Prueba YAMAHA XT 660 Z Teneré

DE TAL PALO…

De tal palo tal astilla. Esta frase popular viene a decir que cualquier cosa o persona tiene una poderosa influencia de aquello que le ha precedido. Un hijo se parecerá a su padre, un alumno tendrá el comportamiento que le ha inculcado su maestro y, en nuestro caso, una moto que desciende de otra heredará gran parte de sus características. Pocas veces esto ha sido tan cierto como en esta nueva versión de la mítica Ténéré (así, como lo lees, con todas las vocales acentuadas), una de las precursoras y una de las mejores representantes de aquella primera generación de motos trail, símbolo como pocas de la influencia que tuvieron en el mercado los grandes rallyes africanos a finales de los 80 y primeros 90. Por supuesto, sobre todo nos estamos refiriendo al legendario París-Dakar, que impulsó el nacimiento de un segmento de motos con una estética y una base claramente “off road” pero que pasaban gran parte de su tiempo en la carretera. De hecho, se convirtieron en la gran alternativa a las súper ruteras en aquellos años (quién no recuerda las hordas de turistas italianos y alemanes que invadían las playas españolas en aquellos tiempos sobre estas motos), y desde entonces, se han mantenido como la alternativa perfecta para los viajeros con más ansias de aventuras.

  

DE TAL PALO...

Aquellas grandes trail aparatosas y altas eran en un principio casi todas monocilíndricas- a excepción de la BMW 80 GS, y sin duda la Yamaha fue una de las más importantes. Su indestructible motor se convirtió en todo un símbolo de solidez y resistencia en todas sus cilindradas, que empezó siendo un 500 para evolucionar hasta 600 a principios de los 80 y subir hasta 660 una década más tarde. Después, tras la muerte del mítico Thierry Sabine, creador del París Dakar, la influencia de los rallyes africanos fue disminuyendo y las trail y se fueron haciendo cada vez más asfálticas, por lo que las monocilíndricas fueron desapareciendo del gran mercado para centrarse en cilindradas más pequeñas con usos muy especializados como la competición. No obstante, en estos tiempos en que se busca simplicidad y economía, además de eludir de la mejor forma posible las cada vez más duras (y estúpidas) leyes anti velocidad, volver a los orígenes ha sido una de las llaves que Yamaha ha usado para volver al segmento.



CLÁSICA PERO NUEVA

 La nueva Tenere (ahora ya sin acentos) tiene un diseño impactante. Esto es indiscutible, y tiene su lado bueno y su lado malo. De momento, en fotos parece una moto extraña y bastante radical, lo que hace que encante si te gustan las motos puramente “africanas” y que no te guste en absoluto en caso contrario. 

yamaha xt 660 z tenere

No obstante, hay que reconocer que este es uno de los casos en que una moto gana más viéndola en vivo respecto a las fotos de prensa. Al acercarse a ella es grande e impresionante, y su impactante frontal, con esa extraña óptica y la pantalla casi vertical, tiene un innegable atractivo. Lo cierto es que nuestra unidad de pruebas era en color caqui militar que no la favorece nada (sobre todo a la hora de hacer las fotos), sobre todo si la comparamos con él precioso blanco y rojo característico de Yamaha. Renovaciones estéticas aparte, lo cierto es que Yamaha ha aprovechado gran parte de lo que tenía para hacer una moto totalmente nueva, y esto hay que considerarlo como un halago a su equipo de diseño e ingeniería. La base ya la tenían, puesto que está claro que se buscaba hacer una nueva versión del antiguo modelo, pero lógicamente aquel vetusto motor con carburadores actualmente resultaría tosco y, sobre todo, contaminante. Para ello, nada mejor que aprovechar las actuales XT 660 R con motor de inyección y refrigeración líquida que llevan unos cuantos años en el mercado y que, como es habitual en esta familia, ya han demostrado de sobra su robustez y fiabilidad. Así, de paso, se consigue un producto con gran parte de los costos de desarrollo ya amortizados, que puede salir al mercado a un precio rompedor, como es este caso. Esta moto, por un precio que no superará los 7.000 € nueva, es realmente un chollo del que deberíamos sentirnos afortunados de poder disfrutar. El motor es prácticamente el mismo 660 de sus actuales hermanas XT, pero con un radiador algo más grande para poder soportar bien el duro trato que se le puede exigir en zonas arenosas o difíciles a baja velocidad. El ventilador ha cambiado de sitio para estar más protegido y la caja de filtro de aire llega ahora hasta los 6´8 l. Los ligeros cambios se completan con el espectacular escape de doble salida (uno para cada válvula) con colas octogonales paralelas al subchasis, logrando un efecto estético demoledor y atractivo, aparte de sus ventajas técnicas entre las que están rebajar el siempre retumbante y ronco sonido de estos motores.

 

El chasis es un simple cuna de acero, material del que está hecha gran parte de la moto. Ni aluminio, ni magnesio ni materiales caros y delicados, se necesita robustez y la Tenere lo ofrece de sobra. Eso sí, también hay mucho plástico (como en toda moto de enduro y similares) para poder aligerar peso, puesto que 183 kilos en vacío y unos 200 con todos los llenos no es mucho peso para una moto de este volumen.

 

yamaha xt 660 z tenere Hablando de volumen, estamos ante una moto realmente grande y alta. Sólo la estrechez del chasis y su asiento permiten llegar al suelo con poco más de 1´70, pero incluso así te notas siempre muy “justo” en caso de tener que echar pie al suelo. Una moto buena, bonita y barata como esta se merecía tener al menos tres alturas de asiento (algo muy de moda actualmente, por cierto) o al menos algún tipo de regulación, para poder ser disfrutada por una mayor parte del mercado. Sería la moto perfecta, rutera pero usable también en el día a día, para muchos que con los casi 900 mm de altura de asiento puede que no se sientan seguros sobre ella. Esperemos que pronto Yamaha presente en sus catálogos de complementos alguna opción a este respecto.

En cuanto a la amortiguación, la horquilla convencional Paioli (nada de la extremada rigidez de una invertida) mantienen los 43 mm del antiguo modelo pero con 210 mm de recorrido frente a los 220. Su tarado, al menos con pocos kilómetros de uso, resultaba lo suficientemente sólido para ser estable incluso en fuertes frenadas pero también cómodo para tragarse los numerosos baches que podemos encontrar tanto en carreteras semi abandonadas como en campo. Funciona bien, y más vale que sea así porque no dispone de ningún tipo de regulación. Detrás sigue teniendo, como el modelo antiguo, un recorrido de 200 mm, pero ahora con un monoamortiguador Sachs de excelente comportamiento. Aquí si es regulable en precarga de muelle, y habida cuenta de la filosofía de este modelo, tampoco le hace falta más.

En los frenos se cambian las antiguas pinzas Nissin japonesas por unas Brembo, lo que, junto con el resto de los proveedores, nos da la pista de que Yamaha Italia ha tenido una importancia capital en el desarrollo de la nueva Tenere. El solitario antiguo disco frontal de 282 mm se ha cambiado por dos de 298, detalle que nos hace ver que los tiempos han cambiado. La nueva Tenere está muy enfocada también a un uso de carretera y el cuidado de la parte ciclo es ahora mucho mayor de que se tenía antes.



TAMBORES EN EL DESIERTO

yamaha xt 660 z tenere

Las excelencias de la inyección se deja notar nada más presionar el motor de arranque, con un suave retumbar que no puede sino venir de cilindro de grandes dimensiones aunque, eso sí, convenientemente silenciado. Para montarte lo mejor es que apoyes el pie en una de las estriberas manteniendo la moto apoyada en la pata de cabra y te subas a ella al “estilo caballo”, a no ser que midas más de 1´85. El manillar de simple tubo redondo se sitúa bastante alto y abierto respeto la posición del asiento, y resulta cómodo desde el primer instante. La altura de la pantalla de serie es perfecta para una talla standard protegiendo bien del aire a la cabeza y el tronco del piloto sin afectar a la visibilidad, porque los brazos y las manos sí que quedan a merced del viento puesto que, contrastando con la cantidad de plástico que vemos en el depósito y la carrocería, no incluye de serie unos cubre manos.

El cuadro es completo y bien legible, como puedes ver en las fotos. Te indica lo que necesitas en cada momento y básicamente no echa de menos nada: reloj, velocímetro, cuentakilómetros con parcial, nivel de gasolina con reserva, luces, intermitentes, etc. Por otro lado, y como en espera de una moto “de rallys”, como complemento oficial puede instalar un GPS por si te pierdes por alguna ruta desconocida, además de defensas, cubrecárter de aluminio, etc.



LOS TIEMPOS EVOLUCIONAN

Tuve la suerte en su momento de disfrutar bastante tiempo de una antigua 660, y recuerdo que su acelerador era duro, los frenos poco efectivos y la suspensión poco sólida. Es decir, como casi todas las trail de la época. 

yamaha xt 660 z tenere

Rodando con esta recordé aquellos tiempos y también pude admirar (y disfrutar) el trabajo de renovación de Yamaha ha aplicado a su legendaria Tenere, aún manteniendo la misma base y filosofía. Ahora el acelerador es de una suavidad desconcertante, sobre todo para tratarse de un monocilíndrico de estas gigantescas dimensiones. Cierto que Suzuki en su momento llegó a sacar una rival directa de la Yamaha, la DR Big, con un monstruoso cilindro de ¡800 cm³!, pero fuera de este modelo, y más aún actualmente, estamos ante uno de los más grandes del mercado. A pesar de ello, puedes roscar el puño derecho con una suavidad inimaginable, lo que redunda también en un control mucho mayor de la trazada de la moto en carretera o de los suaves (o no tan suaves…) en campo. Un 10 a este respecto, que se junta con una progresividad del motor y un nivel vibraciones también impensable para un monocilíndrico hace poquísimos años para lograr un comportamiento suave y efectivo tanto en campo como en carretera.

Su velocidad de crucero rondaría entre los 140 y 150 km/h con puntas de unos 170 con el adecuado rodaje, pero lo que más sorprende es la ya comentada ausencia de vibraciones que en otros monocilíndricos sería terrible a estas velocidades y que, sin embargo, apenas molestan en la Tenere. Los consumos no es fácil que sobrepasen los 6 litros, lo que con un depósito de 22 litros (es estrecho, pero se alarga por debajo del depósito) permite una autonomía espectacular: más de 300 Kms. teóricos sin parar.



VIAJERA

Así, se convierte en una opción perfecta para los que busquen una viajera incansable, económica en todos los sentidos (compra, consumo y mantenimiento) y que nunca te dejará tirado. Es lo que tiene lo simple, que si llega a surgir algún problema te puedes atrever a “meterla mano” tu mismo, no como a las supersofisticadas deportivas de casi 200 CV. yamaha xt 660 z tenereEs una rutera perfecta que te ofrece mucho por muy poco y que, además, os puedo asegurar que es una de las motos con que menos te cansarás a sus mandos. Los kilómetros pasan casi sin esfuerzo y trayectos que con otros modelos- incluídas algunas sport turismo teóricamente cómodas- serían casi imposibles de hacer en una sola etapa, con esta Yamaha llegarás a tu destino sin una sola agujeta. El posible pasajero (o pasajera, claro) tiene dos buenos asideros laterales, grandes y accesibles, y la ergonomía es casi perfecta. Asiento mullido y estriberas bajas que le permitirán llevar las piernas cómodamente estiradas. Como a su dueño se le ocurra instalar un top case con acolchamiento para el acompañante, es de esas motos en que es más que posible que se duerma durante el viaje “víctima” de la comodidad. Pero como rutera aún ofrece más. Incluye buenas soluciones para ayudarte en tu viaje como puede ser la inclusión de una parrilla trasera de buenas dimensiones y bien pensada para poder anclar algo sobre ella, además de un “gadget” habitual en las motos de rallyes pero que no recuerdo haber visto en ningún modelo de serie: una recia argolla fijada a la pipa del chasis por si hubiera que remolcar o tirar de ella. Muy útil para cuando se queda encallada en una duna o vadeando un rio, aunque puede que gran parte de sus usuarios (como ocurre con la mayoría de las trail) apenas toquen el campo y mucho menos hagan largas excursiones por el desierto, pero desde luego nunca vendrá mal.

Si no fuera por su altura algo excesiva para muchos, esta moto sería un superventas seguro, y de todas las maneras lo será como también lo fue su antecesora. Lo de rebajar el asiento es algo que se puede hacer sin mayor problema y por lo demás, todo es perfecto. Así que, ¿por qué no disfrutar de una moto que lo tiene todo y además es espectacular y polivalente?

Pues ya sabes, si te apetece podemos ir preparando un viajecito a Marruecos para la próxima semana santa…



A favor

- Suavidad del motor monocilíndrico.

- Comodidad.

- Aptitudes ruteras.

- Consumos.

- Incluye parrilla trasera y argolla de tracción.

En contra

- Algo alta para ciertas medidas.

- Volumen general considerable.

- Estética peculiar.

- Sin protector de manos de serie.

- Regulación de amortiguación limitada.

Prueba y Redacción: David García de Navarrete
Fotos: Miguel Méndez
Septiembre 2008

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar