Prueba YAMAHA T-MAX 530

LARGA VIDA AL REY

Yamaha ha renovado con mucha sabiduría su T-Max con el objetivo de seguir manteniendo la hegemonía en un segmento en el que este año lo va a tener más difícil que nunca.

  

LARGA VIDA AL REY

Hay que recordar que hasta ahora no había existido tanta cantidad, variedad y calidad de individuos en la categoría de los maxi-scooter bicilíndricos. Los BMW «seis y medio» (en versiones 600 S y 650 GT), el personal Honda Integra con transmisión DCT y el vigoroso Aprilia SRV 850 viene a reclamar su “pedazo de pastel y se suman a los ya existentes Gilera GP 800 (muy parecido al Aprilia), Honda SW-T 600 (que en este momento cuenta con un precio muy competitivo) y Suzuki Burgman 650 (ha sido una referencia pero necesita una merecida renovación, en Suzuki son conscientes de ello y en el Salón de Colonia de este año ya han presentado un modelo nuevo totalmente renovado que se pondrá a la venta la próxima temporada)



SIN RIVAL

Desde el lanzamiento del primer T-Max 500 en 2001 se vio que la marca de los diapasones había dado en la diana, acababa de nacer un vehículo “con estrella”. Yamaha ha vendido más de 200.000 unidades en todo el mundo y la mayor parte de esas ventas se han producido en Europa. España es sin duda un país de referencia, solo superada por Italia, aquí han matriculado en torno a 17.000 unidades y podemos considerar al T-Max casi como un fenómeno social, un signo de distinción y el sueño de casi todos los propietarios de scooter, sea de la marca que sea y tenga la cilindrada que tenga, su ilusión es algún día tener un T-Max

La verdad es que esto que te voy a decir ya lo habrás oído de mis labios en otras ocasiones: ¡que difícil tienen su trabajo los ingenieros, cuando les encargan mejorar un producto que ya es de por si muy bueno y encima es un éxito de ventas! Si yo estuviera en su pellejo, estudiaría los motivos de su éxito, los intentaría mejorar (casi siempre se puede hacer algo) y me centraría en sus defectosyamaha t-max 530 para tratar de corregirlos. ¿A que soy un tío listo? Ja, ja, ja… En Yamaha han tirado por la calle de en medio y han utilizado una formula que no suele fallar nunca: aumentar su rendimiento, más potencia y menor peso.

En cuanto al primer punto no es demasiado sustancial, solo 4 caballos de ganancia y el peso ha menguado 2 kg tampoco una gran cifra. El motor lo han llevado hasta los 530 cc gracias a aumentar en 2 milímetros el diámetro de los pistones. La verdad es que la mayoría de aficionados esperábamos más, tal vez un 600 o un 650 que hubiera desarrollado más potencia e igualado prestaciones con sus nuevos adversarios, pero tal vez a costa de romper su equilibrio. Para rebajar el peso han recurrido a unas llantas más ligeras, dejar la transmisión secundaria por correa dentada al descubierto y utilizar un inédito basculante trasero de doble brazo de aluminio.

Dicho así parece que los ingenieros han trabajado poco, pero la realidad es que la actualización ha sido muy profunda y casi podemos hablar de un modelo prácticamente nuevo, con el noventa por ciento de los componentes del motor sustituidos o rediseñados. Por ejemplo, los conductos de las culatas se han optimizado para mejorar los flujos internos, la circulación deyamaha t-max 530 gases y conseguir un quemado más completo. Sigue manteniendo la tercera biela ciega que hace las funciones de eje de balance para minimizar las vibraciones y ahora su funcionamiento es más eficaz. También se ha modificado el diagrama de la distribución, el mapa del encendido y la gestión electrónica del motor.

La ganancia, como te he comentado, no es espectacular en términos absolutos, pero si se nota mucho en la respuesta del motor, en aceleración y recuperaciones, sobre todo cuando circulas con un acompañante a bordo. En mediciones particulares y comparándola con una unidad del modelo anterior propiedad de un amigo, la nueva 530 la saca 1,5 segundos en recuperar de 60 a 100 km/h y si las estiramos hasta 150 km/h de marcador la diferencia llega a casi ¡5 segundos! O sea que la deja literalmente “clavada”.

Estéticamente la T-Max 530 ha cambiado, aunque conserva sus líneas maestras y su personalidad de siempre le han impreso un aspecto más deportivo, especialmente en la parte trasera, el colín es más esbelto y nos recuerda a las deportivas de la marca. La carrocería es prácticamente nueva aunque la ergonomía se mantiene intacta, ahora la cúpula -regulable en dos posiciones- protege mejor. Vas sentado cerca del suelo con lo que sigues llegando bien con los dos pies aunque tu estatura no supere el 1.70 m. Hay sitio para las piernas que van más o menos estiradas (depende de la altura del individuo lógicamente)yamaha t-max 530 y los pies descansan cómodamente en el plano inclinado de los laterales del escudo. Su posición es cómoda pero un tanto peculiar. Vas sentado algo recostado, los pies adelantados, piernas semi-flexionadas, el trasero bajo y los manillares ligeramente más altos que las rodillas. Si te acabas de bajar de una moto normal, te parece un poco rara, pero la verdad es que te acostumbras rápidamente y ves que resulta bastante efectiva.

En cuanto a su parte ciclo, bastidor, frenos y suspensiones, siempre han sido la razón del intachable comportamiento de toda la saga T-Max, que le ha dado ese tacto, estabilidad y nobleza de “moto”. Y su secreto es que siempre la T-Max ha sido una moto. Fue el primer gran scooter en utilizar un bastidor con el motor anclado firmemente a él y un basculante y transmisión independiente. Tiene también una robusta horquilla delantera con doble tija y un basculante trasero ligero que no afecta para nada el buen funcionamiento de la suspensión y el amortiguador. En este modelo 530, todo se ha aligerado y mejorado donde hacía falta y eso le otorga un comportamiento dinámico todavía mejor. Te recomendaría que echaras un vistazo a nuestra galería de fotos y veas en detalle, las fotos de su bastidor, frenos y suspensiones, ¡es una pasada!



ACCIÓN

Desde el punto y hora que te sientas a sus mandos, lo mueves en parado y ya te transmite buenas sensaciones con respecto a otros vehículos de su especie, lo sientes ligero, rueda sin apenas esfuerzo, podría pasar por un 250 o un 300. El cuadro de instrumentos es completo y se lee bien, aunque el diseño –y esto es una opinión totalmente personal- podrían haber apostado por algo más moderno. 

Al arrancar el motor me extraña el sonido, parece más ronco que el anterior (no tengo noticias sobre si han variado el decalaje de las bielas) y apenas siento vibraciones, fruto del buen trabajo realizado en su tercera biela. En marcha todo funciona con suavidad pero notas energía en el puño derecho, la correa dentada amortigua las reacciones del motor proporcionando un tacto muy agradable a la transmisión. Amortigua las retenciones y a la hora de abrir el gas transmite la potencia al asfalto de manera firme, pero suave y silenciosa. La verdad es que aparte del ahorro de peso que ha supuesto el conjunto de la transmisión, su funcionamiento es impecable, muy logrado. Cuando te mueves por ciudad o por carreteras viradas, las típicas oscilaciones que puedes padecer al abrir y cerrar rápido el mando del gas, las amortigua perfectamente, eliminando cualquier atisbo de “cabeceo” no deseado.

yamaha t-max 530Hacer kilómetros a los mandos del nuevo T-Max 530 es un placer. En ciudad se desenvuelve como un scooter de menor cilindrada, ágil y ratonero entre los coches. Luego a la salida de los semáforos, cuando abres el gas, ni que decir tiene que todo el tráfico se queda instantáneamente atrás.

En cuanto a frenos, la unidad que he probado no va equipada con ABS, sistema que recomiendo sin duda, sobre todo si el conductor no es muy experto. En potencia y capacidad de retención va sobrado y el acertado seting de las suspensiones y la firmeza del tren delantero permiten apurar sus virtudes al límite. En carreteras viradas permitiendo apuradas al límite con un tacto excelente, muy dosificable y potente cuando aprietas la leva del freno de verdad. Con el trasero tienes que tener un poquito más de tiento, sobre todo en ciudad donde puedes llegar a bloquear antes de lo deseado (si no llevas ABS) cuando circulas sobre firme poco adherente o pasos de cebra.

Si la T-Max 530 entre edificios se muestra como un perfecto ciudadano, en autovía, trayectos interurbanos o autopista va de coña y permite mantener la velocidad de crucero que desees con un excelente confort de marcha. Pero en el fondo estarás deseando que llegue el fin de semana para poder ir a tus carreteras de montaña favoritas.

El T-Max es un auténtico “killer” de los virajes. Su tren delantero te ofrece una confianza absoluta, puedes apoyarte con ganas que nunca sentirás nada extraño, solo firmeza y seguridad. Además te permite retrasar las frenadas hasta casi dentro de la curva y lo mejor de todo es que los cambios de dirección los realiza con una rapidez endiablada. En virajes rápidos mantiene un gran aplomo, los supera con trayectorias limpias, precisas, sin el más mínimo quebranto. Es tal el grado de confianza que me ofrece el T-Max 530 enlazando curvas y practicando una conducción decididamente deportiva, que casi se me olvida que voy sobre un “inofensivo scooter automático”.



CONCLUSIONES

Evidentemente no te voy a revelar ahora como primicia, que el Yamaha T-Max es la referencia de su segmento y posiblemente el mejor scooter de su clase. No, eso seguro que ya lo sabes. La pregunta es si es mucho mejor que el anterior y si es mejor que los competidores que le han salido este año de superior cilindrada. 

Al primer punto te diré que sin ninguna duda este 530 es el mejor T-Max fabricado nunca, su ventaja en peso y prestaciones (sobre todo en aceleración y recuperaciones) es muy significativa. Yamaha ya tenía un gran producto con un éxito increíble en todos los mercados y por eso no han hecho un cambio radical, pero si la han mejorado prácticamente todos sus aspectos.

Para mi sigue siendo la referencia del sector, yamaha t-max 530creo que es el maxi-scooter dinámicamente más completo y equilibrado, aunque evidentemente sus rivales también ofrecen argumentos que depende de la valoración del usuario, pueden inclinar la balanza a un lado u otro.

¿Me preguntas por sus defectos si los tiene? Pues claro que los tiene y si te empeñas en buscar encontraras algunas razones para comprarte otro scooter más potente, más barato, más polivalente, que gaste menos… Gracias a esos “defectillos” los ingenieros de Yamaha trabajarán para la siguiente versión.

Personalmente criticaría algunos acabados concretos, como las guanteras de “plástico vulgar” que no merecen estar en un vehículo que cuesta de once mil “pavos”, los retrovisores están lejos y son un poco incómodos de ajustar… Pero para mi, sus principales defectos son dos: su precio y su consumo. En una utilización mixta, ciudad, carretera, montaña con alegrías deportivas, me ha consumido una media de más de 8 litros a los 100 kilómetros, algo que me parece excesivo máxime teniendo en cuenta los tiempos que corren y el precio que tenemos que pagar por cada litro del puñetero combustible. Ese es sin duda su punto a mejorar.

Equipamiento Probador:

Casco: Shoei XR 1100

Chaqueta: Yamaha City

Pantalón: BMW Summer

Guantes: BMW Air Flow2

Botas: BMW Air Flow2



A favor

- Su equilibrio y comportamiento increíble.

En contra

- Precio y consumo elevado.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Arpem.com
Octubre 2012

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar