 y los 10 litros, dependiendo de la densidad del tráfico.

SEAT Alhambra



ESTABILIDAD: APLOMO Y SEGURIDAD MÁS QUE AGILIDAD

Para ser un monovolumen el Alhambra es bajo. En consecuencia su centro de gravedad esta más cercano al suelo y ello redunda en un comportamiento muy próximo al de un turismo. De hecho en las curvas, los movimientos de la carrocería son muy contenidos y las suspensiones tienen el grado justo de firmeza para preservar adecuadamente el confort de marcha y asegurar una correcta estabilidad. La unidad que probamos montaba las suspensiones opcionales (936 €) regulables en dureza (Comfort-Normal-Sport) que permiten personalizar estos asuntos al gusto de cada conductor. En cualquier caso, nos habría gustado una mayor diferenciación entre la regulación más blanda y la más firme.

Todo sumado el Alhambra tiene un buen comportamiento, con un nivel de aplomo notable que da confianza al conductor. En este sentido el eje trasero siempre va sobre raíles y es el delantero el que en caso de exceso tiende a subvirar (irse de morro) con mucha progresividad. En todo caso, no estamos ante un coche ágil por la larga distancia entre ejes que tiene y por la propia filosofía del modelo, aunque ciertamente resulta muy fácil de conducir.

La dirección contribuye mucho en estos resultados porque tiene una de las mejores asistencias eléctricas del mercado y resulta sorprendentemente precisa e informativa. En cambio nos habría gustado que girara más para facilitar las maniobras en zonas urbanas.

SEAT Alhambra

A su vez los frenos tienen buen tacto, proporcionan deceleraciones correctas y resisten razonablemente el uso intensivo. El exquisito funcionamiento del ABS y del control electrónico de estabilidad (ESP) (actúan solo cuando la situación lo requiere) terminan por ponerle la guinda a un comportamiento extremadamente seguro.



RIVALES

Con 7 plazas, cambio automático y en el entorno de potencia de los 150 caballos, solo hay cuatro rivales en el mercado para el Alhambra y uno es su hermano gemelo el Volkswagen Sharan.

El más barato y con diferencia es el Ford S-Max de 150 cv. Cuesta 31.700 € y es un coche de comportamiento más deportivo a nivel de chasis pero que sacrifica algo de habitabilidad y maletero en aras de una estética “menos de furgoneta”.

El Renault Espace de motor 1.6 litros biturbo de 160 cv es algo más rápido pero se siente menos vivaz porque el cambio, también de doble embrague, es algo mas lento. El precio sube a 36.350 € y en el nuevo formato del modelo apuesta por un concepto más de SUV/Crossover. Confort y posibilidades de personalización son sus mejores armas.

El Ford Galaxy cuesta 36.700 € y es el mismo coche que el S-Max pero con una carrocería con trasera de monovolumen convencional. Sale ganando en habitabilidad y maletero respecto a aquel, sin perder dinamismo.

SEAT Alhambra

Por el Volkswagen Sharan de idéntica mecánica que el Alhambra hay que pagar 37.775 € y son el mismo modelo con matices solo en los equipamientos (este Sharan tiene menos dotación de serie pero hay dos versiones más equipadas y caras por encima del Alhambra que probamos).

El SEAT “goza” del discutible honor de ser el más caro. Tiene un precio de 41.201 € con el acabado Style; y de 42.151 € con el Style Advance que hemos probado.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL SEAT ALHAMBRA?

En nuestro comparador de seguros, a la fecha que se ha realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el SEAT Alhambra 2.0 TDI 150 CV DSG 7P Style Advance, tomando como referencia un hombre de 48 años casado, con 20 de antigüedad de carné, que vive en Plasencia, deja el coche en la calle y recorre hasta 16.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Direct Seguros con un precio de 352 €.



CONCLUSIÓN

El Alhambra puede presumir de tener todas las virtudes exigibles a un monovolumen grande: capacidad, modularidad, confort… Además las puestas correderas laterales son mucho más prácticas que las convencionales y, opcionalmente, junto con el portón trasero, se pueden pedir con accionamiento eléctrico.

SEAT Alhambra

La calidad de realización esta fuera de toda duda y resulta muy práctico, funcional y agradable de usar. Además, tiene unas prestaciones correctas, unos consumos honestos y un comportamiento seguro.

El precio no le favorece pero está muy bien equipado y la lista de opciones es amplia, caprichosa… y cara.



A favor

- Habitáculo (Muy bien acabado, es modulable, confortable y espacioso)

- Maletero (En cualquier configuración brilla por su capacidad.)

- Puertas correderas (mucho más prácticas que unas convencionales en un coche de estas características)

- Sistema de infoentretenimiento (abre un abanico de posibilidades de personalización enorme pero más que de automoción podríamos estar hablando de smartphone/ordenadores)

En contra

- Precio (tener un precio alto es un inconveniente aunque el equipamiento y la calidad de realización puedan justificar la tarifa)

- Radio de giro (para maniobrar se echa en falta una dirección que gire más)

- Sin rueda de repuesto (tampoco trae kit de reparación y “hay que fiarse” de unos neumáticos antipinchazos)

- Anclaje central del cinturón del conductor y retrovisor central (Con el asiento en la posición mas baja deja holgura al cinturón. Mal asunto en términos de seguridad. El retrovisor es incomprensiblemente pequeño. Muy incómodo).

Prueba y Redacción: Luis Villamil
Fotos: Alex Blanco
Diciembre 2015

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar